Día 5 – Rusia: San Petersburgo - Visita a la Catedral de Kazán y a la Catedral de San Isaac


Antes de coger el tren para llegar a Moscú, visitamos los dos templos importantes que nos quedaban por ver cerca de la Avenida Nevski. El primero de ellos fue la Catedral de Kazán, casa del obispo ortodoxo de la ciudad. Está inspirada en San Pedro de Roma y dentro siempre hay una cola de creyentes esperando su turno para besar el icono de Nuestra Señora de Kazán. Su diseño refleja el deseo del excéntrico zar Pablo de unir el catolicismo y la ortodoxia en un tipo de súper-cristiandad, y su fascinación por los Caballeros de la Orden de Malta, de la que él era miembro. Poco después de mandarla construir, murió asesinado en un golpe de estado. (Horario: de 7’00 a 18’00. Precio: la entrada es gratuita).

Hay vestir con decoro, pero no es necesario el pañuelo en la cabeza para las mujeres.

Desde allí, nos dirigimos a la Catedral de San Isaac, la más grande de la ciudad. Las entradas las compramos por internet para ahorrarnos la interminable cola. San Isaac destaca por su cúpula dorada. Su interior es muy llamativo, pero merece la pena subir los 262 escalones para obtener grandiosas vistas desde arriba. Sólo para la cubierta de la cúpula se usaron 100 kilos de oro.



La Catedral tiene planta de cruz griega con una enorme cúpula central, visible desde todos los puntos del centro histórico, y cuatro cúpulas pequeñas, una en cada esquina. La cúpula central, recubierta de oro, está sostenida por una columnata y una balaustrada decorada con 24 estatuas de ángeles y arcángeles.



Su interior es enorme. Puede albergar a más de 14.000 personas dentro. Todo está lleno de mosaicos, columnas de malaquita y lapislázuli, mármoles, frescos, 350 esculturas… Lo más llamativo es el vitral del altar central, llamado “La Resurrección de Cristo”, algo raro en una iglesia ortodoxa. (Precio: 250 Rublos.  Precio para subir a la cúpula: 150 Rublos más. Cierra los miércoles.  http://eng.cathedral.ru/


En el exterior se encuentra la Plaza del senado y el monumento del Jinete de Bronce, una estatua ecuestre de Pedro I cuya base es una enorme roca de granito rojo de 1500 toneladas. Se la conoce como la Piedra de Trueno y se dice ser la piedra más grande movida por el hombre. Se la trajeron desde el Golfo de Finlandia, en una sola pieza, montada en una especie de trineo. El viaje para recorrer estos 6 km tardó nueve meses y en él participaron más de cuatrocientos hombres.

Nuestra siguiente parada sería la estación de tren para pasar la noche en el Grand Express y llegar a Moscú.



Compártelo

Entradas relacionadas