Día 7: Corea – Senderismo por Igidae Park hasta el Oryukdo Skywalk de Busan



Desde Jalgachi Market, cogí el autobús hasta Igidae Park. Los conductores de autobuses coreanos son gente muy amable. Aunque no entiendan inglés, siempre intentan buscar a alguien en el autobús que vaya donde tú o cerca, y lo nombran tu guía personal. Esa persona estará pendiente de ti en todo momento para avisarte cuando tu parada esté cerca. En este autobús también me pasó lo mismo. Y en el que tomé al día siguiente para ir al Templo del Agua, igual.


El autobús me dejó en la parte baja de la montaña. Subí andando por la acera una gran cuesta que iba paralela a la carretera y sin una puñetera sombra. ¡Menos mal que tenía el mini-ventilador!


A la entrada del parque vi un mapa con la red de senderos y empecé a subir por el camino, que alternaba entre sendas y escaleras. Siempre cuesta arriba.


Mi idea era hacer el camino de la costa hasta llegar a Oryukdo Skywalk, pero me perdí. Os lo aseguro, los mapas que hay por allí no sirven para nada.



Al final llegué a una gran explanada llena de abuelos equipados como si se hubieran comprado toda la sección de senderismo del Decathlon: bastones, guantes, camisetas largas (con la que caía) para que no les diera el sol, botas de andar, mochilas con botellas de agua, sombreros… Más tarde me dijeron que este era un parque muy concurrido por los mayores para mantenerse en forma. Y, os lo aseguro, iban más rápido que yo.

Uno de ellos me vio tan perdida, que se acercó para ver a dónde quería ir. Le enseñé el nombre en coreano de Oryukdo Skywalk, que tenía apuntado en un folio y me dijo que lo siguiera. Y anduve y anduve… Me llevaba con la lengua fuera. Y cada dos por tres se paraba de sopetón, para indicarme que hiciera una foto en algún lugar. Tenía buen ojo este señor, porque los lugares que elegía eran muy hermosos. Sin quererlo, había contratado un guía gratis.


El señor me llevo por senderos alternativos. A veces se paraba, pensaba, se rascaba la cabeza y elegía el camino que parecía menos usado. Estaba guiándome por atajos. ¡Cuántas veces no habría venido por aquí con todo su equipamiento para conocerse la montaña al dedillo!

Pues sí, después de mucho andar, me señaló el Oryukdo Skywalk, que se veía justo debajo de donde nos encontrábamos. Se despidió de mí y, antes de que me quisiera dar cuenta, desapareció montaña arriba.

Este paraje se encuentra en el área de Seungdumal, en el punto divisorio entre el Mar del Este y el del Sur. Desde la plataforma, construida sobre un acantilado de 35 metros, se pueden disfrutar de unas vistas increíbles del mar, a través de su suelo transparente, y de la isla de Oryukdo.


Depende del día y de la marea Oryukdo Island parece estar formada por cinco o seis islas. Compuestas puramente de roca, cinco de ellas están deshabitadas.


La entrada al Skywalk es gratuita. Te ponen unos patucos para andar por los cristales y das la vuelta al camino marcado. Si tienes vértigo, abstente de caminar por él.



Delante hay una oficina de turismo en cuya planta baja hay una exposición sobre la zona. Allí me dijeron dónde tenía que coger el autobús de vuelta a Busan Station. Tardé más de una hora en llegar. 






Compártelo

Entradas relacionadas