Visitando la Sinagoga del agua de Úbeda


De vuelta a casa he tenido la suerte de que mi amigo Manolo, experto en la materia,  me recomendara visitar esta nueva maravilla que tiene Úbeda. Y es que en cada obra que se empieza a hacer en la ciudad  se acaba descubriendo algo nuevo.

¿Os imagináis llevar toda la vida viviendo sobre un pedacito de historia sin saberlo? Tal es el caso de esta antigua sinagoga. Una constructora compró un grupo de viviendas antiguas para hacer nuevos edificios y cocheras y, cuando empezaron a excavar, se encontraron  con un montón de restos arqueológicos que habían estado escondidos durante cientos de años. Tardaron dos años en en acabar el puzzle, pues todo estaba lleno de escombros y muy bien escondido. Los arcos estaban ocultos entre los muros de la casa, las columnas estaban tapadas con azulejos… Después de tanto esfuerzo consiguieron saber que se trataba de una sinagoga, a pesar de las polémicas que también ocasionó en su día tal afirmación, pues no existe referencia histórica alguna que haga referencia a su existencia en Úbeda.

La visita es siempre guiada y se divide en varios espacios:

En la entrada hay una pequeña tienda de recuerdos y es donde comienzan las visitas. Durante todo el recorrido la luz tenue, loa romas de las velas y la música sefardí de fondo ambientan la visita.

La primera sala que nos encontramos es la Sala del Inquisidor, llamada así porque en la fachada de la casa contigua se conserva el escudo de la Inquisición y popularmente se la conoce como la Casa del Inquisidor. La sala extraña, pues está llena de referencias a la expulsión de los judíos y muestra decoraciones con símbolos cristianos del siglo XV. Se cree que en su día formó parte de las estancias del rabino.

A la izquierda encontramos el patio, donde aún quedan dos columnas enteras originales con sus capiteles en forma de hoja de palmera de siete ramas simbolizando la menorah, el candelabro judío de siete brazos.


Por unas escaleras continuamos la visita atravesando la Puerta del Alma, original del edificio. A la izquierda de la sala, en la parte superior, se ve una galería con arcos donde se colocaban las mujeres y los niños para observar los rituales sin que los hombres las pudieran ver a ellas. Es curioso cómo esta galería fue hasta hace poco el balcón de una casa normal en el que los arcos y las paredes estaban ocultos con azulejos de la época y con barandillas. Desgraciadamente, no se puede subir.

La parte inferior de la sala, dedicada a los hombres, cuenta con siete pozos comunicados entre sí. Era importante para los judíos el elemento del agua, pero siempre tenía que ser agua en movimiento, nunca estancada. Aún se puede observar este detalle en alguno de sus pozos.

Volviendo al patio, bajamos por otras escaleras hacia la parte más importante de esta sinagoga, atravesando un estrecho pasillo que la hace parecer la entrada a una cueva. El Mikvéh, reservado al baño de purificación. Una sala sin adornos, en la que tan sólo hay un espacio pequeño en el centro, con unos escalones para bajar al agua. En una de sus paredes hay un hueco por el que entra la luz del sol. Durante el solsticio de verano, la luz se proyecta directamente sobre el agua del Mikvéh, convirtiéndolo en un acontecimiento único.


Acabamos la visita en la bodega, donde se exponen las tinajas originales que se encontraron semienterradas, en perfectas condiciones. Una sala de bóveda de cañón en la que se guardaban los alimentos de la comunidad.

La decoración y ambientación de todo el museo es inmejorable. Está lleno de objetos provenientes de colecciones privadas que han sido donados a la sinagoga. Los espectáculos y eventos bajo sus techos se han multiplicado, aunque las entradas vuelan nada más ponerse a la venta.

Si vais a Úbeda ya sabéis que no sólo podréis disfrutar de su hermoso Renacimiento, el descubrimiento de la sinagoga ha puesto de relieve un pedazo de la historia de la ciudad olvidada durante siglos: la Úbeda judía.

Precio de la entrada a la Sinagoga del Agua de Úbeda
  • Adultos: 4€
  • Niños: 3€
VISITAS GUIADAS: de 30 minutos.


Horario  de la Sinagoga del Agua de Úbeda

Lo mejor es ponerse en contacto mediante email con la empresa que realiza las visitas guiadas, Artíficis, Tel.: 953 758 150 Fax: 953 792 608   sinagoga@artificis.com  para asegurarse, aunque cuando yo fui no hizo falta. La visita fue privada para nosotros, que tan sólo íbamos 3, sin necesidad de que fuéramos un grupo y sin reserva previa. Abre todos los días por la mañana y por la tarde.

SINAGOGA DEL AGUA
c/Roque Rojas/Esquina Las Parras
23400 Úbeda (Jaén)

Compártelo

Entradas relacionadas