Visitando la Sinagoga del Tránsito - El Museo Sefardí de Toledo

En el siglo XIV estaba prohibido construir sinagogas, pero Pedro I hizo una excepción agradeciendo el apoyo de los judíos de Toledo en su lucha por recuperar el control de la ciudad, en manos de Enrique de Trastámara. Es la única sinagoga construida en esta época. El tesorero real y diplomático Samuel Leví la mandó edificar en plena judería, sobre unos antiguos baños, el Hamman de Zeit.

En 1492, cuando los judíos son expulsados por los Reyes Católicos, la sinagoga pasa a manos de la Orden de Calatrava. Más tarde se convertirá en hospital del Priorato de San Benito.

En el siglo XVI pasó a cumplir las funciones de una iglesia que acabaría conociéndose como la del Tránsito, por el cuadro que en su altar descansaba: Tránsito de Nuestra Señora, de Correa de Vivar, que hoy está en El Prado.

Deteriorada con el paso de las años, la iglesia acabó convertida en ermita y durante las guerras napoleónicas se utilizó como barracón militar. Su desgaste fue continuo.

Tras varias restauraciones desde su declaración como Monumento Nacional en el año 1877, en 1964 se convierte en la sede del museo sefardí.

Sala de la Oración: Alrededor de ésta se organiza todo el museo. es un gran salón palaciego gótico decorado con yeserías. Lo más llamativo es su cabecera (el muro del Hejal), con un triple arco almohade que servía para guardar los rollos sagrados. En el suelo se conserva parte del artesonado original.


Galería de mujeres: En el primer piso y sobre el vestíbulo, esta galería tiene cinco grandes ventanales que permitían que las mujeres pudieran ver el interior de la sinagoga para acceder al culto, ya que debían estar separadas de los hombres.
Durante su pertenencia al Priorato de san Benito, esta sala sirvió de hospital. Más tarde, en el siglo XVI, se convertiría en la casa del capellán de la Iglesia del Tránsito.
Hoy podemos ver en ella varios instrumentos y vestidos judíos.


Jardín de la Memoria: En este patio podemos ver unas lápidas con inscripciones hebreas. Hay unos bancos para descansar tranquilamente a la sombra.


Patio Este: Sirve de enlace entre la planta baja y la Galería de Mujeres. En él hay unas cuantas esculturas de bronce de artistas actuales y una lápida de un caballero calatravo del siglo XVI.


En el patio se pueden ver los restos de aljibes con pozos anteriores a la sinagoga y el trazado del primitivo hejal. Sólo se ven a través de una verja.


En las diversas salas del museo podemos disfrutar de objetos relacionados con la religión judía, en el pasado y actualmente:
  • Sala 1: Los judíos en el Antiguo Oriente.
  • Sala 2: Los judíos en época romana y visigoda.
  • Sala 3: España cristiana, siglos XIII – XV.
  • Sala 4: Los Sefardíes.
  • Sala 5: Galería de Mujeres. El ciclo vital y festivo.


Sin duda, merece la pena visitarla como síntesis de las tres culturas que poblaron Toledo.


HORARIO:

Del 1 de abril al 30 de septiembre: de martes a sábados de 9’30 a 20’00.
Del 1 de octubre al 31 de marzo: de martes a sábados de 9’30 a 18’30.
Domingos y festivos: de 10’00 a 15’00

PRECIO:

General: 3€
Reducida: 1’5€ (Para grupos)
Gratis: Menores de edad, mayores de 65, jubilados, desempleados, y todos los sábados a partir de las 14’00 y todos los domingos.

FOTOS: Están permitidas sin flash.


CÓMO LLEGAR A LA SINAGOGA DEL TRÁNSITO:

Autobuses:
Desde la estación de autobuses: 5 ((Zocodover) y 12 (Judería)
Desde la estación de tren: 5, 6.1, 6.2
Está en plena judería, a escasos metros del Museo de El Greco.

Sinagoga del Tránsito
C/Samuel Leví s/n
45002 Toledo


Compártelo

Entradas relacionadas