Día 3 – Rusia: San Petersburgo - Una mañana en Peterhof


Después de un buen desayuno ruso en el hotel, cogimos el metro hasta la estación de Avtovo, una de las más bonitas y famosas del metro de San Petersburgo. Cuando salimos de la estación había un montón de marshrutkas esperando aparcadas en ambos sentidos de la carretera. Todas ellas ponían el cartel de Peterhof, en nuestro alfabeto o en el suyo, pero se entendía perfectamente. Nos montamos en la primera que vimos y en unos 40 minutos llegamos a nuestro destino. El viaje nos costó 200 rublos a cada uno.

El autobús nos dejó en el parque superior. Aprovechamos que era muy temprano y le echamos un vistazo al parque, que estaba lleno de parejas haciéndose las fotos de boda. El acceso a esta zona es totalmente gratuito. Tiene cinco espectaculares fuentes.



Más tarde, nos dirigimos a las taquillas del parque inferior, cuya entrada cuesta 700 rublos. Nosotros las habíamos sacado por internet, así que sólo tuvimos que hacer una pequeña cola para canjearlas. El ticket da acceso al complejo de fuentes más grande del mundo, con más de cien hectáreas. El agua de todas las fuentes proviene de manantiales naturales.

Nuestra primera parada fue para la Gran Cascada para coger sitio. Allí se agolpaban ya cientos de personas esperando que llegasen las 11’00. A esa hora, en verano, empieza a funcionar esta fuente, que se extiende desde el Palacio Grande hasta el canal de marina, y que cuenta con 64 fuentes y más de 200 estatuas de bronce. Los zares, cuando se cansaban de andar, cogían su barca y se iban en ella por el canal, hasta el palacio.



Después de ver el gran espectáculo, que dura muy poquito, empezamos a visitar el recinto conocido como el Versalles Ruso. El parque está lleno de fuentes, estanques y atracciones. Hay varias fuentes para niños, un laberinto e incluso un estanque donde pescar esturiones por más de 3000 rublos el pez (justo debajo del Palacete de Marly).



Nuestros pasos nos llevaron hasta el embarcadero, para ver llegar al hidrofoil, y a la orilla, para ver el Golfo de Finlandia, con San Petersburgo de fondo. Todo el camino estaba lleno de simpáticas ardillas.




En el parque hay varios puestecillos de helados y dulces, como éste que vendía gofres con palo; ricos, pero un poco difíciles de comer.




El Palacio Grande lo vimos sólo por fuera. La entrada se pagaba a parte y sólo se pueden comprar online entre octubre y abril. De mayo a septiembre sólo se pueden comprar en las taquillas. Nosotros vimos la cola y nos asustó, así que como ya había visto el Palacio de Catalina, éste lo tuvimos que dejar pasar.



El conjunto es enorme. Se compone de varios apartados: El Parque Inferior, el Palacio Grande, el Tesoro (un museo dentro del palacio con objetos pertenecientes a los Romanovs), Monplaisir (el palacete donde se originó Peterhof), el Museo Menshikov, el Muse “Picture House”, el Palacio Cottage, el Palacio Chino, la Capilla gótica, el Pabellón “Stone Halle”, el Museo de la Estación Telegráfica, el Palacio de Pedro III, el Pabellón Tsaritsyn… Y un montón de rincones escondidos más. Aquí os podéis perder durante toda la mañana. Aquí tenéis un mapa de Peterhof:

waitamoment.co.uk

Emprendimos el viaje de vuelta, yendo a la misma zona donde nos había dejado el autobús y cogiendo uno que nos llevaba hasta la estación de metro.

Después de descansar un poco, terminamos nuestro día comiendo en un restaurante en la Avenida Nesvki, unos buenos platos rusos.


Precios de la entrada a Peterhof:

No todas las entradas se pueden comprar por internet. Visitad su página web para obtener información actualizada sobre las entradas disponibles. http://tickets.peterhofmuseum.ru Los precios son:
  • Palacio Grande: 700 rublos.
  • Bathouse: 500 rublos.
  • Monplaisir: 500 rublos.
  • Ala de Catalina: 500 rublos.
  • Church Corps: 500 rublos.
  • Parque inferior: 500 rublos.
  • Parque superior: gratis.


Compártelo

Entradas relacionadas