7 lugares imprescindibles que ver en Getxo en una mañana



En la margen derecha de la ría de Bilbao, Getxo se alza manteniendo aún el encanto de una de las zonas preferidas para vivir de las familias poderosas de principios del siglo XX. La burguesía industrial bilbaína de la época construyó aquí sus mansiones, en un entorno natural envidiable, de cuyas vistas aun puedes disfrutar hoy. 


Qué ver en Getxo en una mañana

1. El Fuerte de La Galea: conocido también como el Castillo del Príncipe, es una construcción militar del siglo XVIII. Desde su torre se podían vigilar las velas de los barcos que se acercaban y controlar el comercio marítimo. Allí mismo tienes una amplia zona de aparcamiento, donde dejar tu coche y aprovechar para caminar por el paseo de La Galea, desde el que disfrutarás de las vistas de los acantilados que recorren la Ría de Bilbao y del Molino de Aixerrota.


2. El Puente de Vizcaya: Patrimonio de la Humanidad desde 2006, este puente transbordador une Las Arenas (Getxo) con Portugalete. Fue inaugurado en 1893, siendo el primero de su tipología en el mundo​ y uno de ocho que aún se conservan. Su construcción se debió a la necesidad de unir los balnearios existentes en ambas márgenes de la ría, destinados a la burguesía industrial y a los turistas de finales del siglo XIX. Puedes visitarlo subiendo en un ascensor panorámico a una pasarela peatonal que hay en la parte superior (8€) o montarte en el transbordador por 0’40€.


3. Las Galerías de Punta Begoña: puedes ver este extraño edificio de 1919 en frente del Paseo Marítimo. Su diseño lo realizó Rafael Bastida para contener la ladera del muelle Arriluze, y formaban parte del desaparecido palacio de la familia Echevarrieta, quienes las usaban como lugar de recreo o para hacer negocios. Una familia de las más pudientes de la época, que fue impulsora de Iberia, del metro de Barcelona y de la urbanización de la Gran Vía de Madrid. Hoy sólo se puede ver su interior solicitando una visita guiada que organiza el Ayuntamiento de Getxo. 


4. El Puerto Viejo de Algorta: lugar pintoresco, que mantiene el encanto de los antiguos puertos pesqueros y donde algunos dicen que nació el kalimotxo. Para visitarlo, puedes ir en tu coche o coger el autobús de la Línea A3472. 


5. Palacio de Lezama: el edificio construido para la familia Lezama-Leguizamón, vinculada a la minería y al BBVA, data de 1902 y está inspirado en el Palacio Monterrey de Salamanca. Actualmente sigue siendo habitado por los integrantes de esta poderosa familia. 


6. El Paseo de las Grandes Villas: recorriendo este bello paseo junto al mar, podrás apreciar increíbles villas de finales del XIX y principios del XX, pertenecientes a la clase social que creó el barrio de Neguri en el que se encuentran. En la zona destacan palacios como el de Eguzkialde, también conocido como la Casa de la Alcaldesa por pertenecer a Pilar Careaga (la primera alcaldesa de Bilbao, el Palacio San Joseren, el Palacio Kai-Alde, el Itxas Begi, o el Palacio del Marqués de Olaso.



7. Monumento a Churruca: de estilo art-decó está compuesto por una torre-faro que representa el triunfo del hombre sobre el mar. Delante de esta especie de obelisco se encuentra una estatua que representa la Industria y otra que representa la Navegación. Sentado en la torre aparece la figura de Evaristo de Churruca, ingeniero navarro que canalizó la Ría y se encargó de las obras del puerto de Bilbao. El monumento es obra de Miguel García de Salazar, quien la esculpió en 1939. 


Dónde aparcar en Getxo

Getxo es uno de los enclaves elegidos por los que van a visitar Bilbao y quieren ahorrarse un parking, o el pago del OTA. De hecho, puedes aparcar en Getxo, visitarla por la mañana y coger el metro hacia el centro de Bilbao para seguir pasar el resto del día allí.

Para visitar la zona de la Galea y el Puerto Viejo de Algorta, es mejor que vayas en coche, veas estas zonas y aparques luego en un sitio más céntrico.

El coche lo puedes dejar gratis en el Muelle de Ereaga, cerca de la Oficina de Turismo, en el Puerto Deportivo, en la calle Arkotxa y frente al Palacio de Lezama.

Compártelo

Entradas relacionadas