Vuelta a casa - Se acabaron los fideos

Tras casi un mes de viaje vuelvo a casa con cinco o seis kilos menos, que ya me estoy encargando de recuperar :) 

Por suerte, conseguimos hacer todas las etapas menos la de Leshan, ya que hubo un problema con los trenes y tuvimos que quedarnos un día más de lo previsto en Pingyao y perder otro día viajando en tren.

Un país maravilloso, lleno de contrastes y de cosas que aún chocan mucho en occidente, aunque cada vez se parecen más a nosotros, sobre todo en las grandes ciudades. Con un nivel de vida cada vez más alto, con un consumismo cada vez más grande y una brecha entre los más ricos y la miseria extrema que se percibe en cada esquina.

El que esté pensando en visitar China, que lo haga ya, porque el país está cambiando a pasos agigantados y se nota como están perdiendo su esencia y sus costumbres americanizándose rápidamente (aunque para ellos sea un insulto). Grandes marcas recorren las ciudades, tiendas de lujo (cada vez más) enfrente de chabolas. Cochazos, que ni yo sueño con tener, aparcados al lado de unas niñas sucias meando en la calle porque viven en la miseria…

Y construcción, construcción y más construcción por todos lados. Te cansas de tanto anuncio de inmobiliarias, de ver paisajes idílicos como los de Guilin, destrozados por tanta grúa en el horizonte. Pisos vacíos por doquier. Ni España con Aznar construyó tanto… Hay muchos chinos, pero no creo que para tanta casa, auténticas colmenas.


Están creciendo mucho, demasiado rápido. La duda está en si sabrán asimilarlo…


Compártelo

Entradas relacionadas