La manera más sencilla de subir a la cima de Hallasan - Jeju



Para ascender a Hallasan hay cuatro rutas distintas. Sin embargo, sólo dos de ellas llegan hasta la cima de la montaña.

1. Gwaneumsa Trail:

🌄 Distancia: 8’7 km (ida).

🌄 Duración: unas 9 – 10 horas.

🌄 Llega a la cima.

🌄 Parking: al norte de Hallasan, a un kilómetro del Templo Gwaneumsa.

2. Seongpanak Trail:

🌄 Distancia: 9’6 km (ida).

🌄 Duración: 9 horas.

🌄 Llega a la cima.

🌄 Parking: Seongpanak Carpark

🌄 Los autobuses 781, 781-1, 782, 782-1, 782-2 llegan al inicio de ruta.

3. Eorimok Trail:

Distancia: 4’7 km (ida).

Duración: 3 horas.

No lleva hasta la cima.

4. Yeongsil Trail:

Distancia: 3’7 km (ida)

Duración: 2 horas.

No lleva a la cima.

La manera más sencilla de subir a la cima de Hallasan

Aunque, a priori, te puedan asustar los 9’6 kilómetros que dura la ruta Seongpanak, es la más sencilla para llegar al punto más alto de Corea del Sur. El otro camino que lleva allí, Gwaneumsa, dice que es algo más pintoresco, pero es más estrecho, no hay transporte público que lleve allí y es más fácil que cuando llegues esté cerrado de improviso debido al tiempo.

Una vez en la entrada, que está justo delante del parking gratuito (al menos cuando yo fui), tienes que mirar muy bien el horario y si te da tiempo a hacer el camino. Puede ser que vayas justo de tiempo y no te dejen subir a la cima:

Horario del Seongpanak Trail

De noviembre a febrero:
★ Abre a las 6’00.
 Tienes que haber cruzado la entrada antes de las 12’00.
 Tienes que haber cruzado el Jindallaebat Checkpoint antes de las 12’00. Si no has llegado a este punto de la ruta a esa hora, te harán volver y no podrás seguir subiendo.

Mayo y agosto:
 Abre a las 5’00.
 Tienes que haber cruzado la entrada antes de las 13’00.
 Tienes que haber cruzado el Jindallaebat Checkpoint antes de las 13’00.

Marzo, abril, septiembre, octubre:
 Abre a las 5’30.
 Tienes que haber cruzado la entrada antes de las 12’30.
 Tienes que haber cruzado el Jindallaebat Checkpoint antes de las 12’30.


El sendero se divide en tres tramos: fácil al principio, normal en medio y difícil los últimos 2’3 km, en el que hay que salvar un desnivel muy grande en poca distancia.

De vez en cuando es posible ver mapas que dicen en qué kilómetro estás de la cuesta y cuánto te queda para llegar. Pueden ser muy alentadores y que te den ánimo para seguir subiendo, o todo lo contrario.


El camino comienza con desnivel pequeño por un ancho sendero rodeado de naturaleza, incluso hay alfombras en el suelo para que el leve ascenso sea más llevadero. Aunque eso es sólo al principio. Después de atravesar este tramo, viene uno lleno de pasarelas y escaleras de madera, que también es muy sencillo. 


Cuando hayas llegado a Sokbat, ya llevarás hechos los primeros 4’1 km. Allí hay una zona de descanso protegida de la lluvia y del sol, y unos aseos con fosa séptica. Los más sucios que he visto en este país.


El ascenso continúa por escaleras de madera y senderos, hasta que comienzan las escaleras de piedra. Allí empieza lo jodido. Tanto para subir, como para bajar. Las rocas se escurren con tanta humedad y mucha gente se tuerce el tobillo y se cae en este tramo. Hay que ir con mil ojos. Es el camino llamado “normal”.



Con esfuerzo llegarás a Jindallaebat. Aquí está el checkpoint en el que comprueban que vas a buen ritmo. Si no llegas a este punto en la hora marcada, te cerrarán la valla y tendrás que dar media vuelta. Aquí hay otra zona de descanso y la última oportunidad de ir al baño. Comienza el tramo duro.




Los últimos 2’3 kilómetros los harás por caminos llenos de rocas deslizantes hasta que llegues a las pasarelas. Desde allí el paisaje es increíble. Te dará ánimo para seguir subiendo.



Parece que las escaleras no acaban nunca, pero antes de que te des cuenta llegarás a la cima: el Lago Baeknok. Habrás conseguido subir a 1.950 metros de altura. Si tienes suerte, podrás disfrutar de las vistas del lago, pero lo normal es que esté inundado por la niebla.


Una vez arriba, no te olvides hacerte una foto con la roca. En la entrada del camino, junto al parking, hay una taquilla en la que puedes adquirir un certificado de tu hazaña para llevártelo de recuerdo a casa. Pero para eso, hay que demostrar que lo has hecho. Si no enseñas esta foto, no lo podrás comprar. Son muy estrictos.


En el Lago Baeknok no acaba la ruta, ésta sigue hasta unirse con el Gwanneumsa Trail. Si no quieres darte media vuelta y volver al parking, puedes seguir caminando cuesta abajo los 8’7 km que tiene este camino. Para hacer esto, tienes que haber empezado el descenso por él antes de las 14’30, pero puede que esté cerrado.


No obstante, si quieres y puedes continuar andando, ten en cuenta que en Gwanneumsa tendrías que coger un taxi de vuelta al parking de Seongpanak para coger tu coche o el autobús, coger un taxi hasta tu hotel o ir andando un kilómetro más hacia el parking y rezar porque pase algún autobús, porque por allí no son frecuentes.



Cosas a tener en cuenta para subir a Hallasan

🌄 Trae comida y bebida de sobra: no hay nada para comprar allí. Tan sólo hay una tienda, pero está a la entrada. Se supone que hay dos fuentes a lo largo de los 9 km, pero yo no las encontré.

🌄 Al haber tantísima humedad, se pierde mucha agua. No está de más que te eches bebidas tipo Aquarius para reponer las sales minerales e hidratarte.

🌄 Lleva calzado adecuado: el camino es de montaña, es rocoso y, además, se escurre.  Nada de chanclas.

🌄 Lleva crema solar.

🌄 En la cima, hace viento y fresquito en verano. Un chubasquero fino no te vendrá mal.

🌄 Ten en cuenta que el tiempo aquí es imprevisible. Puede cambiar de un momento a otro.




Compártelo

Entradas relacionadas