Opinión del Grand Express – Mi viaje de San Petersburgo a Moscú

Nos despedimos de San Petersburgo por unas semanas para coger el tren que nos llevaría a Moscú. Para aprovechar más el tiempo y vivir una experiencia única, apostamos por el Grand Express, que tenía unos precios mucho más asequibles que la otra opción ferroviaria de lujo, el Flecha Roja.
El tren es toda una institución en Rusia. En el año 2002, fue el primero en ser privatizado y ahora lo lleva la empresa JSC TC Gran Service Express, que lo anuncia como un hotel sobre ruedas. Con todos los servicios de un hotel, el Gran Express ofrece un viaje único entre las dos ciudades más famosas de Rusia.
El Grand Express sale de la estación de Moskovsky Vokzal, una estación que está en plena Avenida Nevski, por lo que es muy fácil llegar a ella. La estación de metro de Mayakovskaya está al otro lado de la plaza. Una vez en la estación, hay que quedarse en el hall de la entrada para ver los carteles donde van apareciendo los nombres de los trenes y las plataformas donde se van a colocar. Es bastante engorroso porque en todo el hall no hay ningún asiento y está todo lleno de gente esperando. Tampoco te puedes sentar en el suelo, como pasa en muchos aeropuertos, porque los guardas vienen y te llaman la atención. El otro punto importante es que los carteles van apareciendo en ruso. Al menos cuando nosotros fuimos, no había nada en inglés. Le preguntamos a un guardia y nos lo explicó como pudo. Tuve que esperar hasta diez minutos antes de la salida para que pusieran a qué plataforma tenía que ir.
Cuando llegamos al andén nos encontramos con una azafata por vagón, con un uniforme muy bonito, que iba ayudando a los pasajeros. Nos llevó al compartimento y nos enseñó nuestra “habitación” y cómo se volvían los asientos en camas, bastante grandes y cómodas. Todo estaba impecable. Lo que más me llamó la atención fue el armario que se abría y se transformaba en un aseo.
Al rato nos trajo la carta con el desayuno. Apuntó a qué hora queríamos que nos los sirviera y qué queríamos elegir entre las opciones que había. Y la dirección de nuestro hotel en Moscú, porque el transfer va incluido en el precio.
Nuestro compartimento fue uno en 1ª Clase Business. Este tipo de vagones tiene 9 cabinas con dos camas: una abajo y otra arriba. La puerta se abre y se cierra con tarjeta. Tenía aire acondicionado, ropa de cama, una mesa, un espejo, enchufes en un montón de sitios… Lo contratamos a través de su propia página web. Los servicios se encuentran en ambos extremos del vagón.  Lo único malo es que no hay mucho espacio para dejar el equipaje. Pero nos ajustamos.
Como todos los trenes rusos, salió muy puntual, a las 23’44 exactas. Y tenían razón los folletos de publicidad, el traqueteo hace que te quedes dormido en un minuto. Y la única pega, que duró muy poco. Las 8 horas y media que tardó en recorrer los 635 km que nos separaban de Moscú se me pasaron volando.
Grand Express San Petersburgo- Moscú
En el billete de 1ª Clase Business viene incluido:
- Desayuno.
- Wifi gratis, que funciona estupendamente y sin tener que registrase.
- Set de snacks y fruta de bienvenida.
- Amenities en el aseo del compartimento.
- Transporte en coche privado desde la estación de Moscú hasta vuestro hotel.
Hay que reservarlo con muchos días de antelación. Yo lo reservé más de un mes antes y ya había muchos billetes vendidos. https://www.grandexpress.ru/en/tickets/

Compártelo

Entradas relacionadas