Opinión del restaurante japonés Kuraya


Últimamente ni intento ir a comer al Ramen Kagura porque las enoooormes colas que hay en la puerta desde las 12’30 (abren a las 13’00) me echan para atrás. Todavía no había probado su nuevo local, que está justo al lado de éste y me habían dicho que las colas, aunque las hay, no son tan grandes. Así que, esta vez, me atreví a ir a las 13’00 a ver si había suerte.

Cuando llegué, efectivamente, la cola para el ramen Kagura casi taponaba ya la calle y acababan de abrir. Pero, para el Kuraya, no. Entré y sólo había dos meses ocupadas. ¡Había tenido suerte!


La disposición del local me recordó mucho a la de su vecino, pero con más espacio en su interior (tienen dos plantas). Después del éxito del Hanakura y del Ramen Kagura (que hasta tiene un puesto en el Mercado de San Antón), creo que el Kuraya va a seguir el mismo camino. Este nuevo proyecto va a dar mucho que hablar. Su especialización son el ramen y las gyozas, pero el resto de platos también están buenísimos. También hay platos para vegetarianos y celíacos.


Cómo es el Menú del día del restaurante Kuraya

De lunes a viernes al medio día tienen un Menú del día a precio realmente asequible: 9’80. De primer plato se puede elegir ramen, tsukemen o yakisoba. Yo me decanté por el Tsukemen porque era lo más novedoso para mí y la ración fue bastante generosa:

De acompañamiento hay arroz frito, cuatro gyozas o cuatro piezas de karaage.


Además, incluye una bebida no japonesa (agua, refresco o cerveza) y un postre (mini tarta de queso, pudding de café o helado).


Como veis, los platos principales son bastante grandes. A pesar de eso, como siempre que voy al Kagura me pido chasudon, son pude evitarlo y acabé pidiéndolo fuera de menú. Un error porque, aunque estaba buenísimo, acabe malo de tanto comer. No me esperaba tanta comida en un menú del día.


También hay otras opciones de menús para los que no les guste el ramen, que incluyen la bebida y el postre, con precios que van desde los 10’80€ hasta los 14’90€, con tonkatsu, misokatsu, sushi, sashimi…

Fuera de menú, los precios tampoco son nada caros y también se pueden hacer combos de arroz, sushi, gyozas o karaage.

En cuanto a bebidas japonesas, tienen el mítico ramune de verano, té verde, sake, umeshu y cerveza Kirin. Para mí fue una sorpresa el Chu-hi, una bebida que no había probado antes. Está hecha a base de vodka y sienta muy bien después de comer. Estaban de promoción y me regalaron unos palillos con forma de katana bastante chulos.




El Tsuke men del Restaurante Kuraya

La fiebre del ramen nos había acostumbrado a los grandes boles de noodles con caldo calentito que también sienta en invierno. Sin embargo, este restaurante está poniendo de moda otra manera distinta de comer el ramen. Su nombre significa “Ramen para mojar” y consiste en presentar los fideos secos, con el huevo y la carne en un cuenco. Y, aparte, otro cuenco más pequeño en el que está el caldo y el aliño.


En vez de mezclar todos los ingredientes y hacer una gran sopa, el Tsukemen se come mojando poco a poco los fideos en el cuenco del caldo, pero sin llegar a sumergirlos del todo dejándolos allí. Tan sólo se mojan un poco y rápidamente se sorben.

La sopa está bastante fuerte. Su sabor es mucho más intenso y concentrado que el que podemos encontrar en un plato normal de ramen. Y los fideos son más gruesos y están fríos.

Me fui contentísima, así que añado más especialidades a mi lista de restaurantes japoneses favoritos de Madrid:

- Ramen Kagura: para comer ramen.
- Restaurante Kuraya: para comer tsukemen.
- Restaurante Hanakura: para comer okonomiyakis.
- Restaurante Konnichiwa: para comer sukiyaki.
- Restaurante Hattori Hanzo: para comer tataki.
- Restaurante Donkozo: para comer shabu shabu.

Horario:
Mañanas: de 13’00 a 16’00
Noches: de 20’30 a 23’30
Sólo aceptan reservas para grupos de 6 a 12 personas.



   RESTAURANTE KURAYA   

Plaza Herradores, 7 Madrid
Teléfono: 910411646



Compártelo

Entradas relacionadas