Mostrando entradas con la etiqueta Diario de Viaje Australia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diario de Viaje Australia. Mostrar todas las entradas

Australia: Día 22 – Mi experiencia visitando King’s Canyon con ATT Kings



Después de dormir en la gloria, me levanté de noche y salí también de noche a esperar el autobús de ATT Kings. La actividad la había contratado en la web de Emu Run, pero de mi paquete de dos días, ellos sólo se encargaban del primero. ATT Kings hacía el segundo.

Me esperaba otro día duro de autobús.


Parada 1 – King’s Creek Station

El autobús llegó puntual, a las 4’30 am. Me quedé dormida en el autobús para recorrer más de 250 km, aunque pude ver el amanecer en el desierto. Todo un momentazo. Además, mis compañeros de viaje de este día nada tenían que ver con los del anterior. Casi todos eran más jóvenes y venían mejor vestidos con la intención de hacer senderismo. Al menos… ¡nadie llevaba tacones!

Después de echarme otro sueño, llegamos a King’s Creek Station un lugar creado en 1981 y que se dedica al ganado y a los camellos. Hoy también ofrece alojamiento, hay un camping, quads, un helicóptero para dar paseos sobre el cañón y una tienda de recuerdos.
Allí nos dieron un desayuno buffet riquísimo, con huevos, bacon, pan, mantequilla, salchichas, cereales… todo recién hecho. Café, leche y té.




Antes de partir nos hablaron de la importancia de llevar tres litros de agua por persona, porque son las normas del parque. Hay que estar preparado por si te pasa alguna desgracia en medio del desierto. Hasta que vengan los de emergencias a por ti, con lo largas que son las distancias… te ha dado algo. Y, si no, cuando tengas que pagar los costes del rescate si no los cubre tu seguro.

Fui a la tienda a comprar agua y ahí me di cuenta de que el bien más preciado del desierto sigue siendo el agua. 8$ me costó la botella. La gasolina costaba 2’40$ el litro. Pues…

Parada 2 – King’s Canyon

Fue lo mejor de toda la excursión de dos días. Me encantó este lugar. Al bajarnos del autobús hicieron dos grupos. Uno para los que querían y podían andar más, y otros para los que iban a andar menos. Los únicos aseos del parque están cerca del parking. Son una fosa séptica sin agua, y huelen… pufff, mejor ni recordarlo.

El cañón forma parte del Parque Nacional de Watarrka. Sus altas paredes de roca roja que se eleva sobre densos bosques de palmeras es un importante refugio y área de conservación de más de 600 especies de plantas y animales autóctonos, muchos de los cuales son únicos de esta área.


Las imponentes paredes de arenisca de Kings Canyon se formaron cuando pequeñas grietas se erosionaron durante millones de años. El Parque Nacional de Watarrka, nombre derivado de la palabra aborigen que hace referencia al arbusto paraguas que abunda en la región, fue el hogar del pueblo aborigen Luritja durante más de 20 000 años.

Nuestra senda fue la del Kings Canyon Rim Walk. Primero subimos unos 500 escalones y, en la cima, disfrutamos de unas vistas impactantes. Nuestro guía era un fiera. Subía aquello como si fuera una cabra. Pese a ser jovencísimo, había hecho el recorrido cientos de veces. Y se ofrecía para hacernos fotos en todos los rincones que merecían la pena. Sin prisa, pero sin pausa; porque iba siempre mirando su reloj para que fuéramos siempre cumpliendo con el planning.




Estuvimos caminando por la parte de arriba del cañón, conociendo sus arbustos, sus animales, cómo se formó, viendo fósiles, dunas e incluso las huellas que las olas dejaron. Impresionante.








Después, comenzamos el descenso de más de 300 metros hacia el interior del cañón hasta llegar al Jardín del Edén, donde hay una poza de agua rodeada de árboles. Parece un oasis en mitad de la nada. Allí nos sentamos a descansar un rato. No está permitido el baño y está muy cuidado para que no se contamine. De sus aguas depende la vida de cientos de especies.




Continuamos nuestro camino subiendo por la otra pared del cañón, a través de unas escaleras. Llegamos a la cima de la pared del sur para disfrutar las vistas desde allí y atravesamos Cotterill’s Bridge, un puente impactante y llegamos a otro puente con una puerta y una señal para que permanezca cerrada. No explicaba por qué, pero me asombró encontrármelo allí.





3’30 horas después, llegamos al parking del autobús. Allí nos estaban esperando los que habían hecho el otro itinerario, el Kings Creek Walk. Éste se realiza por la base del cañón y atraviesa exuberantes bosques de eucaliptos y helechos hasta llegar a una plataforma con vistas de sus escarpadas paredes.



Parada 3 - King’s Canyon Resort

A pocos kilómetros en autobús, llegamos al King’s Canyon Resort. Allí hay un lugar con piscina, pista de tenis, un camping, un bar, un restaurante, una gasolinera y una tienda. En el autobús nos lo avisaron para que no nos asustáramos: es caro, pero tened en cuenta que está en medio de la nada y que cuesta mucho transportar los productos aquí.



Bueno, os puedo decir que nos dieron 40 minutos para comer y que, de todos los que íbamos en el autobús, tan sólo dos parejas orientales comieron en el restaurante. Muchos de los otros acabamos en la tienda y otros ni comieron, ni compraron. Los precios de la tienda eran 4 veces mayores a los de cualquier tienda de Alice Springs (y Alice Springs ya es cara comparada con otras ciudades).

Después de comer nos subimos en el autobús para iniciar nuestro camino de vuelta.

Parada 4 – Erldunda

La última parada de la tarde fue otra vez en Erldunda. Allí aprovechamos para ir al servicio, tomarnos un café, estirar las piernas y ver de nuevo a los emús. Estábamos de autobús ya hasta los…


El viaje de vuelta en el autobús fue bastante duro. Los guías no paraban de comentar por el micrófono el paisaje para que el conductor no se durmiera, porque era la peor hora del día, el anochecer, y la recta era interminable.

Cuando dejaron de comentar porque vieron que la gente estaba aburridísima y que no nos podíamos ni echar una cabezadita, pusieron un karaoke de canciones patrióticas y nos lo pasamos muy bien. Al menos estuvimos entretenidos y así conocí la famosa canción I am Australian.

Ya de noche llegamos a Alice Springs, al Desert Palms Hotel, en mi última noche en Australia.

Si queréis ver más fotos de Australia, podéis encontrarlas en mi tablero de Pinterest.



Australia: Día 22 – Opinión del hotel Desert Palms Alice Springs


Mi última noche en Alice Springs y en Australia, la pasé en el hotel Desert Palms. Elegí un buen hotel para dormir bien antes de montarme en tanto avión y después de haber estado dos días en autobús recorriendo Uluru, Las Olgas y King’s Canyon.

El hotel está a media hora andando del centro. Se sitúa en la orilla del seco Todd River y para llegar a la ciudad hay que atravesar uno de sus puentes. Es una zona bastante tranquila llena de hoteles lujosos. Desert Palms pega al club de golf y está al lado del Hilton.



No hay habitaciones simples. Todo se organiza en villas en torno a un jardín tropical central donde se encuentra la piscina, con cascada y una isla en medio. En la recepción hay una pequeña tienda con productos básicos (leche, cereales, noodles…).

Mi villa fue excepcional. Todas cuentan con un porche donde descansar en la terraza tranquilamente. El interior es tipo loft. Hay un apartado de comedor, un salón con sofás, la zona dormitorio y una cocina americana totalmente equipada. También tiene televisión, aire acondicionado y wifi gratis, y barbacoas.




El aseo es muy amplio y todo estaba bastante limpio.



El hotel no tiene restaurante pero, nada más salir, encontramos restaurantes de lujo en toda la calle. Incluidos los tres de comida internacional que tiene el Hilton y el Casino Lasseters. En el club de golf, al amanecer y al atardecer, ofrece la oportunidad de ver canguros rojos saltando por su césped.

Un lugar muy tranquilo para descansar en condiciones antes de iniciar mis tres vuelos de vuelta a España.

Precio: 86$


   DESERT PALMS ALICE SPRINGS   
74 Barrett Drive, 0870 Alice Springs, Australia
Tel: +61 8 8952 5977

Australia: Día 21 – Opinión del Outback Pioneer Hotel Lodge - Yulara


Después de más de 580 km en autobús para poder ver Uluru, por fin llegamos a nuestro alojamiento: el Outback Pioneer Lodge. Nada más llegar vi la gran diferencia. En la recepción hay dos colas distintas que llegan al mostrador: una para los ricos que van al resort y otra para los demás, que van al lodge.

Hice el check in y me dieron las llaves de mi habitación, aunque tuve que dejar de señal unos 20$. Atravesé toda la zona del bar y llegué a la habitación. Realmente parecía un cuchitril por lo que costaba. Un cuarto agobiante, parecido a los compartimentos de un tren, incluso más pequeño. Allí había dos literas, estirando el brazo desde una cama, casi llegabas a la otra. Y los baños eran compartidos y dejados. Se aprovechan que es el más cercano a Uluru.

Como no me gustaron mucho mis compañeros de cuarto, fui a recepción para ver las posibilidades que tenía. Si podía pagar un compartimento entero, lo haría. Volví a hacer la cola de los no-ricos. La recepcionista se rio de que no me gustaran mis compañeros y sus olores y me dijo que estaban completos. Que lo único que tenía eran villas de dos literas. El precio rondaba los 250€. Como fue mi única opción y necesitaba descansar en condiciones para partir a las 4’30 am, lo cogí. En este caso, como ya no era mochilera en cuarto compartido y ahora era clienta del hotel, me dieron las llaves de la villa y no tuve que dejar señal alguna por ellas. Ya era  gente respetable... 




Lo que me dieron no valía lo pagado ni de coña. Una cabaña normal y corriente. Lo único bueno eran los productos del baño, que incluían jabones caseros hechos por los aborígenes y que olían a gloria. Había un set de café y té, nevera y televisión. Un estilo del que me encontraríadespués en Alice Springs, el Desert Palms Hotel, pero sin cocina, mucho más destartalado y a un precio excesivo. Después de mi ansiada ducha, acabé durmiéndome muy temprano para descansar en condiciones. Me supo a gloria.

Si me hubiera quedado más tiempo, el hotel ofrece acceso a todas sus instalaciones: varias piscinas, pistas de tenis, shuttle bus gratuito, zona de barbacoas, una cocina común, y un programa de actividades que incluyen paseos guiados por los jardines, un museo local y algunos mercados de artesanía. Los guías son nativos y te introducen en la cultura aborigen.


Alojamientos que hay dentro del Ayers Rock Resort:
  • Salls in the Desert: desde 595$ la noche
  • Desert Gardens Hotel: desde 470$ la noche
  • Emu Walk Apartments: desde 475$ la noche
  • Outback Pioneer Hotel: desde 360$ la noche
  • Outback Pioneer Lodge: habitaciones desde 265$, dormitorios compartidos desde 95$ por persona en cuarto de 4 literas.
  • Ayers Rock Campgroung: camping desde 40$ (non-power site)
  • Longitude 131º: un todo incluido desde 2.700$ la noche http://longitude131.com.au/


Localización

El hotel está en Yulara, una población que está totalmente creada para el turismo. Es lo más próximo que hay a Uluru. Su nombre proviene de la lengua aborigen y significa “dingos”. A 18 km de Uluru, es el alojamiento utilizado por las excursiones organizadas para visitar la zona.


La ciudad como tal tiene escuela, comisaría, centro médico, bomberos, oficina de correos, banco, gasolinera y un pequeño supermercado. Cerca está el Connellan Airport. Pero todo está inundado de alojamientos. La población residente no llega a los 900 habitantes.  

Si tuviera que describirlo en una palabra: Overpriced


   OUTBACK PIONEER HOTEL AND LODGE   
Ayers Rock Resort, Yulara Dr.  0872 Australia
Tel: +61 2 82968010



Australia: Día 20 – Opinión del hotel Alices Secret Travellers Inn en Alice Spring


El hostal más pequeño de Alice Springs merece ser mencionado en cualquier guía de viajes. Un lugar simplemente extraordinario.

El Shuttle Airport me dejó en la misma puerta del hostel. Al principio fui un poco escéptica al ver la calle en la que se encontraba y la puerta de la entrada, pero dentro es un sitio increíble. Todo está cuidado al mínimo detalle.

La chica que me atendió era italiana y sabía un poquito de español. Fue amabilísima y, como era muy temprano y mi habitación no estaba aún preparada, mi dio unos folletos de la ciudad para abrir boca y me llevó al salón para que me hiciera un café. Así aproveché para dar una vuelta por las instalaciones.

Localización

El hostal se encuentra en una calle muy tranquila, alejada del centro de Alice Springs. A unos 15-20 minutos andando atravesando el puente sobre el seco Tood River. Al mirador de Anzac Hill se encuentra a media hora y los grandes almacenes Woolworths están a 20 minutos.

La chica del hostal no me quiso confirmar nada cuando le pregunté si Alice Springs era peligroso. Había escuchado a varios viajeros decir que sí y me había chocado que todo estuviera con candados, vigilado, con alambradas… Lo único que me dijo fue que me recomendaba estar en el hostal antes de las 19’00. Tener en cuenta que hasta llegar al centro, toda la zona del puente está aislada y vacía.

Instalaciones

El hostal cuenta con una gran cocina llena de todos los cacharros que necesites usar. En ese mismo bloque hay una sala de televisión y otra con un sofá y folletos de la zona para pasar el rato tranquilamente.




En el bloque de enfrente están dos aseos comunes, la zona de lavadoras y una sala de lectura muy hípster.



Pero, lo mejor es el jardín. Está repleto de objetos curiosos, pinturas, columpios de terraza… y una piscina pequeñita en un lateral. Por la noche el jardín se ilumina con cientos de lucecitas led que se encienden cuando pasas por delante, como si fuera un jardín secreto de verdad.









Existen varios tipos de habitaciones. Las más originales son una cabaña alpina, con sus esquíes y todo en la puerta, y la Betty Boo Bus. En esa me alojé yo. Fue una idea genial.




Esta habitación está en un antiguo autobús reformado y convertido en un increíble dormitorio. Incluso mantiene el volante y los mandos originales. Tiene escritorio, nevera y una gran cama comodísima. Mereció la pena totalmente.

El hostal tiene wifi gratis, zona de barbacoas, alquiler de bicicletas. La lavadora cuesta 5$ y la secadora 4$ y ellos te dan el jabón. Si alquiláis cualquier excursión por el desierto, como la visita a Uluru con Emu Run, ellos os darán más facilidades y os harán descuento.

Un oasis de tranquilidad en medio del desierto.

Precio: 75$



   ALICE'S SECRET TRAVELLERS INN   
6 Khalick St, East Side NT
Alice Springs Northern Territory 0870
+61 08 8952 8686