Mostrando entradas con la etiqueta Hoteles China. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hoteles China. Mostrar todas las entradas

China: Día 23 – Pekin - Opinión del Vision Hotel Beijing


Desde la estación de tren de Pekín, cogí el metro para llegar a mi último hotel del viaje. Reservé con booking.es una habitación doble ejecutiva superior con desayuno en el Vision Hotel por 1012 yuanes para dos noches.

El hotel es de 5 estrellas y está situado en una zona de negocios, alejada del centro, pero ideal para descansar. Nada más llegar me salté las colas de la recepción para hacer el check in VIP que tenía con la reserva. Da igual, tardaron en atenderme un huevo, ni VIP ni ná. Tras ver mi cara de molestia, al final una chica se dignó a atenderme en un inglés pasable. Tras darle mis datos, me dijo que la habitación tenía incluido el desayuno sólo para un adulto y un niño. Que no hay desayuno para mí.

Le dije que había reservado una habitación doble ejecutiva superior y le enseñé la hoja de reserva. Ponía desayuno incluido, no desayuno incluido para un adulto y un niño, sólo ponía: desayuno incluido.

La tía se puso farruca. No estaba por la labor. Cogí un papel y le escribí todo lo que ponía en mi reserva:

Esta habitación ofrece las ventajas del salón executive, que incluyen:

          ▪   Café, té o fruta gratuitos

          ▪   Periódico y revista gratuitos
          ▪   Servicio de planchado gratuito de un traje o vestido
          ▪   Uso gratuito de la sala de reuniones durante 2 horas (se requiere reserva)
          ▪   Acceso gratuito al gimnasio y a la piscina
          ▪   Servicio de té o café ilimitados en el salón executive vip.
          ▪   Check in y check out vip
          ▪   Régimen de comidas: El desayuno está incluido en el precio de la habitación.

El problema era que mi reserva estaba escrita en español, y la tía decía que no entendía nada. Además, en un muy mal  inglés, me dijeron que la tarifa de la habitación era más cara que lo que ponía en mi reserva. Me quejé y me hicieron esperar 40 minutos en el mostrador de recepción.

Ninguno miembro del personal me prestaba nada de atención y seguían a lo suyo. ¡Pues vaya servicio VIP de mierda! Y eso que estábamos en el ala de las habitaciones más caras, hasta con un ascensor privado para ese ala… vaya trato. Me arrepentí mucho de no seguir con mi rutina de albergues…

Después de 40 minutos ya estaba cabreada del tó. Llamé a la chica otra vez para ver qué pasaba con lo mío. Pensaba que durante ese tiempo estaban revisando el problema con la reserva, pero, qué va, había pasado un huevo de mí. Memiró con cara molesta y me dijo “Only 1 breakfast!!!”  Con tono amenazador.

Por ahí ya sí que no pasaba. Me enfadé como nunca en mi vida y empecé a despotricar en inglés. La tía se quedó pasmada. De repente, ya no sabía hablar inglés, sólo chino.


A mí me dio igual, seguí despotricando y le dije que me pusiera con el boss, y le señalé la foto del encargado que había en la pared. La tía se puso blanca, repitió: only 1 breakfast casi llorando y me dio las llaves.

Enfurecida, cogí las llaves, le repetí que quería hablar con el boss y me fui.

Al rato de estar en la habitación, llamaron por teléfono. Era la chica de recepción (de repente sabía hablar otra vez inglés, ¡oh! ¡Sorpresa!). Me dijo que no hacía falta que hablara yo personalmente con el jefe, que ya lo había hecho ella y que no me preocupara, que me regalaban el desayuno y todo lo demás que ponía en mi reserva. ¡Hasta la tarifa volvió a ser la original! Y no el precio hinchado que me quería clavar…

Me trajeron una cesta de fruta por las molestias ocasionadas y unos imanes de recuerdo.


Si obviamos este incidente, el hotel estaba increíble. El desayuno estuvo genial, con una amplia variedad de comida: china, occidental, taiwanesa. Y muchos pasteles, había hasta churros.


La piscina y la sauna también estuvieron bien y la sala de juegos estaba en obras porque la estaban ampliando.

La habitación era superamplia y limpia, con un baño con ducha y bañera con todo tipo de detalles, hasta sales de baño. Y las vistas, inmejorables. Pues estábamos en la última planta del hotel.



Cómo llegar al Vision Hotel Beijing

Desde la estación de tren se tarda una hora en metro:


▪  Hay que coger la línea 2 en dirección a Jishuitan y bajarse en la primera parada: Chongwenmen.

▪  Cambiar a la línea 5, la rosa, en dirección a Tiantongyuan North y hacer 9 paradas. Bajarse en Huixinxijienankou.

▪   Cambiar a la línea 10, la azul clarito, en dirección a Chedaogou y bajarse en Xitucheng, 5 paradas.

▪    Está saliendo del metro a la derecha, veréis un Yoshinoya y un McDonalds. Esa calle no, la de la izquierda. Hay que cruzar por un paso elevado (si os vais hacia la derecha veréis un montón de árboles y parques, por ahí no). Está justo encima de un edificio del Banco de China y en frente de un hospital.

Vision Hotel

(北京唯实酒店唯实国际文化交流中心)

No.39 Xueyuan Road, Hai Dian

Beijing, 100191

China

海淀区学院路39 , 海淀区

(北京, 100191)

China: Día 20 – Datong: Opinión del Datong Hong An International Hotel



Después del incidente con la “inteligente” del hostal de Pingyao, llegué a tiempo a la estación de tren. Allí pude coger el único tren en el que conseguí ir en litera dura, ya era algo, si consideramos que las literas blandas son casi inexistentes para la gente de a pie.

Al caer la noche lleguéa Datong, cada vez estaba más cerca de conseguir nuestro objetivo: dar la vuelta a China.

Como era muy tarde, decidí no calentarme la cabeza y pillé un taxi no muy caro, después de negociar con muchos. Precio pactado, que ya me sabía yo el truco del GPS (si te insisten en que lo ponen, desconfía porque normalmente están trucados para cobrarte más). Y tras unas carreras de infarto, saltándose todos los semáforos que pudo y haciendo verdaderas barbaridades en la carretera a toa hostia y con música dance altísima, conseguí llegar al hotel sin que me diera un infarto.




Datong Hong An International Hotel

Harta de hostales, reservé sobre la marcha un hotel de 5 estrellas con booking.es. Con el desayuno incluido las dos noches me salieron por  596 yuanes, un lujazo.

El hotel está bastante bien. En recepción sólo un empleado habla inglés, pero lo hace perfectamente.

La habitación que tuve fue bastante grande, limpia y con wifi. Contaba con bañera y ducha y acceso gratuito a la piscina cubierta. La piscina está genial, sobre todo por la decoración que tiene, llena de plantas artificiales.

El desayuno buffet es bastante amplio: hay un apartado para cocina china, otro para cocina taiwanesa y japonesa; y otro para cocina occidental, con un chino que hacía las tortillas delante de los huéspedes. Había de todo. 

El hotel también cuenta con 4 restaurantes y una cafetería. El restaurante occidental está en la misma planta donde se realiza el desayuno. La carta con los precios se puede ver a la entrada y es bastante escasa y cara. De hecho, le puse una cara a la camarera… primero le pregunté, después de ver la carta, que dónde estaba el apartado de comida occidental y  me indicó las mismas hojas que ya había mirado. Asombrada, le dije que occidental eso no era, que era todo pescado crudo y cosas raras. Ella se quedó más asombrada aún, con cara de: “Pues si ésta que es occidental dice que esta comida no es occidental, ¿qué estoy vendiendo yo?”

Decepcionada decidimos no probar el restaurante porque ni los nombres de los platos los ponía en inglés.

El hotel tiene una oficina de información turística, pero nadie habla inglés y todos allí te remiten al mismo hombre de la recepción, el de siempre. Con él contraté la visita a las Cuevas de Yungang, al Monasterio Colgante y a Henshan. Fue bastante caro y no aceptó negociaciones. Intentamos dar con CITS, pero no la encontramos, visitamos una agencia de viajes que estaba en esa misma calle pero era aún más cara. 

Pero no desistáis, si tenéis tiempo, buscad CITS (luego lo encontré y no estaba tan lejos) que los precios de sus ofertas suelen ser más baratas.



Como localización el hotel está bastante apartado del centro. Se encuentra en una zona de hoteles y grandes edificios donde no hay nada cercano. Lo único bueno es que está a media hora en coche de las Cuevas de Yungang y a 15 minutos de la estación de tren.  A Xuankong se tarda una hora y media.

Datong Hong An International Hotel   (大同宏安国际酒店
28 Binxi Road - Datong, 037006    宾西路28 (大同, 037006  

China: Día 18 – Pingyao: Opinión del Zhengjia International Youth Hostel


Después de pasar toda la noche en el tren, llegué a Pingyao por la mañana temprano. La estación de trenes es muy pequeña, tan sólo tiene unas sala y si queremos ir a la zona turística, basta con salir de la estación y seguir la calle de la izquierda hasta que veamos la muralla, unos quince minutos o así. Es bastante fácil, si lo sabes. Yo iba a ciegas y acabé dando vueltas y pasando por calles rurales rurales. Me llevé una primera impresión patética: casas viejísimas a medio derruir, corrales, perros callejeros por todos lados… Pensaba: “¿dónde me he metido?”.

Hay que tener en cuenta que era muy temprano y aún no había movimiento por la calle. Todo estaba vacío y… deprimente. Tras comprar un mapa y encontrar el hotel, me dormí hasta la tarde porque llevaba ya mucho tiempo sin descansar.

Zhengjia International Youth Hostel

Este albergue está genial. Está construido en un edificio que tiene más de 200 años de historia y grandes personalidades banqueras y financieras de la época se han hospedado aquí.

En realidad son dos edificios: digamos que uno de ellos es más chino (en el que estuve yo) y el que hay justo al lado, que es donde está el pub es el que está lleno de occidentales.


Ambos están construidos alrededor de un patio y todas ellas cuentan con la tradicional cama kang: unas plataformas de dos metros o más hechas de ladrillo. Dentro tienen un colchón muy cómodo y antiguamente se usaban para dormir por la noche y trabajar sentados por el día.


Lo más llamativo de este rústico alojamiento es su método de cierre: un candado enorme.

Preparan comida china y occidental, a precio de Pingyao (que al haberse convertido recientemente en turística está subiendo los precios de modo acelerado).


Hay wifi en el hall y en algunas habitaciones.

Además, lo mejor es su localización. Está en el pleno centro de la ciudad amurallada. Justo en frente del edificio más famoso y más visitado de todo Pingyao: el County Government Office 平遥县衙

La única pega es su personal. No se enteran de nada. El dueño, Bob, es un primor y habla perfectamente inglés y está rodeado de jovencitas chinas que no tienen ni idea de nada. Están más interesadas en pintarse las uñas que en atender la recepción. Tardé más de 20 minutos en hacer el check-in. No entienden inglés (sólo: “Hello, can I help you?”) y parece que una de ellas, la peor, no entiende ni siquiera chino, pues en la zona se habla un dialecto local.

Lo peor vino al hacer el check-out. Fui a la recepción y estaba ella sola. Le di la copia del recibo de haber pagado la habitación por internet (que lo había comprobado ya al hacer el check in) y haber entregado la fianza para que me la devolviera. Pues nada, no me dejaba irme. Yo le decía que tenía que ir a la estación de tren, que lo iba a perder y la tía llamaba por teléfono y me ponía a hablar con otra que lo único que sabía de inglés era el “May I help you?” Desesperante.

Llamó por teléfono tres veces para que hablara con ella. Pero si tenía la copia del recibo y ya me había devuelto la fianza… ¿por qué no me podía ir? La tía ponía unos ojos de… “y yo que sé, pero que no te vas.”

Al final, desesperada, cogí la maleta y le dije en español de todo. Y me fui. Aún no entiendo lo que pasaba por la cabeza de la china, ni lo que pretendía reteniéndome allí. Tan sólo sé que la noche anterior la vi contando botellas en voz alta, y que tuvo que empezar la cuenta 4 veces porque se perdía… con eso lo digo tó.

Cómo llegar al Zhengjia International Youth Hostel de Pingyao

Salid de la estación y continuar por la calle de la izquierda hasta la muralla. Atravesad la West Gate en West Street. A continuación id por West Street y torced a la derecha en Shaxiang Street Entrance. Continuad por por Shaxiang Street y torced a la izquierda en Xihujing Street Entrance, continuad hasta Yamen Street y veréis el cartel.

Si os extraviáis, preguntad por el County Government Office 平遥县衙, está en frente.

Dirección: No.68 Yamen Street, PingYao







La habitación me salió por 216 yuanes las dos noches, con baño privado con booking.es. El baño es como en muchos hostales, la alcachofa de la ducha en la pared, con un agujero en medio del suelo del baño. 

China: Día 16 – Xian: Opinión del Warriors Youth Hostel


Después de 14 horas de tren, por fin llegué a Xian. Del tren me soltaron directamente en la calle, sin pasar por la estación. La estación es un edificio enorme que está en frente de la muralla de la ciudad. Desde aquí es desde donde salen los autobuses para ver los soldados de terracota.

Intenté seguir las indicaciones que me habían dado por email los del albergue, pero no tenía ni idea de dónde se cogían los autobuses. Perdida, comencé a andar sin rumbo. Los taxistas cuando veían la dirección del albergue, me decían que no nos llevaban, que estaba lejos. Así que al final recurrí a un tuctuc que no fue caro y me dejó en la puerta. La verdad es que no era difícil llegar si se sabía dónde coger el autobús.

Warriors Youth Hostel  秦园青年旅舍

El albergue está situado dentro de la ciudad amurallada, se puede ir fácilmente andando a muchas atracciones, como la Torre del Tambor o el barrio musulmán.

No tiene nada que envidiarle a muchos hoteles y la decoración es genial. Hasta en la habitación hay decoración referente a los soldados de terracota. El servicio de lavandería es al peso y no es caro.


Yo lo reservé con booking.es y me salió por 160 yuanes en habitación con baño.


Cómo llegar al Warrior Youth Hostel de Xian:

▪  Desde la estación de tren, Xian Railway Station: Coger el autobús 103 y bajarse en la octava parada. El autobús se coge al noroeste de la plaza de la estación de tren. Hay que cruzar la plaza por su zona central y veréis muchos autobuses a la izquierda de la calle.

▪  Desde North Railway Station: Coger la línea 2 del metro y bajarse en Bei Da Jie Zhan. Desde la salida A coger el autobús 102 ó 103 y bajarse en la parada cuarta, en Yu Xiang Men.


No.98 Beimadao Alley, Lianhu
Xi'an, 710002
China
玉祥门里北马道巷98 , 莲湖区

(西安, 710002)


China: Día 13 – Kunming: Cómo llegar al Upland International Youth Hostel


Gracias al único taxista que quiso cogerme en todo Kunming llegué al hotel. Allí había dejado el equipaje en consigna,  porque para esa noche habíamos reservado en el Upland International Youth Hostel. Este albergue sí que acepta el carnet de alberguista. Parece un hotel. Aunque la recepción es muy pequeña, el edificio es bastante grande y las habitaciones también.

En recepción hablan perfectamente inglés, (vaya, serán de los pocos en esta ciudad que lo hablan) y te dan toda la información turística que necesites. La cafetería-restaurante es algo cara, pero sirven buena comida; aunque las Coca-Colas son más caras que en las tiendas de alrededor y no dejan traerse bebida de fuera.

La terraza está muy bien, pero como llovía a mares, pues no disfruté de nada. Normalmente suelen hacer actuaciones y conciertos en ella los sábados.

El hotel también vende cubos de noodles a un precio asequible y las habitaciones están limpísimas.

La única pega es que sólo hay wifi en el hall y en la cafetería.


El hotel no hace reservas de trenes. Las chicas me explicaron cómo llegar a la estación de tren y allí gestionar todos los desplazamientos que me quedaban en China, porque todos iban a ser en tren.

En la estación, fui directamente al mostrador de información. Un señor poco amable, me indicó, sin ganas, que fuera a una ventanilla en concreto. Llamó por el walkie y, de repente, aparecieron algunos de los letreros de la estación en inglés y los anuncios también (esto sucedió igual en todas las estaciones).

En la ventanilla en cuestión, me esperaba el único empleado que hablaba inglés. Al principio, de mala gana, me indicó que en todos los trenes que yo llevaba apuntados (y que estaban en chino, gracias a las chicas del hostal que me lo habían escrito) sólo quedaban plazas de pie o en asiento duro. ¿20 horas de pie?

Reservé el único en el que me dijo que había litera, el de Pingyao a Datong (y encima, era el único que cogíamos por la mañana…). Cuando vio mi pasaporte, le cambió la cara. Asombrado, dijo “Shibaya!”, y cambió la cosa. Habló un poco de fútbol y me trató muy amablemente. Hasta me buscó vías alternativas a mi viaje para que pudiera ir en trenes con horarios parecidos, aunque fuera sentada, pero no de pié.

El poder del fútbol…

Cómo llegar al Upland International Youth Hostel

▪  Desde el aeropuerto: coger el bus 1 hasta el final de línea (West Inn) por 25 yuanes y luego un taxi, por 10 yuanes.

▪  Desde la estación de tren: coger el bus nº2 hasta Wenmiao y caminar 600 metros o coger el bus nº1 y bajarse en QingYu Jie.

En taxi, la distancia es de 4km y suele costar 15 yuanes.

▪  Desde West Bus Station: coger el bus nº80 hasta XiHua Yuan (la décima parada) allí enlazar con el bus nº95 y bajarse en QingYun jie.
En taxi, la distancia es de 8km y suele costar 25 yuanes.




China: Día 9 – Guilin: Opinión del Green Forest Hostel


Cogí el vuelo a de Hong Kong a Guilin a las 8’50 y en 1h25’ ya estábamos allí… con dolor de cabeza de los niños chinos maleducados que había en el asiento de detrás y cuyos padres pasaban de ellos o se reían. Tuvieron a todo el avión hasta los…

Reservé en la propia web de la compañía Dragonair, que también nos dio comida, a pesar de ser un vuelo de tan poca duración. Los dos billetes nos salieron por 3520 HK$.

Para llegar al centro, cogí el autobús del aeropuerto, que me dejó en el Edificio de la Aviación. Allí había multitud de chinos esperando timarte con los taxis. Después de mucho regatear conseguí uno barato que… me dejó en el quinto c… y mira que tenía la dirección escrita en chino.

Cuando me cuenta de los lejos que estábamos, me iba a dar algo, pasé por mitad de verdaderas chabolas, de barrios enteros sin asfaltar… eso sí: a todo al que pregunté nos ayudó.

Así, después de dos horas y media conseguí que una mujer muy amable llamara a mi hostal para que me guiaran y ella misma me llevó a la puerta.

El Green Forest Hostel fue el primer hostal que visité en China y el que con más cariño recordamos. La reserva la hice con Hosterworld.com y me costó 270 yuanes, habitación con cama de matrimonio y baño privado.

Los empleados son gente joven que habla perfecto inglés. El ambiente es muy hogareño, parece que estás en familia. Y todo está lleno de mochileros occidentales, y es que Guilin está de moda.

Nuestro futbolín del Barça-Madrid en Guilin

El hostal organiza visitas a los puntos más importantes de Guilin: como Yanshuo o las Terrazas de arroz. Pero si buscáis un poco podéis encontrarlas más baratas. Al final da igual, porque las visitas las realiza una empresa externa que aglomera a los clientes de todo Guilin, por lo que yo acabé yendo en un bus con gente de mi hostal pero pagando menos.

La limpieza es… pues china. No está tampoco mal y se nota que lo están renovando porque lo estaban pintando cuando llegué.

El baño sí que me dejó un poco impresionada, pues era la primera vez que veía una ducha que consistía en una alcachofa y un agujero en medio del cuarto de aseo. Pero luego me acostumbré al verla en más sitios.



Lo mejor de todo, además de su carácter hogareño, es su comida. Y unas pizzas excelentes. Echaba en falta ya algo occidental de vez en cuando.


Además, los empleados os ayudan en todo. Llaman a las excursiones, os hacen reservas para otros hoteles para que prosigáis vuestro viaje… lo único es que no gestionan reservas de tren. Pero esto lo hacen en muy pocos.

Tras llegar, descansar un poco y comer, paseé por la ciudad: una de las más bellas de China (hasta que la destrocen con tanta construcción – como vi – y con tanta empresa turística. 

CUIDADO:

Hay otro hostal en Guilin que en chino se pronuncia y se escribe casi igual que éste. Aseguraos de apuntar bien la dirección y de explicársela bien al taxista, porque si no acabaréis como nosotros. 

110-25, South Zhongshan road: 桂林市中山南路110-25号(南门桥旁)
Nombre del hostal en chino:  桂林瓦岗瓦舍(原小洋楼国际青年酒店)

Cómo llegar al Green Forest Hostel:

▪ Desde Guilin South Train Station: 12 minutos andando. camina hacia la izquierda unos 700m, pregunta por el hotel OSMANTHUS (丹桂大酒店), al lado hay un CITS, cruzar la calle por el paso de cebra pero no atraveséis el puente, dejad el puente a vuestra izquierda, allí os encontraréis unos árboles al lado del río y veréis una estatua blanca. detrás de la estatua hay gente jugando a las cartas y pescados en barreños en el suelo. Veréis unas escaleras por fuera y el cartel de Green Forest.

▪ Desde el aeropuerto: coged el autobús que hay a la entrada y que acaba en el edificio de la aviación. Allí coged un taxi hasta el hostal, o hasta la South Train Station.



China: Día 8 – Hong Kong: Chungking Mansions - Cutre es poco


Una vez visto el templo, volví hacia Nathan Road para ver el edificio de las Chungking Mansions. Cuando planeé mi viaje tenía pensado alojarme aquí por ser bastante barato, pero investigando un poco me di cuenta de que era demasiado cutre hasta para mí.

Es un edificio que parece una colmena. Construido en los sesenta, su mala reputación data de los setenta, cuando fue un sitio de reunión para los hippies y los mochileros. Su fama creció durante los ochenta cuando su clientela se hizo cada vez más fea.


Nada más ver la entrada al edificio ya te asustas. Todo oscuro. Las tiendas y los restaurantes se suceden en las dos primeras plantas y luego… miseria y decenas de pisos convertidos en pensiones de mala muerte, donde los bichos parece que te van a devorar. No conozco a nadie que no haya visto bichos en Chungking Mansions, si vosotros no, sois muy afortunados.

Hoy está lleno de inmigrantes africanos y asiáticos que, buscando una vida mejor, han acabado en la pobreza y en las mafias. Un dicho popular es que las Chungking Mansions están en Hong Kong, pero no son de Hong Kong.


Las redadas policiales son pura rutina. Mucha gente se siente atraída por el fuerte olor a rico curry que inunda la calle cuando pasas por el edifico, pero cuando ven la entrada… pues se echan para atrás.

En esta colmena viven actualmente más de 4000 personas. Son 17 plantas compuestas por cinco bloques, A, B, C, D y E. Hay dos ascensores en cada edificio, son tan seguros que se han visto obligados a poner cámaras de seguridad. No se sabe qué es mejor: si meterse en uno de ellos o usar las escaleras sucias y llenas de Dios sabe qué. Las pensiones y hostales son súperbaratos, pero minúsculos y sucios, con colchones finísimos. Es el edificio con más hostales de todo Hong Kong, con 1980 habitaciones, con distintos propietarios.

A todo esto, añado que por todos los habitantes de Hong Kong el edificio es conocido por ser una trampa para incendios. Condiciones insalubres, un sistema eléctrico antiquísimo y en malas condiciones, unas medidas de seguridad inexistentes y varios tramos de escalera bloqueados contribuyen a su fama.  Además, muchas de las habitaciones no tienen ventana, o dan a un minúsculo patio interior, también bloqueado y lleno de cables sueltos, añadiendo más emoción al asunto. Por todo esto, ha tenido bastantes incendios y explosiones a lo largo de su historia.

Debido a una gran explosión que hubo, en 1999 decidieron mejorar un poco su aspecto, pusieron cámaras de seguridad, contrataron seguratas y limpiadores. Hay más redadas policiales y más patrullas de inspección.

Aun así, mi impresión fue la de un edificio-isla en pleno centro de Hong Kong, en su zona más turística, donde imperan los ilegales, la prostitución, el tráfico de droga y de todo tipo de productos, falsificación de documentos, mafias… y restaurantes de curry. No quiero pensar cómo sería antes de las mejoras…


China: Día 6 – Hong Kong: Opinión del Ovolo Hotel 100 Shek Pai Wan Road


Tras vivir la experiencia del timo del taxi en el hotel de Shanghai, cogí el vuelo hacia Hong Kong que había reservado con Barceló Viajes online por 160€.

Nada más aterrizar, el autobús que nos llevaba del avión a la terminal del aeropuerto se tragó una valla. El golpe me asustó mucho y me hice daño, porque íbamos mucha gente de pié y cargados de mochilas y maletas. Empezábamos bien…



Llegamos al aeropuerto y lo primero que hice fue comprar la Octopus Card, porque es lo más útil para coger todo tipo de transportes. Fue fácil porque está muy bien señalado el mostrador.

Después de cambiar dinero, me dirigí al puesto de información turística y allí cogí algunos planos. También me indicaron la manera más barata y rápida de llegar a mi hotel.

Ovolo Hotel 100 Shek Pai Wan Road  香港仔石排灣道100

Para llegar desde el aeropuerto me subí el autobús A12, que nos costó 48HK$ y tardó 85 minutos. Me bajé en la parada Tin Wan Street, Aberdeen Praya Road, que está justo en frente del hotel.  

En taxi nos costaría unos 400HK$

La reserva la hice en la web del hotel, porque las ofertas que tenían eran mucho mejores que las de cualquier central de reservas. Me salieron las tres noches en habitación deluxe con vistas a la bahía por $2,634. Quería un poco de lujo después del hotel anterior…

Nada más llegar al hotel, me recibió un montón de personal trajeado. Me sentaron en el bar y me ofrecieron algo de beber totalmente gratis mientras realizaban ellos el check-in. Se presentaron todos en perfecto inglés, hasta el encargado. Después vino un chico, que era el relaciones públicas y el encargado de turismo. Me dio su tarjeta y me dijo que lo buscáramos si necesitábamos cualquier información turística o cualquier reserva. Con la pinta de mochilera que llevaba…

Lo más llamativo es que todo el hotel tiene luces de diseño por todos lados, hasta el ascensor.


La habitación era increíble. No muy grande, pero las vistas eran impresionantes. Además, ofrecían un montón de servicios gratuitos, hicieras la reserva que hicieras:
  • Buffet desayuno todos los días.
  • Mini bar gratuito: todos los días reponían dos Coca-Colas, dos zumos, dos botellas de agua con gas y cuatro de agua mineral.
  • En la habitación también había una kettle y todos los días ponían un montón de sobrecillos de café y de té.
  • Los amenities del baño eran de lujo. Había de todo.
  • En la cama teníamos un detalle de bienvenida. Una bolsita con un montón de chocolatinas y bolsas de chucherías.
  • Zapatillas ultracómodas de pelo.
  • Mochila del hotel y bolsa para meter la colada.
  • Lavadora y secadora gratuitas.
  • Happy hour. Todas las noches podías coger de los frigoríficos del bar todo lo que quisieras beber y ponían algunas tapitas.
  • Gimnasio gratuito 24h.


Vistas desde la habitación


¿Qué más pedir? Fue todo maravilloso. La lavandería es self-service. Bajas a la planta del gimnasio y allí hay detergente y suavizante para que tú te hagas la colada.

Además, te daban toda la información que necesitabas sobre cualquier cosa. Súper amables y elegantes.

Y… lo mejor de todo. Tele en 3D en la habitación, con tus gafas y un montón de videos para ver. También podías pedir gratis que dejaran una Xbox.   Sin duda, repetiría.