Qué ver en Riaza en una tarde


Esta villa segoviana aún guarda su encanto medieval. Entre el Macizo de Ayllón y la meseta castellana, y hoy es punto de encuentro para todos los que quieren hacer esquí en la estación de La Pinilla, a escasos kilómetros del pueblo, y para los que visitan el Hayedo de Pedrosa (a 9km).

Nada más entrar en el pueblo me llamó la atención un parque inmenso (el Rasero) que cuenta con una ermita: La Ermita de San Roque, construida en 1599. Alrededor del parque hay dieciocho cruces de piedra que sirven para hacer el Via Crucis en el Viernes Santo.

La zona de encuentro de Riaza es su plaza porticada del siglo XVIII, que llama la atención por su forma elíptica y en la que se montaba una plaza de toros todos los meses de septiembre. En la plaza hay bastante oferta de bares y restaurantes a precios módicos, donde no puede faltar el cochinillo.


Detrás del Ayuntamiento encontramos la iglesia de Nuestra Señora del Manto, patrona de la villa, de estilo renacentista. Su retablo data de 1822 y fue traído del Monasterio Jerónimo de la Armedilla en Cogeces del Monte (Valladolid). De pintura barroca y autor anónimo, sus cinco lienzos muestran escenas de la vida de San Jerónimo.


Riaza es un pueblo tranquilo, que se recorre en poco tiempo mientras se disfruta de la arquitectura de sus casas típicas. 

Compártelo

Entradas relacionadas