Mostrando entradas con la etiqueta Segovia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Segovia. Mostrar todas las entradas

Visitando El Chorro de Navafría, su cascada y sus piscinas naturales


Área recreativa

En plena Sierra de Guadarrama nos encontramos con ese parque recreativo creado en 1979. En pleno pinar podemos pasar un día agradable disfrutando de una agradable barbacoa, nadando en sus piscinas o paseando por uno de sus senderos.

A la entrada del parque hay un bar con precios muy asequibles. Suele vender también pan y alquilan parrillas 5€ para que os hagáis las barbacoas si os las habéis olvidado. Al lado del bar hay unos columpios y en frente está el aparcamiento.


Una vez dejado el coche allí, seguimos el curso del río hasta llegar a la zona de barbacoas (sólo se pueden hacer en éstas, no se puede uno traer la suya). También hay mesas y sillas.

Más adelante hay una extensa pradera, ideal para tomar el sol, y unas piscinas naturales que se llenan con las aguas del río Cega.




Ruta hacia la cascada de Navafría

Desde la derecha del bar sale el sendero que nos llevará entre pinares hacia El Chorro.  Justo donde se ve un antiguo refugio de piedra junto a un puente.



El camino es una subida de media horilla, bastante asequible, entre pinos y helechos. Sin desviarnos, pronto llegaremos a la cascada. Una caída de agua de más de 20 metros de altura y a unos 1300 metros de altitud. Allí se encuentra el primer mirador, donde hay una poza.





Si queréis seguir subiendo, podéis hacerlo por las escaleras de piedra que salen a la derecha. Llega un momento en que se acaban las escaleras y se tiene que seguir trepando, pero merecen la pena las vistas que hay desde allí.




Para volver, os recomiendo hacerlo siguiendo el sendero que sale al otro lado del puente, en vez de hacerlo por el mismo camino que habéis venido. Al lado de un banco de piedra hay una fuente y desde allí también llegaréis al parking del área recreativa.

- Distancia: 2’1 km (ida y vuelta)
- Duración: 1 hora (ida y vuelta)
- Desnivel: 150 metros.

Cómo llegar al Chorro de Navafría

- Desde Segovia: cogiendo la N-110 dirección Burgos hasta Navafría. (30 minutos)

- Desde Madrid:  cogiendo la A1, pasando Buitrago de Lozoya.  Después, tomando la salida 99 hacia la N-110 en dirección Santo Tomé del Puerto / Segovia hasta llegar a Navafría. (1h 30’)

Hay que llegar al pueblo serrano de Navafría (319 habitantes), allí encontraremos el cartel que señala hacia el parque. A 2 km se encuentra la caseta donde hay que pagar la entrada en caso de que la cobren en esas fechas. Siguiendo la carretera ya tenemos el aparcamiento.

CUIDADO:

- Hay que ir temprano:
En verano (y más durante los fines de semana), a pesar de haber 250 plazas, el aparcamiento se llena y podemos ir para darnos media vuelta.
El resto del año también os aconsejo que madruguéis porque la gente se va muy temprano para coger una barbacoa. Si no, os podéis quedar sin ninguna.

- Si queréis bañaros, poneos en contacto antes con el parque porque pueden que las piscinas estén cerradas a pesar de que, por fecha, deberían estar abiertas. En mi última visita durante la última semana de junio, me cobraron en la entrada. No había ningún cartel allí, ni en su página web que indicara que estaban cerradas. Pero… bien que me cobraron.


¿Pueden entrar los perros en el Parque de Navafría? 

Teóricamente, los perros están prohibidos. Ni atados, ni nada. No se permite la entrada. Aunque siempre hay excepciones, como en todos sitios L Yo no me los llevaría por si acaso me tengo que dar la vuelta.

Precios del Chorro de Navafría

- Del 16 de septiembre al 15 de mayo: gratis.
- Del 16 de mayo al 15 de septiembre:  4’50€ por coche (a pesar de que en su web ponga 4€).
   PARQUE RECREATIVO EL CHORRO DE NAVAFRÍA   
Información: secretaria@navafria.es
Teléfono del Ayuntamiento: 921 506 001


Subiendo a las nubes con Laureano Casado - Volando con Globos Cirros


¿Quién no ha querido nunca conquistar el cielo? Eso es lo que se siente en cuanto entras en el mundo de Laureano Casado, toda una leyenda española. Hace mucho tiempo que dejó su plaza de funcionario administrativo y ahora surca el cielo cada vez que tiene una oportunidad.

Licenciado en psicología, con máster en Prevención y Riesgos Laborales, piloto de globo, piloto privado de avión, récord de saltos en un día (su paracaídas se abrió 43 veces en diez horas),  récord de España de altitud en globo, récord de caída libre, record de parapente … ¡Menudo currículum!

Pero por lo que lo recordamos todos es por haber participado en el mítico programa de TVE “Al Filo de lo Imposible”.  Hoy es el Director de la Cirros, una empresa cuyo mayor atractivo es el vuelo en globo.

Mi experiencia con Cirros

Después de posponer el viaje unas cuantas semanas por culpa del tiempo, por fin pude quedar con Laureano (él es el que personalmente se encarga de todo) para realizar este sueño.

La aventura comenzó a las afueras de Segovia cuando estaba amaneciendo. Allí me recibieron todos los del equipo de Cirros, algunos de ellos antiguos participantes de “Al Filo de lo Imposible” también. Éramos un grupo pequeño. Desde el primer momento nos hicieron partícipes de todo el proceso. Estuvimos viendo todo el equipo que íbamos a usar hasta que vino la estrella: Laureano. Se presentó y nos animó a que colaboráramos con ellos.





Se puede ayudar, hacer fotos o simplemente mirar. Aquí no obligan a nadie a nada. Pero, lo más chulo es participar de todo. Estuvimos montando el globo hasta que todo estuvo listo. Entonces, nos montamos y a disfrutar.

El tiempo no acompañaba mucho, pero Laureano hizo todo lo posible porque fuera una experiencia inolvidable. De todas las compañías que volaban ese día en Segovia, los únicos que atravesamos las nubes fuimos nosotros, quedándonos entre una capa de nubes arriba y otra abajo, increíble.


No se siente nada de miedo, ni de vértigo. No hay nada parecido. Y, mientras viajamos contemplando todo el paisaje, nuestro anfitrión nos fue explicando cómo funcionaba el globo y cómo se conducía.




Después de una hora en la que subimos unos mil metros, hicimos una bajada muy suave. Allí, donde aterrizamos, estuvimos esperando a que llegara el equipo con el coche para recoger el globo.


De eso también quisimos ser partícipes y no paramos hasta que el globo se quedó hecho una bola y todo acabó metido en su remolque. Era el momento de celebrar. Sacaron un zumo fresquito para reponer fuerzas y, después, brindamos todos con cava (como manda la tradición). Las risas y la ilusión la compartimos todos.


Cuando terminó este momento de relax, llegó la hora de desayunar. En el coche fuimos al restaurante La Postal, donde nos atendieron de lujo. Zumo o café con una enorme tostada de jamón o unos huevos revueltos con bacon. Un plato enorme.

Tanto la comida, como la sobremesa fueron entretenidísimas. Laureano y su hermano (que también colabora en la empresa), tienen miles de anécdotas sobre sus viajes, sus sueños cumplidos, sus records… que no dudaron en compartir con nosotros.

Al final de la velada, nos entregó un diploma de bautismo en globo, que fue un detalle y es un recuero que tendremos siempre. Nos hicimos una foto todos y nos despedimos. Poco después, la empresa nos mandó un video reportaje y un montón de fotos que descargamos con Dropbox.

No nos pudimos ir más contentos. Una mañana inolvidable. Un viaje inolvidable.



Logros de Laureano, que nos sorprenden:

- Récord de España civil y militar de lanzamientos en paracaídas en menos tiempo (43 saltos en 10 horas reconocido por la subsecretaría de aviación civil de entonces, 1.975).
- Récord de España civil y militar de altura de lanzamiento (12.000 metros) en 1.997, observado por el ejército del aire español.
- Récord del mundo de recorrido sobre circuito triangular en parapente motorizado FAI .
- Récord del mundo de altitud en parapente (10.500 metros) saltando desde globo. Oficioso y certificada la altitud por el ejército del aire español.
- Récord de España de salto en benging (200 metros desde globo y posterior salto en paracaídas) en Enero de 2.000. Oficioso y certificada la altitud por T.V.E.
– Subcampeón de España juvenil en 1.972 de paracaidismo.
– Subcampeón en 1.974.
– Campeón en 1.975.
– Bronce en 1.976.
– Bronce en el trofeo internacional Afaro Arregui de 1.984.
– Subcampeón en el primer campeonato español en 1.987, Fuentedé.
– Campeón de España en Pola de Lena 1.988.
– Campeón de Madrid en 1.989.
– Miembro del equipo español en el  I Campeonato del Mundo en Kossen -Austria- 1.989
– Miembro de la primera tripulación que atravesó los Andes en globo.
– Segundo clasificado en el trofeo Fallas de Valencia 1.996.
– Primer clasificado en el trofeo de San Isidro de Madrid de 1.997.
– Primer clasificado en el trofeo Fallas de Valencia 1.997
– Primer clasificado en el trofeo Fallas de Valencia 1.998.



Visitando el Castillo de Coca, maravilloso ejemplo del gótico-mudéjar


Coca es un pequeño pueblo segoviano de tan sólo 1896 habitantes, pero que alberga uno de los castillos más importantes del gótico-mudéjar de Castilla y León.

La fortificación se encuentra a la entrada del pueblo, junto al meandro del río Voltoya. Allí hay un amplio aparcamiento desde el que se pueden hacer maravillosas fotos de su entrada.

Un poco de historia

El castillo se empezó a construir en 1473, en la época de Juan II de Castilla, a instancias del tercer señor de Coca, don Alonso de Fonseca, sobrino del Arzobispo de Sevilla que llevaba el mismo nombre. El encargo se le dio al alarife Ali Caro, quien construyó el cuerpo central.

Tras pasar de mano en mano y volver a la casa de los Fonseca, lo adquirió la Casa de Alba por casamientos. En 1954, en estado ruinoso, los duques lo cedieron al Ministerio de Agricultura durante 100 años para que lo restaurara y desde 1956 alberga una Escuela de Capacitación Forestal.

Sus estancias han sido ocupadas por personalidades tan famosas como el duque de Medina-Sidonia (Gaspar Pérez de Guzmán) quien estuvo preso aquí tras autoproclamarse rey de Andalucía o el cardenal francés Jean Jouffroi. Además, durante la Guerra de la Independencia, los franceses lo ocuparon desde el 1808 hasta el 1812, dejándolo completamente en ruinas. Ruinas que siguieron acentuándose gracias a un administrador de la Casa de Alba que, en 1928, se dedicó a vender de extranjis materiales del castillo, como sus famosas columnas de mármol del patio interior.

La visita al Castillo de Coca

Lo primero que llama la atención, antes incluso de entrar a la fortaleza, es el enorme foso que la rodea y que se sortea gracias a un puente defensivo. Su sistema defensivo consta del foso y de dos recintos amurallados con torreones.



Tras recorrer el primer recinto amurallado, accedemos al interior del castillo a través de una señorial puerta. Dejamos atrás la taquilla y comenzamos la visita por el interior de la Torre del Homenaje.


En la primera planta hay una pequeña capilla con un Cristo del siglo XIV. A continuación, subimos por una escalera de caracol para acceder a una sala con pinturas originales del siglo XV, entre las que aparece el escudo de los Fonseca, armas de los siglos XVI y XVII y un bargueño.



Antes de llegar al mirador de la torre, pasamos por una sala con cinco pilastras de mármol de Carraca y una galería llena de armaduras, armas y fotos del castillo (antes y después de su restauración).

Los últimos escalones nos llevan al mirador de la torre, con sus 25 metros de altura. La visita continúa rodeando el patio de armas hasta llegar a la galería norte, que atravesamos para llegar a la sala de los jarros, ya en la llamada Torre de Pedro Mata. Esta sala está decorada con pinturas de jarros, flores y arcos entrelazados.




A continuación, nos asomamos por la única entrada a la mazmorra del castillo, un pequeño agujero situado en el piso de arriba desde donde arrojaban a los presos.

Finalmente, nuestra visita acaba en el patio de armas, donde están las dependencias de la Escuela de Capacitación Forestal. Allí se encuentran los servicios y una máquina de café.

Una vez visto el castillo, merece la pena completar nuestra visita dando un paseo por el pueblo para conocer otros monumentos dignos de mención:

▪  Las murallas con su puerta medieval, de las que quedan 200 metros.


▪  La iglesia gótica de Santa María la Mayor, donde descansan los sepulcros de la Familia Fonseca.


▪  Los Verracos prerromanos de la Edad de Hierro.

www.casasruralessegovia.com

▪  La Torre de San Nicolás, del siglo XII, que es todo lo que queda de una antigua iglesia románica.


Nuestra siguiente parada de nuestro sábado mudéjar nos lleva por tierras vallisoletanas: nos espera Olmedo.


Horario del Castillo de Coca
- Mañanas: de 10’30 a 13’00
- Tardes: de 16’30 a 18’00 (en verano cierra a las 19’00)
- Cerrado: el primer martes de cada mes.

Precio
- Individual: 3€


   CASTILLO DE COCA   
Teléfono: 617 573 554


Todas las rutas de los Pueblos Negros con mapas


Ruta de los pueblos negros de Guadalajara 

Todos lo Pueblos Negros de la provincia de Guadalajara:
  1. Aldeanueva de Atienza
  2. Almiruete
  3. Arroyo de las Fraguas
  4. Bocígano
  5. Cabida
  6. Campillo de Ranas
  7. Campillejo
  8. Cantalojas
  9. El Cardoso de la Sierra
  10. Colmenar de la Sierra
  11. Corralejo
  12. El Espinar
  13. Gascueña de Bornova
  14. Hiendelaencina
  15. La Huerce
  16. Majaelrayo
  17. Matallana
  18. La Miñosa
  19. Naharros
  20. Navas de Jadraque
  21. El Ordial
  22. Palancares
  23. Peñalba de la Sierra
  24. Prádena de Atienza
  25. Semillas
  26. Tamajón
  27. Retiendas
  28. Roblelacasa
  29. Robleluengo
  30. Umbralejo
  31. El Vado
  32. Valverde de los Arroyos
  33. Valdepinillos
  34. La Vereda
  35. La Vihuela
  36. Zarzuela de Galve
  37. Zarzuela de Jadraque






Ruta de los pueblos negros de Segovia


Listado de los Pueblos Negros de la provincia de Segovia:
  1. Becerril
  2. Martín Muñoz de Ayllón
  3. El Muyo
  4. El Negredo
  5. Serracín
 





Ruta de los pueblos negros de Madrid

Listado de los Pueblos Negros de la Comunidad de Madrid:
  1. La Hiruela
  2. Montejo de la Sierra
  3. Patones
  4. Puebla de la Sierra.


Otra entrada que os pueden interesar:

Qué comer en La Granja de San Ildefonso - Platos típicos


La Granja de San Ildefonso está llena de bares y restaurantes, atestados los fines de semana. La gente se sale a las terrazas o a la calle para disfrutar de las tapas y las degustaciones. Desde los más in, como el Parador de Turismo o La Fundición, hasta los bares tradicionales, hay para todos los bolsillos. Os recomiendo, también, daros una vuelta por el Mercado Municipal, situado en una plazoleta y que cuenta con un bar bastante asequible, con buenos platos y terraza.

Los platos más característicos de esta zona son: 

1. Los Judiones de La Granja: plato tradicional de este municipio por excelencia. Sus legumbres son enormes, pesando más de 100 gr. Se sabe que en el siglo XVIII ya formaban parte de las huertas de La Granja. Las podéis comprar en las tiendas del pueblo o degustarlas en sus bares. Hay degustaciones desde 2’50€.  También podéis comerlas gratis durante la Gran Judiada, una fiesta que se viene realizando desde 1976 durante las fiestas de San Luis. Sus ingredientes: judiones, oreja, morcilla, chorizo, panceta, cebolla, laurel, ajo, aceite, harina y perejil.

2. Cochinillo segoviano y Cordero lechal: son dos platos muy típicos en toda Segovia y que también están presentes en todos los restaurantes de la zona. Desde menos de 15€ por persona, dentro del menú.

elmundo.es

3. Truchas de Valsaín: el río Eresma y los demás ríos de los alrededores, están llenos de truchas. Al plato se le suele añadir jamón, bacon, guisantes y champiñones.


4. Torta de Valsaín: un bizcocho aplanado, relleno de anises y recubiertos de azúcar.

www.viajadocon.es


5. Ponche segoviano: postre consistente en bizcocho bañado y cubierto de mazapán. 

guiatenedor.es

Otras entradas que os pueden interesar:

Un día en La Granja de San Ildefonso ¿Qué visitar?


El Real Sitio de San Ildefonso se encuentra a 11 km de Segovia capital y a 76 km de Madrid, si atravesamos el puerto de Navacerrada. Podemos aprovechar un día entero para visitar este pueblos y sus alrededores, incluso podemos parar por el camino a tomarnos un café mañanero en Navacerrada o en Valsaín.

Con menos de 5600 habitantes, esta localidad tiene su encanto y su historia va unida a la historia de España. En el cercano Valsaín se construyó el primer palacio de la zona en época de los Trastámara. En ruinas por un incendio, se le sustituyó por el Palacio Real de La Granja que conocemos ahora, y que empezó a construirse sobre un antiguo monasterio, dedicado a San Ildefonso, que había sido creado por los Reyes Católicos. Felipe V construye allí su residencia y el pueblo comienza a crecer alrededor del palacio.

Algunos hechos históricos que ocurrieron en La Granja de San Ildefonso:
  • La boda entre Carlos IV y Mª Luisa de Parma.
  • La firma de los tratados de San Ildefonso de 1777, 1796 y 1800.
  • La derogación de la Pragmática sanción de 1789 por Fernando VII.
  • La sublevación de los sargentos de la guarnición del Palacio en 1836 que obligó a la regente Mª Cristina a restablecer la Constitución de 1812.
  • Durante la Guerra Civil, en los alrededores, se vivió la Ofensiva de Segovia. Los republicanos estuvieron a punto de tomar el palacio, pero los regulares marroquíes frustraron la operación.

¿Qué ver y qué visitar en La Granja de San Ildefonso?

1. El Palacio de La Granja: Es el gran aliciente de esta visita. Construido como palacio de retiro de Felipe V, es un bello ejemplo de arquitectura palatina europea, con influencias francesas, italianas y del barroco español.

Tras adquirir la entrada podemos recorrer la galería de estatuas traídas de Roma y subir a la primera planta para conocer el Museo de Tapices, antigua Casa de las Damas. Allí podemos disfrutar de una galería llena de tapices flamencos de impresionantes dimensiones, todos elaborados en honor de Carlos V. Las demás salas corresponden a las estancias privadas de los reyes (el salón de las lacas, el despacho de la reina gobernadora, el salón del trono, la sala de Cristina de Suecia, el comedor oficial, la sala de mármoles, el salón japonés…). Mi sala favorita: obviamente, el salón japonés  :)

Merece la pena detenerse contemplar los impresionantes techos que tienen la mayoría de las salas, la enorme cantidad de relojes (algunos aún en funcionamiento) que hay en el palacio y los cristales que provienen de la Real Fábrica de la ciudad. Id con algo de abrigo, porque dentro del palacio hace bastante fresco hasta en verano.


Una vez terminada la visita al palacio, llegamos a la tienda y a los servicios. Allí podemos salir a visitar los jardines o podemos volver y ver la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, que está justo al lado de la taquilla de venta de tickets. Allí se encuentran enterrados Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio.  www.patrimonionacional.es Entrada general: 9€.

2. Los Jardines y las fuentes de La Granja: Perfectamente podemos pasar aquí el día entero. Tiene una superficie de 146 hectáreas y la entrada es gratuita. La ruta que se suele realizar es la que recorre sus 21 fuentes monumentales. Algunas de ellas, cuando están encendidas, pueden llegar a tener 40 metros de altura. Si todas estuvieran funcionando a la vez, consumirían unos 9.000 m3 por hora, la misma cantidad que consume la ciudad de Segovia. El depósito principal se consumiría en 13 horas; por eso las fuentes nunca han funcionado a la vez y están pensadas para solamente encenderlas cuando se acercara el rey. Por este motivo, además del deterioro que supondría el funcionamiento continuo, solo funcionan todas 3 veces al año: 30 de mayo; Día de San Fernando, 25 de julio; Día de Santiago y 25 de agosto; Día de San Luis.


Las fuentes están inspiradas en la mitología clásica, incluyendo deidades, alegorías y escenas mitológicas. Se construyeron en plomo para prevenir la corrosión, aunque pintadas a imitación de bronce para ennoblecerlas.



Las estructuras y el sistema de cañerías originales siguen funcionando en la actualidad. A falta de motores que hiciesen funcionar las fuentes, en el siglo XVIII sus constructores dependían de la gravedad para hacer proyectar el agua a alturas de hasta cuarenta metros. Un lago artificial, llamado El Mar, se construyó apartado en el punto más alto del parque y provee de agua y presión suficiente a todo el sistema. Allí se forma una cascada con una Gruta, donde podemos observar algunas estalactitas y estalagmitas procedentes del Monasterio de Piedra.

3. Antigua Real Fábrica de Cristales: Hoy acoge el Museo del Centro Nacional del Vidrio. La visita dura unos 40 minutos y en ella podemos ver, a lo largo de 16.000 m2 las diversas técnicas que se han utilizado para la fabricación de vidrios, lámparas y otros objetos decorativos. Al final del recorrido, podemos ver a artesanos trabajando. http://www.fcnv.es/museo/index.html Entrada general: 5€.


4. La Puerta de la Reina y la Puerta de Segovia: Las primeras dan entrada al centro histórico y las segundas dan acceso a la Plaza de España, justo delante del Palacio Real. Ambas son del siglo XVIII.



5. La Casa de los Infantes (Parador): mandado construir por Carlos III para que vivieran en él sus hijos Gabriel y Antonio, hoy es el Parador de Turismo, incluso con spa. La sobria fachada no tiene nada que ver con la riqueza monumental de su interior, organizado en torno a tres patios. Posee además un gran espacio de jardín y una construcción anexa, el “Canapé”, que proporciona las áreas de esparcimiento del Parador. http://www.parador.es/es/paradores/parador-de-la-granja


6. El Cuartel de Guardias de Corps: un edificio que albergó a esta unidad militar de élite que velaba por la seguridad de la Casa Real. Hoy se está rehabilitando para convertirlo en Centro de Negocios del Parador de Turismo. Se encuentra a unos escasos 200 metros del palacio.

http://www.hotelisabeldefarnesio.com/
7. Iglesia de Pío XII: Esta iglesia neogótica del siglo XVIII es lo único que queda del antiguo Convento de las Franciscanas de Nuestra Señora del Triunfo fundado por la reina Isabel II. la cubierta, de pizarra, es lo más llamativo a simple vista.

8. Iglesia del Cristo del Perdón o del Rosario: templo barroco de 1764 que albergaba a la Hermandad de los Dolores, promovido por Isabel de Farnesio y con claras influencias italianas. Se encuentra en la plaza del mismo nombre, donde también podemos ver el Ayuntamiento, el antiguo hospital del pueblo y la oficina de turismo.


9. Iglesia de Nuestra Señores de Los Dolores: también situada en la Plaza del Pueblo, la Plaza de los Dolores, esta iglesia se construyó debido a la devoción popular en 1739, y constituía la ermita del antiguo hospital. El edificio se modificó en 1764, con Isabel de Farnesio, siguiendo los cánones de la época (un templo sobrio, sin adornos) y así es como ha llegado a nuestros días. 

10. Asistir a la Gran Judiada y a la Corta de Troncos: la Gran Judiada es una comida popular que se viene celebrando desde 1976 y en la que se reparten gratuitamente más de 10.000 raciones de este plato típico: judiones con chorizo, oreja, morcilla y tocino. Los judiones son el plato estrella de la localidad por su gran tamaño y sabor, llegando a pesar más de 100 gr. Se celebra a finales de agosto.

Por su parte, en la cerca Valsaín, durante las fiestas de la Virgen del Rosario, se lleva a cabo el singular consurso de corta de troncos y sierra a mano. Otra oportunidad para ver este espectáculo es durante las fiestas de San Antón. 


Cómo llegar a La Granja de San Ildefonso

En autobús: 

- Transporte "La Sepulvedana" (línea Madrid-Segovia / línea Segovia-San Ildefonso)

En tren:

- AVE Madrid-Segovia-Valladolid
- Línea regional Madrid-Segovia

En coche:

- Madrid-Segovia (por autopista): A-6 / AP-6 / AP-61
- Segovia-San Ildefonso: M-601
- Villalba-San Ildefonso: M-601

Hay un gran aparcamiento gratuito a la entrada del pueblo y está muy bien señalizado.

Otras entradas que os pueden interesar: