Día 4 – Rusia: San Petersburgo - Visitando la Fortaleza de San Pedro y San Pablo


Por la mañana temprano emprendimos nuestro camino hacia la isla Zayachy, en pleno río Neva, para llegar a la zona más antigua de San Petersburgo. Aquí, en el siglo XVI, Pedro el Grande arrebató este terreno a los suecos, y puso la primera piedra de la ciudad. Para defenderla, la dotó de la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, que funcionó como cárcel hasta 1917.

Desde la Avenida Nevski, se puede llegar andando perfectamente cruzando el puente que sale justo detrás del Almirantazgo.

La fortaleza guarda en su interior varios edificios y museos:

1. La Catedral de San Pablo: os recomiendo que después de comprar la entrada, os dirijáis directamente aquí porque es lo más visitado y lo que más cola tiene. Es la catedral más antigua de la ciudad y en su interior se pueden ver los sarcófagos de todos los gobernantes del país anteriores a la Revolución (menos Pedro II e Iván VI). Si queréis subir a la torre, tenéis que pagar la entrada aparte.


2. La casa del comandante: acoge una pequeña exposición sobre la historia de la ciudad.


3. Museo de la Historia de la fortaleza (Neva Curtain Wall): La exposición está representada por más de 500 de las piezas de museo: hallazgos arqueológicos, gráficos arquitectónicos, mapas… Es muy pequeñita y se ve rápido.


4. La Prisión (Bastión de Trubetskoy): en ella se pueden ver las celdas de la prisión política, por la que pasaron más de 1500 prisioneros: miembros del movimiento populista como Kropotkin(1870 – 1884); socialdemócratas en la década de 1890, como Bauman; revolucionarios como el escritor Gorky o Trotsky (1905 – 1907)… Después de la revolución de febrero de 1917, los ministros del gobierno zarista también fueron llevados a esta prisión.


5. Museo de la Exploración Espacial (Ioannovsky Ravelin): abierto desde 1973, muestra la historia del desarrollo espacial soviético. En él podréis ver motores, trajes espaciales, fotografías… Es pequeño y muy interesante.


La fortaleza alberga muchas más exposiciones, pero éstas se tienen que pagar a parte, una a una. Merece la pena que os deis una vuelta por el exterior del muro para ver la zona de las playas, donde muchos rusos aprovechan para tomar el sol.

En nuestro camino de vuelta, aprovechamos la ocasión para ver la mezquita, que data de 1910.


Y acabamos nuestra visita a la isla viendo el Crucero Aurora. Es un ala más del Museo Naval Ruso. Este gran barco ha participado en tres guerras (Guerra Ruso-japonesa, Segunda Guerra Mundial y en la Revolución Rusa). Hoy es símbolo de la ciudad y muchas parejas van a hacerse fotos con él de fondo. Su interior, si no sois unos apasionados de lo naval, no merecerá mucho la pena. Pero por su importancia histórica, debéis acercaos por lo menos a verlo por fuera. Horario: de 11’00 a 18’00, de miércoles a domingo. Precio: 600 rublos. Las entradas sólo se pueden comprar en la taquilla.

Después de cenar hicimos hora para coger un crucero por el Neva para ver los puentes levadizos. Y compramos algunos dulces típicos:




Precios de la Fortaleza de San Pedro y San Pablo – San Petersburgo

Los tickets sólo se pueden comprar en las taquillas.

El acceso al recinto de la Fortaleza es gratuito. Podéis pasear por su patio interior.

Lo más interesante es comprar una entrada conjunta para visitar la catedral, la casa del comandante, el museo de historia de la fortaleza, la prisión y el museo espacial. Cuesta 600 Rublos.

Precios individuales:
  • Catedral: 450 Rublos.
  • Prisión: 200 Rublos.
  • Casa del comandante: 200 Rublos.
  • Museo Historia de la Fortaleza: 100 Rublos.
  • Museo de la Exploración Espacial: 100 Rublos.
Más información sobre horarios y precios: 
http://www.spbmuseum.ru/themuseum/visitors/cost.php




Compártelo

Entradas relacionadas