Día 15 – La paradisíaca playa de An Bang Beach

Después de la decepción que nos llevamos con la abarrotada Hoi An y de lo cansados que estábamos, decidimos pasar el día descansando en alguna de las playas que hay cerca de la ciudad. El hotel nos dejaba las bicis gratis, así que aprovechamos.

Cerca de Hoi An hay dos playas muy famosas:
  • Cua Dai: a 5 km. Nos dijeron que estaba llena de gente y que era muy agobiante. No te podías relajar para nada porque los vendedores no te dejaban en paz…
  • An Bang: a 3 km y mucho más tranquila.
Después de las recomendaciones que nos dieron,  preferimos ir a la playa de An Bang. El camino que se sigue es el mismo para las dos, todo recto, sólo que, casi al final de la carretera, aparece un desvío a la izquierda para ir a Cua Dai.


El recorrido es excepcional, lleno de arrozales, lagunillas, campesinos… y una App Store, sin nada, ni nadie cerca. Un tienda un poco rara, allí, en mitad del campo. En cuanto sales de Hoi An desaparece el tráfico y es fácil hacer el trayecto en bici. Además, no seréis los únicos. Había tramos que éramos una filita de turistas yendo a la playa.


Nada más llegar nos pararon unos hombres para decirnos que les dejáramos las bicis. No nos fiamos para nada de ellos, pero insistieron en que estaba prohibido avanzar más con ellas. Al ver que los demás viajeros se las dejaban sin problema, hicimos lo propio. Nos cobraron unos céntimos por tener las bicis vigiladas todo el día.

Al bajar las escaleras hacia la playa, unas insistentes camareras, tapadas hasta el extremo para que no les diera el sol, nos dijeron que nos sentáramos en las tumbonas. Nosotros no queríamos, pero ellas seguían diciendo que era gratis. Una inglesa, que ya estaba allí tumbada, nos dijo que era verdad. Era gratis todo el día. Lo único que, de vez en cuando, venía la camarera y te traía el menú para que te tomaras algo en su bar y no en el de otro. También vigilaban las pertenencias. Tenían una política admirable: si te robamos aquí, tú lo irás contando y nadie querrá venir a comprar a nuestro bar. Si te roban aquí porque nosotras estamos descuidadas, no tendrás dinero para gastarte en nuestro bar y, encima, nos darás mala fama.



Los precios eran más altos que en el pueblo, pero no mucho. Incluso eran más baratos que en el casco antiguo. Al final, todo el mundo picaba y se tomaba algo.

Vistas desde el restaurante
La playa era de una arena fina, fina. Y, cuando te metías en el mar, podías estar andando recto durante un montón de rato hasta que el agua te cubriera. En frente, la maravillosa estampa de las islas Cham.

CÓMO LLEGAR DESDE HOI AN A AN BANG BEACH:

Es un corto paseo en línea recta que comienza en la amplia calle Hai Ba Trung.
Continuamos todo recto atravesando arrozales y siguiendo a todos los turistas que nos encontramos por el camino.

Pronto veremos el desvío: recto para la playa de An Bang, a la izquierda para la de Cua Dai.


CUÁNTO SE TARDA DESDE HOI AN A AN BANG BEACH:
  • En bici: unos 20 minutos.
  • En coche: unos 10 minutos.
  • En taxi: nos cobrarán unos 80.000 VND.



Compártelo

Entradas relacionadas