Mostrando entradas con la etiqueta Datong. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Datong. Mostrar todas las entradas

China: Día 22 – Datong: Visitando las Yungang Caves 云冈石窟


Para terminar, desde Henshan comenzamos el descenso para llegar a las Yungang Caves, a una hora y media, dos horas.

A 16 km de Datong encontramos 53 grutas excavadas en la montaña en el año 460. Se dice que más de 1500 esculturas han sido robadas, pero las más de 51.000 que quedan no dejan indiferente a nadie.

La entrada comienza por un macrocomplejo donde hay que atravesar un hall donde hay servicios, un pasillo con templos y tiendas de recuerdos y de dulces típicos, un museo y un parque con lagos. Es bastante bonito.




  • Las grutas 1, 2, 3 y 4 no tienen mucha importancia porque están muy deterioradas.
  • En la gruta 5 hay una estatua de Buda de 17 metros.
  • La número 6 es la de Sakyamuni, con un pilar de 5 metros en cuyas caras hay más de 20 esculturas que describen su vida. Las paredes están llenas de budas y geneicillos esculpidos.
  • El techo de la gruta 12 está lleno de hadas bailando y músicos.
  • Las grutas del oeste, de la 16 a la 20, son las más antiguas. En la 18 hay un gran Buda en cuyo vestido se han esculpido más de 1000 budas pequeños.





Las grutas de Yungang son, junto con  las de Longmen (que las hicieron los mismos – los Wei del Norte), el mayor grupo de grutas conservado en el país. En el 2001 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Son impresionantes.



Desde las cuevas, nos devolvieron al hotel. Allí cogí las mochilas de la consigna y me pillé un taxi a la estación. Me esperaba mi último tren nocturno: vuelta a Pekín.  

Cómo llegar a las Yungang Grottoes

         ▪   Autobús: coged el número 4 en la estación de tren, Datong Railway Station 大同站 y bajad en Xin Kai Li 新开. Allí coged el autobús 3-1 que os lleva directamente a la entrada de las cuevas.

         ▪   Taxi: suele costar unos 50 yuanes.

         ▪   Tickets: 120 yuanes.

         ▪   Horario: de 8’30 a 17’00

China: Día 22 – Datong: Visitando Henshan 恒山, la montaña sagrada


Después de ver el Monasterio Colgante, nos subieron en el autobús para continuar nuestro viaje por una carretera de montaña y disfrutar de todo el paisaje de Henshan.

Henshan es una de las 5 montañas sagradas del Taoísmo (Wu Yue) en China. Se encuentra a 62km de Datong.

La entrada a la montaña cuesta 20 yuanes, que incluye la subida en minibús hasta donde empieza el camino para subir andando hacia la zona de los templos. Pero, los templos cuestan unos 55 yuanes. También hay un teleférico por 30 yuanes la ida, 25 yuanes la vuelta y 45 la ida y vuelta. 

Como llegué tan tarde allí, la cola para el teleférico era enorme, así que los chinos que iban conmigo se quejaron y decidieron subir andando hasta donde pudieran y que les devolvieran la parte del dinero que costaba el ticket. Yo me fui con ellos, pero no entré en ninguno de los templos, era una estafa.


La subida es muy dura. Yo llegué hasta la mitad porque tenía miedo de perder a los chinos y que me dejaran tirada allí y no saber volver (después de lo de Kunming, ya había aprendido la lección). Así que llegué hasta donde ellos. Eso sí, las vistas eran maravillosas.


Cuando bajamos, nos volvieron a subir a la furgoneta y nos fuimos a uno de los restaurantes más cutres en los que he estado con visitas organizadas (hombre, no tanto como la chabola de Guilin). La comida estaba fría, los platos sucios, hasta los palillos estaban sucios. Menos mal que yo seguía llevando los cubiertos de plástico del avión. Aun así, ni los chinos comieron. Tan sólo comí un poquito de arroz, no me fiaba, porque si los chinos estaban poniendo mala cara ante los platos… y encima veía cómo sobraba muchísima comida de las mesas… algo me decía que la comida estaba fría porque lo que se sobraba se lo encasquetaban al siguiente como si nada, sin recalentarlo ni ná.


China: Día 22 – Datong: Xuankong (El Monasterio colgante)


Quedamos en el hotel de Datong a las 8 con el guía. Con él íbamos a visitar Xuankong, Henshan y las Grutas de Yungang. Éste nos montó en una furgoneta y salimos a recoger a los demás viajeros a sus hoteles. Había 10 plazas y cada vez que iba a un hotel se ponía discutir sobre los precios. No se ponían de acuerdo porque en China se timan hasta a ellos mismos y no hay precios pactados de casi nada.

En la furgoneta íbamos nosotros y tres franceses, todos los demás eran chinos. Y a los pobres franceses les habían clavado el triple que a nosotros!!! Además, vino con nosotros una china gorda con su hijo. Las únicas plazas que quedaban eran sentadas al lado de los franceses. Se enfarrucó, y no hubo manera. Le chilló al guía y armó la de Dios, porque no quería sentarse con occidentales. Al final, decidió ir sentada en el asiento del copiloto con el niño, de unos diez años, en sus piernas, para que no se tuviera que mezclar con nosotros. Increíble el racismo que nos encontramos a veces. La copiloto, que hacía de guía, tuvo que aguantarse y sentarse a nuestro lado.



Entre todos estos líos y los manejos de dinero pallá y pacá, salimos a las tantas, nos tiramos 3 horas de acuerdos.

Xuankong 悬空寺- The Hanging Monastery 

Nuestra primera parada fue el Templo Colgante. Esta maravilla está a los pies del monte de Henshan y a 65km de Datong.


Construido en el 491, se ha mantenido colgando de la montaña más de 1400 años. Es una maravilla arquitectónica que junta el budismo, el taoísmo y el confucianismo. Dentro, hay esculturas de Sakyamuni, Confucio y Laotzu juntos, algo muy poco usual. Hay 40 habitaciones y 80 esculturas, pero no se pueden visitar.



La razón de construir un monasterio colgando de la montaña estaba en salvarlo de las inundaciones. La montaña lo cobijaba, y aún lo hace, de la nieve y de la lluvia, además de protegerlo del sol. Un lugar tan remoto también cumplía con los preceptos del taoísmo: no habría ruidos, estando a tanta altura.



Las vistas son espectaculares pero la visita es un poco decepcionante. Es un monasterio pequeño, y las colas son inmensas. Además, estas colas no tienen control alguno, por lo que yo no sé cómo ha resistido tantos años en pie. La gente se agolpa por los pasillo, asomándose a los balcones (que son muy bajos) y te empuja. Hay que tener mucho cuidado y llega  a ser agobiante. Como el monasterio está sostenido por pilares de madera, en muchos casos, al haber tanta gente agolpada, sientes cómo se mueve el edificio e incluso ves los balcones moverse.



Es todo un milagro que aún siga allí.

Cómo llegar a Xuankong (The Hanging Monastery)
  • Autobús: Desde la estación de autobuses de Yantong Road (Datong Coach Station), sale un autobús a Hunyuan County. Desde allí se puede coger el autobús 8 o un taxi hasta el monasterio.
  • Taxi: un viaje Datong-Monasterio-Datong puede salir por 150 yuanes si se negocia bien.
Horario: de 9’00 a 17’00
Tickets: 130 yuanes
  • CITS: Hay una oficina de CITS dentro de la salida principal de la estación de tren. La estación la lleva un tal William Gao y ofrecen una visita diaria que incluye Yungang Caves, The Hanging Monastery y Ying Xian Wooden Pagoda. El precio suele ser de 225 yuanes incluidas las entradas y la comida, o 100 si no las incluye. También hay otros CITS fuera del Datong Binguan.
  • HOTEL: Los hoteles también suelen tener estas visitas organizadas pero su precio se dispara. A nosotros nos cobraron más de 600 yuanes. 


China: Día 21 – Visitando Datong


Datong es una megaciudad de más de tres millones de habitantes. Cuenta con uno de los mayores yacimientos de carbón de China y está muy cerca de Mongolia Interior. Tiene aspecto de ser una ciudad bastante rica.

La ciudad en sí apenas tiene interés turístico, sin embargo, es un sitio muy visitado para hacer noche y visitar lugares cercanos, como Xuankong o las Grutas de Yungang; aunque algunos prefieren venir en un tren nocturno desde Beijing, realizar las visitas y volver de nuevo en el tren, ya que  Beijing está a sólo 6 horas.

La estación de tren está en el número 1 de Zhanqian Street. Fue construida en 1914 para transportar el carbón. Al ser el principal proveedor de carbón de todo el país, la estación aún conserva esta función, además de transportar viajeros. Eso sí: es la estación de tren más limpia que he visto en toda China.

La ciudad está en obras por todas partes, por lo que si os empiezan a dar vueltas con el taxi probablemente se deba a que hay muchas calles cortadas, al igual que en Kunming. 

Hasta allí se puede llegar usando los autobuses  2, 3-2, 4, 8, 15, 30, 35, y 42.

Las atracciones más importantes son:
  • El Muro de los Nueve Dragones: Data de la Dinastía Ming y es el más grande de este tipo en este país, con 45m de largo y 8m de alto. Abre de 9’00 a 17’00 y cuesta 10 yuanes. Se llega allí por medio del autobús 4. Da Beijie.
  • El Monasterio de Huayuan: monasterio del s.XI para una de las facciones del Budismo Zen. Aquí se encuentra la sala del Tesoro Poderoso: la mayor sala de culto budista de China. Cuesta 80 yuanes. Abre de 9’00 a 17’00. Se llega cogiendo los autobuses 15, 4 o 30 con parada en  Weidudadaoqingyuanjieku Station. Desde allí hay que caminar un poquito hacia el este.

Como en el hotel me habían dicho que tenía que esperar a mañana para realizar la visita al Monasterio Colgante al día siguiente, utilicé este día para pasear un poquito por la ciudad tranquilamente, para relajarme en la piscina cubierta del hotel y para descansar, que falta me hacía. 

China: Día 20 – Datong: Opinión del Datong Hong An International Hotel



Después del incidente con la “inteligente” del hostal de Pingyao, llegué a tiempo a la estación de tren. Allí pude coger el único tren en el que conseguí ir en litera dura, ya era algo, si consideramos que las literas blandas son casi inexistentes para la gente de a pie.

Al caer la noche lleguéa Datong, cada vez estaba más cerca de conseguir nuestro objetivo: dar la vuelta a China.

Como era muy tarde, decidí no calentarme la cabeza y pillé un taxi no muy caro, después de negociar con muchos. Precio pactado, que ya me sabía yo el truco del GPS (si te insisten en que lo ponen, desconfía porque normalmente están trucados para cobrarte más). Y tras unas carreras de infarto, saltándose todos los semáforos que pudo y haciendo verdaderas barbaridades en la carretera a toa hostia y con música dance altísima, conseguí llegar al hotel sin que me diera un infarto.




Datong Hong An International Hotel

Harta de hostales, reservé sobre la marcha un hotel de 5 estrellas con booking.es. Con el desayuno incluido las dos noches me salieron por  596 yuanes, un lujazo.

El hotel está bastante bien. En recepción sólo un empleado habla inglés, pero lo hace perfectamente.

La habitación que tuve fue bastante grande, limpia y con wifi. Contaba con bañera y ducha y acceso gratuito a la piscina cubierta. La piscina está genial, sobre todo por la decoración que tiene, llena de plantas artificiales.

El desayuno buffet es bastante amplio: hay un apartado para cocina china, otro para cocina taiwanesa y japonesa; y otro para cocina occidental, con un chino que hacía las tortillas delante de los huéspedes. Había de todo. 

El hotel también cuenta con 4 restaurantes y una cafetería. El restaurante occidental está en la misma planta donde se realiza el desayuno. La carta con los precios se puede ver a la entrada y es bastante escasa y cara. De hecho, le puse una cara a la camarera… primero le pregunté, después de ver la carta, que dónde estaba el apartado de comida occidental y  me indicó las mismas hojas que ya había mirado. Asombrada, le dije que occidental eso no era, que era todo pescado crudo y cosas raras. Ella se quedó más asombrada aún, con cara de: “Pues si ésta que es occidental dice que esta comida no es occidental, ¿qué estoy vendiendo yo?”

Decepcionada decidimos no probar el restaurante porque ni los nombres de los platos los ponía en inglés.

El hotel tiene una oficina de información turística, pero nadie habla inglés y todos allí te remiten al mismo hombre de la recepción, el de siempre. Con él contraté la visita a las Cuevas de Yungang, al Monasterio Colgante y a Henshan. Fue bastante caro y no aceptó negociaciones. Intentamos dar con CITS, pero no la encontramos, visitamos una agencia de viajes que estaba en esa misma calle pero era aún más cara. 

Pero no desistáis, si tenéis tiempo, buscad CITS (luego lo encontré y no estaba tan lejos) que los precios de sus ofertas suelen ser más baratas.



Como localización el hotel está bastante apartado del centro. Se encuentra en una zona de hoteles y grandes edificios donde no hay nada cercano. Lo único bueno es que está a media hora en coche de las Cuevas de Yungang y a 15 minutos de la estación de tren.  A Xuankong se tarda una hora y media.

Datong Hong An International Hotel   (大同宏安国际酒店
28 Binxi Road - Datong, 037006    宾西路28 (大同, 037006