Los transportes en China: cómo moverse y cuánto nos cuesta

Moverse en metro por China

Es lo más útil para moverse de forma rápida y barata. En todas las ciudades donde he estado, las estaciones estaban en chino y en inglés.

Para entrar en el metro de Pekín siempre hay que pasar los escáneres de seguridad, que ralentizan mucho el viaje. Hay que poner los bolsos y mochilas en el escáner porque si no no puedes entrar. Para comprar el billete, basta con ir a una de las máquinas y pulsar English, casi todas tienen esa opción y es mucho más rápido que comprarlos en la taquilla donde no os van a entender.


La única pega que tiene es el abarrotamiento y los empujones. Los chinos no tienen asimilado el “dejen salir antes de entrar”. De modo que en cuanto se abren las puertas del vagón hay una lucha cuerpo a cuerpo por entrar, pero sin dejar a la gente salir antes, con lo que el caos es total. Así es normal verlos llenos de moratones… Espachurrados es poco, el ambiente es agobiante y no cabe ni un alfiler; aun así, tranquilos, en la siguiente estación más gente empujará para meterse… y lo conseguirá.

El precio es muy barato: 2 yuanes normalmente. En Shanghai 3 yuanes es el precio mínimo, y ya depende del recorrido que hagáis. En Hong Kong es mucho más caro y depende del trayecto también.

Moverse en Taxi por China

Son baratos, aunque el precio va subiendo al ritmo del nivel de vida. HAY QUE PACTAR EL PRECIO DE ANTEMANO y en yuanes, que muchas veces al bajar te dicen que el precio era en dólares (y de 30 yuanes a 30 dólares hay un paso muy muy grande). Si no pactáis el precio OBLIGARLES A PONER EL TAXIMETRO y si se niegan, os bajáis.

Al pactar el precio, regatead mucho pues siempre os van a pedir un precio desorbitado que después se quedará en menos de la mitad. Y sacar el equipaje del maletero antes de pagar, porque os podéis ver obligados a pagar lo que les salga de las narices o si no, no lo abren. El principal problema, además de los timos, es que algunos taxis no quieren cogerte, pasan de ti por verte mochilero o turista, o sepa Dios… Si se paran, le enseñáis la dirección y no quieren cogeros se debe a dos razones: o el destino está tan cerca que no merece la pena, o está muy lejos y no quieren llevarte. Los turismos amarillos o rojos son los más fiables.

Es importante que llevéis la dirección en chino, pues si no, no la van a entender y no os cogerán, y si lo hacen probablemente acabaréis en el primer sitio que se le ocurra al conductor y afirmará que habéis llegado a vuestro destino. Para cuando os deis cuenta de que no es así, ni rastro del taxi.

Moverse en Rickshoaw por China

Motocarros habituales en Asia. Si os lo curráis con el regateo suelen ser bastante baratos. Es una alternativa cuando ningún taxi os quiere coger. Para trayectos cortitos están bastante bien aunque son muy incómodos, parece que vas a morir en cada curva y el motor lo tenéis debajo, así que notas como la goma de las zapatillas casi se va deshaciendo…

El timo típico de este transporte es no llevarte a tu destino. A mí no me ha pasado pero si he escuchado casos de gente que los paran en cualquier tienda o restaurante para cobrarles de más porque el conductor tiene comisión, y si no compráis nada os llevarán a un sitio alejado de vuestro destino. Es como todo en este país: arriesgarse y cruzar los dedos para que te toque un conductor honrado.



El truco que yo usé era ir mirando mi plano y señalando las calles por las que pasaba diciéndolas en voz alta y leyendo los carteles, como si supiera muy bien por dónde íbamos. A mí me sirvió.

Moverse en Autobuses por China

Los autobuses son algo más complicados que el metro, y las normas son las mismas: apretaos, que seguro que cabe alguien más. Las paradas normalmente no están en inglés, así que hay que ir preguntando. El precio suele ser de 1 ó 2 yuanes. Si podéis usar el metro, olvidaos del autobús.

Moverse por China usando vuelos internos 

Los vuelos internos también se están encareciendo mucho. Si no tenéis mucho tiempo, como me pasó a mí, es la opción más rápida, pero no económica. China es muy grande, por lo que se hace casi imprescindible usar el avión si queréis aprovechar. Un punto a su favor es que en todos los vuelos me han dado algún aperitivo, no como en Europa, que ya no dan ni café en vuelos de menos de dos horas.

Lo malo es pasar los innumerables controles de seguridad, sobre todo para extranjeros. Hay que ir con muuuuucha antelación.

Para que os hagáis una idea, yo contraté todos los vuelos desde casa, y todos salieron puntuales. Los precios son para dos personas:

- Pekín – Shanghai: Air China   2h 15’ à 319,66 EUR
- Shanghai – Hong Kong: Barceló Viajes   2h 35’ à 319’68 EUR
- Hong Kong – Guilin: Dragonair    1h 25’ à 3,520 HKD  à 339.272 EUR
- Guilin – Kunming: Travelgenio. China Southern   1h 20’ à 260’66 EUR

Compártelo

Entradas relacionadas