Mostrando entradas con la etiqueta San Petersburgo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta San Petersburgo. Mostrar todas las entradas

Día 23: Rusia – Mi último día en San Petersburgo


Mi último día en San Petersburgo lo dediqué a pasear por lo que me  quedaba por ver del centro de la ciudad. La Avenida Nevsky no la había dejado de transitar hacia arriba y hacia abajo durante todos los días que había pasado aquí, pero aún me quedaban por ver edificios que me sorprendían entre marcas internacionales, como Zara.

Descubrí un bar español, con poco aspecto de español por dentro:



Me di un paseo por la Galerías Passage, unas galerías comerciales de 1848, inspiradas en las galerías francesas de la época.


Y por el centro comercial Gostiny Dvor, construido en 1748 por orden de la emperatriz Isabel.


En la Avenida Nevsky también se encuentra la famosa Casa del Libro, Dom Knigui, y otra gran librería en la que hacen entrevistas en directo.


Para acabar, llegué a las galerías Eliseev, un edificio construido en los años 1902-1907 para la famosa empresa "Hermanos Eliseev", que tenían un imperio familiar de tiendas de alimentos exóticos, vinos importados y "delicatessen".. En las esquinas del edificio se ven las esculturas de Comercio, Industria, Arte y Ciencia. El interior de la tienda es una obra de arte de estilo modernista y no ha tenido grandes cambios durante 100 años.


Justo en esa esquina, giré por Malaya Saovaya para adentrarme en las calles peatonales cercanas a la Avenida Nevsky, en las que se pueden ver algunas esculturas, como la del antiguo fotógrafo.



Muy cerca estaban grabando una película:


En la plaza del Hermitage, unos novios estaban celebrando su boda en un autobús ¡! La cosa se les fue de las manos y presenciamos una gran pelea:


Crucé la avenida, para llegar al Palacio de Yusupov. Sus jardines son de acceso libre y para ver su interior hay que pagar entrada. Su dueño original, el Príncipe Yusupov, llegó a ser el hombre más rico de Rusia. Pero, realmente, este palacio ha pasado a la historia por ser en el que asesinaron al intrigante Rasputín.


Callejeando un poco más entre los puentes, visité la Catedral de San Nicolás de los Marinos, Nikolsky Cathedral. Se puede visitar de manera gratuita.



Desde allí me dirigí hacia el Barrio de Dostoievski. El famoso escritor vivió en esta zona durante 28 años, especialmente en la Plaza del Heno (Sennaya), porque una de las condiciones que buscaba era que tuviese una iglesia cerca de su edificio. Varias de sus novelas tuvieron como escenario las casas y calles de este barrio. Éste no es un barrio oficial, sino que es llamado así popularmente y está dentro del barrio Admiralteiski.


Dostoievski vivió en en los números 1, 9 y 7 de la calle Kaznacheiskaya y en el número 5 del callejón Kuznechny, entre otras. En   Kaznacheiskaya 7 escribió "Crimen y Castigo."

En Kuznechny 5, la última casa donde vivió, funciona actualmente el Museo Dostoievski. Se trata de una reconstrucción de los seis cuartos que ocuparon él y su familia tras la muerte de su hijo Aleksei, en 1878. Se puede ver el escritorio donde Dostoievski escribió "Los hermanos Karamazov" (publicada un mes antes de su muerte) y sobre el cual apoya el reloj detenido a las 8:38, hora de su muerte, en 1881.



Aunque muchas de las escenas de sus novelas transcurren en la Plaza del Heno y las orillas del Canal Griboedov, nunca aparecen las direcciones exactas de las casas de los personajes. Sin embargo, tras su muerte y con ayuda de su mujer, fue posible descubrir las de una de sus novelas más célebres.

- Grazhdanskaya, 19: es la casa donde vivía Rodion Raskolnikov, el protagonista de "Crimen y Castigo."

- Griboedov, 104: la casa de las hermanas Aliana y Lisateva Ivanovna, usureras, asesinadas por  Raskolnikov.
- Griboedov, 73: casa de Sonia Marmeladova, amiga de Lisateva, hija de un funcionario alcohólico y una madre enferma.


También pasé por delante de un café de gatos:


Me despedí bebiéndome un chupito de vodka acompañado de una sisha y me fui al hotel a recoger las mochilas para irme al aeropuerto.







Día 22: Rusia – Visitando el Monasterio de Alexander Nevsky de San Petersburgo


Al final de la Avenida Nevsky, a unos 4 km en línea recta desde el Almirantazgo, se alza la estatua ecuestre de Alexander Nevsky, quien venció a los suecos en 1240.  En su honor, Pedro el Grande construyó este monasterio, que en 1797 adquirió el rango de Lavra, el grado más alto dentro de los monasterios rusos.
Los restos de Nevsky se trajeron desde Vladimir hasta el monasterio en 1724 y lo convirtieron en patrón de la nueva capital de Rusia. Sin embargo, durante la época soviética, su sarcófago se trasladó al Hermitage, que es donde permanece hoy.
Atravesando un gran arco, se entra al complejo en el que lo primero que vemos son las iglesias de la Anunciación y la de la Trinidad. Al lado de estas iglesias, hay una gran necrópolis con tumbas muy antiguas. Muchas de ellas están muy deterioradas y parecen sacadas del juego de Medievil. Las primeras tumbas datan de 1720. En esta zona destacan los enterramientos de mármol de los parientes de Pedro I, incluyendo el de la zarina Fyodorovna, mujer de Iván V.

Junto al cementerio, hay un gran parque donde suele haber puestecillos de venta de productos artesanos, como miel.

Dejando el monasterio a nuestras espaldas, cruzamos el puente y llegamos a dos cementerios que están uno en frente del otro. La entrada cuesta 250 rublos.

Hoy, el monasterio y los cementerios pertenecen al Museo Estatal de Escultura Urbana. En el siglo pasado, las tumbas de las personalidades más importantes de San Petersburgo que se estaban deteriorando, fueron sacadas de sus cementerios y traídas aquí.
El Cementerio Lazarev y la necrópolis del siglo XVIII

En la segunda mitad del siglo XVIII, comenzaron a ponerse de moda las tumbas con esculturas. Al lado de la Iglesia de San Lázaro, apareció esta necrópolis en la que se fueron enterrando gente importante de la ciudad y donde hay numerosos tipos de enterramientos: sarcófagos, columnas, obeliscos… Hay más de 2.000 tumbas de entre los siglos XVIII y XX. La más importante es la del matemático, físico y astrónomo, Euler

Otras tumbas importantes son las de:

El Cementerio Tikhvin y la necrópolis de los maestros de las artes
Se fundó en 1823 y allí descansan en 174 tumbas, grandes personalidades rusas: actores, científicos, músicos, escritores…
1. La tumba más importante de este cementerio es la del escritor Dostoievsky. En ella hay grabada una frase que aparece en el Evangelio de San Juan y que el escritor también la usó en su libro “Los hermanos Karamazov”: “En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere produce mucho fruto”.

2. Zhukovsky: poeta y traductor.

3. Karamzin: escritor e historiador.









4. Glinka: compositor.

5. Rimsky-Korsakov: compositor.

6. Musorgsky: compositor.

7. Borodin: compositor.

8. Tchaikovsky: compositor.

9. Shishkin: artista.

10. Kuindzhi: artista.

11. Cherkasov: actor.

12. Tovstonogov: director de teatro.

13. Petipa: coreógrafo.

14. Krylov: fabulista. 

  • Horario: todos los días de 9’30 a 16’00.
  • Precio de la entrada: 250 rublos.
  • Planos de los cementerios:





Día 22: Rusia - Opinión de Tuchkov Hotel At The Palace Square



Con lo mal que lo había pasado en el hostal la noche anterior, decidí pasar mi última noche en San Petersburgo en un hotel más confortable con el dinero que tenía de remanente. Mi elección fue muy adecuada.

Localización

La localización de este hotel es inmejorable. Se encuentra en una de las paralelas a la Avenida Nevsky, a 20 minutos andando de la Fortaleza de San Pedro y San Pablo y a escasos metros del Almirantazgo y del Hermitage.

Si tenéis una de las habitaciones con balcón, las vistas que os encontraréis serán estas:


La habitación

Mi habitación fue la suite junior. Medía 23 m2 y tenía aire acondicionado, televisión de pantalla plana, frigorífico, escritorio y sillas, moqueta… En el cuarto de baño había albornoces, secador de pelo y amenities.




Lo mejor de la habitación fue la terraza y sus vistas. Aunque la zona es muy visitada, dentro no se escucha nada del ajetreo de fuera.



Personal y servicios

El personal del hotel no pudo ser más amable. Me aconsejó en todo momento y me ayudó siempre con una sonrisa. Hablaban inglés perfectamente y siempre que pasabas por el pasillo, te ofrecían pasteles y té.

En el precio de todas las habitaciones viene incluido el desayuno. Puedes elegir entre varios platos que os hacen en la cocina y, también, puedes levantarte a coger pasteles, ensaladas, kéfir, té, café, embutido… Puedes repetir todas las veces que quieras.



Los dulces que han sobrado del desayuno, se quedan allí durante el resto del día y puedes ir en cualquier momento a la salita, a descansar tomándote un café y unas pastas, o un trozo de tarta casera que está exquisita.

El hotel tiene un servicio gratuito de consigna de equipaje. También tiene wifi gratis, que funciona muy bien.



   TUCHKOV HOTEL AT THE PALACE SQUARE   
Ulitsa Gorokhovaya 8/13, San Petersburgo, Rusia
tuchkov-at-the-palace.hotelsinsaintpetersburg.net