Impresiones sobre China


La verdad es que me he encontrado una sociedad que no me esperaba para nada. Se están occidentalizado a marcha forzada y el desfase se nota, algunos no se están sabiendo adaptar a un cambio tan rápido en pocos años. Tiendas de lujo, marcas exclusivas, coches impresionantes, tiendas de móviles hasta en los barrios más pobres… mezclados con chabolas, calles sin asfaltar, tendederos improvisados en el tendido eléctrico de la calle o pescados secándose en la acera.

Atrás quedaron los días en los que los adinerados debían ir a Hong Kong si querían tener libertad para comprar productos. Hoy puedes comprar de todo en todas partes.


NIÑOS

Lo que más me ha impresionado han sido los niños. Desde pequeños (es una opinión) están muy maleducados. Berrean, molestan, gritan, incluso vimos cómo un niño de cuatro o cinco años le pegaba a su madre porque no le daba un juguete. La pasividad de los padres es total, que dan a sus hijos todo con tal de contentarlos, quizás por eso hemos visto tantos niños obesos, desde que están en el carricoche. También, digo yo, que influirá el hecho de ser hijos únicos, de hijos únicos, y así tener a cuatro abuelos cuidando de un solo nieto. También hemos visto niños, sobre todo niñas, más educaditos, pero os juro que la mayoría era así. Si sigue esta tendencia, en el futuro tendrán un problema con su juventud.

ESCUPITAJOS Y GASES NO NOBLES

Lo cierto es que el Gobierno está haciendo una labor estupenda en cuanto a este tema. Hay pancartas, posters, anuncios en el metro… para concienciar a la población de que no escupan en el suelo. Y lo cierto es que está funcionando. Si sienten la necesidad, al menos se van a un árbol, una papelera o una alcantarilla.

Aun así, queda mucho por hacer. Sobre todo con las personas mayores y con los campesinos que, acompañados de un fuerte carraspeo, escupen donde les viene en gana.

En cuanto a los eructos, yo pensaba que en China no eran usuales en público. Una vez más, me equivocaba. Como si nada, eructan en cualquier sitio, y de pedos ya ni hablo (hasta en los hoteles de 5 estrellas).


COLAS

Aquí también está intentando el Gobierno concienciar a la población de que respeten las colas en condiciones, pero todavía no he visto ninguna mejora con respecto a esto.

Donde haya una puerta, habrá decenas de personas empujándose por entrar. Normal que vayan llenos de moratones, al principio no lo entendía.

Se meten por la derecha, por la izquierda, saltan, por el suelo, a veces hasta ponen a los hijos de escudo para hacer presión… es impresionante. Pero al final te das cuenta de que o te vuelves como ellos, o no entras. Lo más curioso es que una vez que han atravesado la puerta, ya no tienen prisa. Es sólo por el hecho de pasar antes. Sigo sin entenderlo.

LO MEJOR

Lo mejor que tienen es su amabilidad. Nos han ayudado por todas partes, aunque no supieran inglés. Usaban dibujos para explicarse, o incluso llamaban por teléfono al hotel donde nos íbamos a alojar para indicarnos el camino correcto. Impresionante.

Su afán por compartir es digno de mención también. Nos ofrecían toda la comida y bebida que llevaban sólo por ser amables, aunque no nos entendiéramos.

Si no sabían inglés, incluso hacían que los siguieras para llevarte ellos andando hacia el camino correcto.

Los mejores para preguntar los caminos en caso de que os perdáis son los jóvenes, ya que la gran mayoría que nos hemos encontrado hablaba muy bien inglés (a excepción de Kunming, que no hablaba inglés ni el tato, ni lo más básico).

Son un pueblo muy abierto, amable, alegre (no es extraño ver mayores bailando en la calle con la música a tope), les encanta conocer a la gente y os preguntarán miles de cosas sobre vosotros, os pararán por la calle para haceros fotos…



Por todo ello y por el gran patrimonio que tienen… VOLVERÍA.


Compártelo

Entradas relacionadas