Mostrando entradas con la etiqueta Información útil Camboya. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Información útil Camboya. Mostrar todas las entradas

Cómo sacarse el Permiso Internacional de Conducir


El carnet de conducir español sirve para conducir en:

A) Todos los países de la Unión Europea.

B) Los países del Espacio Económico Europeo:

  • Islandia.
  • Liechtenstein.
  • Noruega. 

C) En los países con que España tenga firmados convenios de acuerdo de reconocimiento mutuo podréis usarlo sólo durante unos meses. ¿Que cuáles son estos países? Pues, a día de hoy, no hay ningún listado en la web de la DGT con ellos. Así que tendremos que preguntar directamente en la embajada o consulado del país en cuestión.

Las categorías AM, A1, A2, A, B, BE, B1, B1E, C1, C1E, C, CE, D1, D1E, D y DE se reconocen en toda la Unión Europea.

En cualquier caso, lo primero que tenéis que hacer es comprobar cuándo caduca vuestro carnet español, para evitaros problemas en el último momento. El carnet se puede renovar hasta 3 meses antes de que caduque.



CONDUCIR EN UN PAÍS FUERA DE LA UNIÓN EUROPEA:

Si pretendéis conducir con vuestro propio vehículo o con uno alquilado en un país que no pertenezca a la Unión Europea, tendréis que sacaros el PERMISO INTERNACIONAL DE CONDUCIR.

Aun así, muchos países no lo aceptan tampoco. Por ejemplo, en China (donde no pueden conducir los extranjeros) o en Panamá. Por lo que el primer paso es comprobar mediante la web del consulado o la embajada del país en cuestión si lo aceptan o no.

No os fiéis de las opiniones de otros viajeros que hayan conducido sin éste y no hayan tenido ningún percance. Uno nunca sabe lo que nos puede ocurrir.

La mayoría de las empresas de alquiler de coches os lo va a exigir en el momento de hacer la reserva o recoger el coche.

Al estar escrito en inglés, evitaréis problemas con la policía del país que puede que no tenga ni idea de qué es nuestra tarjeta europea porque no la ha visto en su vida. 

CÓMO SACARSE EL CARNET DE CONDUCIR INTERNACIONAL

A) Yendo en persona a la delegación de tráfico más cercana:

- Hay que pedir cita por internet en esta web. Hay que seleccionar el "Área de Conductores". Sin cita será rarísimo que os atiendan.
- Presentar en tráfico el impreso oficial que se puede descargar gratis aquí. También se puede obtener allí, pero es mejor ir con él ya escrito para ahorrar tiempo.
- Llevar el DNI o pasaporte original.
- Llevar una fotografía reciente de carnet.
- No hace falta que os llevéis la fotocopia del carnet de conducir porque ellos tienen en el ordenador todos vuestros datos de tráfico.
¡CUIDADO! MIRAD ANTES CUÁNDO OS CADUCA: Si vuestro carnet caduca durante el año para el que solicitas el Permiso Internacional, allí mismo te obligarán a renovarlo (pagando las tasas correspondientes) antes de tramitarte el Internacional. Eso conllevaría tener que haceros antes el Examen Psicotécnicos, tramitar la renovación, pedir cita otra vez para el Internacional… 

B) Si no podéis ir personalmente hay varias opciones:

1. Que una persona vaya en vuestro nombre:

En este caso hay que pedir cita como representante. La documentación necesaria es la siguiente:

- Impreso oficial y fotografía tamaño carnet.
- El DNI original de la persona que os representa.
- Una fotocopia COMPULSADA de vuestro DNI. Si no es compulsada, no os la van a aceptar - lo sé por experiencia propia…  :(  La compulsa la podéis hacer en cualquier Comisaría de Policía de manera gratuita.
- Un escrito en el que autoricéis a esa persona a ir en vuestro nombre haciendo hincapié en que lo hace de manera desinteresada. Por ejemplo:

2. Que os lo realice una gestora:

- Hay muchas gestorías (como RACE) que pueden hacer este trámite por vosotros.
- Los precios varían mucho (30 - 50 – 70€, más las tasas de Tráfico) y os lo mandan a vuestra casa.
- Incluso hay gestoras que se pueden pasar por vuestro domicilio para recoger toda la documentación necesaria (fotocopia compulsada del DNI, foto y escrito de autorización).
- Hay que solicitarlo con, al menos, dos semanas de antelación.

CUÁNTO CUESTA EL PERMISO INTERNACIONAL DE CONDUCIR

- 10’10€
- En muchas delegaciones de Tráfico os van a pedir que paguéis con tarjeta de crédito. No os van a dejar que paguéis en metálico.

CÓMO ES EL PERMISO INTERNACIONAL DE CONDUCIR

Una vez hayáis realizado todos los trámites necesarios, los funcionarios tardan unos 10 minutos en entregároslo. Tienen que rellenar un “maravilloso” libreto que parece sacado de los años 50. Es engorroso llevarlo en la mochila, se dobla con nada porque es de cartón y hay que tener cuidado de que no se moje.

La cartulina gris, tan bonita, tiene 16 páginas escritas en español, alemán, inglés, francés, italiano, portugués, árabe y ruso. En ellas constan los datos personales del titular y los permisos de conducir que tenéis en España.



Además, con la foto se hace lo que antiguamente: se pega con pegamento en la cartulina y…¡ala! ¡A conducir!

Deberían cambiar el formato. No es práctico para nada para alguien que tenga que estar viajando. Yo creo que no lo han cambiado desde que hicieron el Convenio Internacional de Ginebra de 1949, fecha en la que se creó.


VALIDEZ: 1 año nada más. 

Para qué sirve el Registro de Viajeros del Ministerio

Campaña del Ministerio "Viaja Seguro"

Una de las primeras cosas que suelo hacer cuando viajo al extranjero, una vez tengo ya el itinerario diseñado, es apuntarme en el Registro de Viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

¿Qué es el Registro de Viajeros?

Es un directorio donde nos podemos inscribir para que el Ministerio tenga todos los datos de nuestro viaje. A priori, parece obsesivo y mucha gente no lo quiere hacer. Piensan que son sólo para países que estén en guerra o que tengan un índice muy grande de peligrosidad. Sin embargo, yo lo considero muy necesario. A pesar de ser tan importante, es mínimo el número de españoles que lo utilizan. Muchos de ellos porque desconocen su existencia o porque no son conscientes de su importancia.

Si viajáis a uno de estos países potencialmente peligrosos, es algo de primera necesidad. Secuestros, violencia, guerrillas, atracos generalizados, terrorismo… son amenazas reales y conviene estar localizados por si nos ocurriera algo.

Si no es vuestro caso y vais a viajar a un país más tranquilo también es conveniente. Imaginaos que haya amenaza de inundaciones, terremotos, tornados… o cualquier otra catástrofe (un incendio, un accidente).

¿Para qué sirve?

Si tuvierais la mala suerte de encontraros en una de estas situaciones, el registro es bastante útil. Si vuestra familia sabe que habéis viajado a un sitio concreto y no dais señales de vida, el Ministerio se hace cargo y rápidamente tiene ahí escritos todos vuestros datos, con su itinerario, sus hoteles, números de teléfono… Así la embajada o consulado en cuestión, puede realizar los trámites pertinentes de manera mucho más rápida y no andar perdiendo el tiempo buscando información.

La otra situación que puede ocurrir es que desde el Ministerio sepan alguna información importante de la que vosotros no sois conscientes. Por ejemplo, hay peligro en la zona en la que estáis porque tienen aviso de una amenaza de tsunami. En esos casos, el Ministerio se pone en contacto con los viajeros que tiene en su registro para avisarles por medio de sms o email.

El Registro tuvo una importancia fundamental para localizar a compatriotas que habían viajado a Filipinas durante el tifón Yolanda, o que estaban en Sudán del Sur durante los enfrentamientos de diciembre de 2013, o cuando estalló el conflicto en Ucrania.

Por lo tanto, su finalidad no es teneros controlados, sino que las autoridades españolas puedan localizar o contactar, si es posible, a los viajeros españoles inscritos en caso de emergencia grave (desastre natural, conflicto armado, etc).



¿Cómo me registro?

Para registrarse es necesario tener un itinerario ya más o menos cerrado, cuantos más datos deis, mejor.

El registro se realiza mediante la web del Ministerio. Ahí os dais de alta mediante un nombre de usuario y una contraseña. La información que os piden es la siguiente:

- Datos del viajero que realiza el registro:

Nombre y apellidos, fecha de nacimiento, nacionalidad, DNI o pasaporte, email.

- Datos del viaje:

Destino, fecha de llegada, fecha de salida, motivo de viaje, datos del seguro de viaje (en caso de que tengáis), método de contacto en el extranjero (móvil, email…).

En el apartado de Itinerario, yo suelo poner los datos de los alojamientos en los que tengo reserva y las fechas. Si no tengo un alojamiento pensado y voy a la aventura, pongo el nombre de la ciudad y la fecha en la que tengo previsto ir.

-  Datos de las personas que te acompañan:

Pueden ser familiares tuyos o no.

- Datos de las personas con las que quieres que contacten en caso de una emergencia:

Puedes poner los datos de hasta 5 personas de contacto.

Problemas con el registro

Algunos caracteres no son aceptados y dan errores, como:      ‘      y hay que volver al rellenar gran parte del formulario. Por lo que el apartado de Itinerario es mejor que lo tengáis en un Word y que hagáis “copia y pega” y solucionar los problemas que puedan ir apareciendo. Si hay algún error, la pantalla se refresca y hay que volver a escribir todo el apartado entero.

Próximos viajes

Con vuestro usuario y contraseña podréis acceder a vuestros datos cuando queráis e ir modificando los datos de vuestros sucesivos viajes. No hay que hacer un registro nuevo cada vez que viajemos.

Por motivos de privacidad, los datos de vuestro viaje permanecen accesibles hasta siete días después de la fecha de finalización, luego se borran.

Este registro sólo sirve para turistas, no para españoles que se desplacen a otro país para estudiar o para trabajar en él.


No cuesta nada, es rápido y es útil. 


Dónde ver Bailes Apsara en Siem Reap


En la mitología camboyana los apsaras eran seres sobrenaturales que se disfrazaban de hermosas doncellas que bailaban ante los mortales para cautivarlos.

Su recreación como danza ceremonial parece ser que surgió en el siglo IX en Angkor. Las bailarinas danzaban ante el rey bendiciéndolo con sus delicados movimientos.

Según una leyenda, el eremita indio Kampu, se casó con una bailarina de Apsara llamada Mera. De esta unión procede el antiguo nombre de Camboya: Kampumena, o Kampuchea.

Con Jayavarman VII llegó a haber más de 3000 bailarinas en la corte, aunque los bailes sólo se realizaban ante el rey. Su fama fue tan grande que cuando los Tailandeses saquearon Angkor en el siglo XV, se llevaron con ellos un amplio grupo de bailarines de cuelta a casa.


Durante la época de los Jemeres Rojos, se prohibieron todas las manifestaciones culturales, por lo que esta danza cayó en el olvido. La Princesa Boppha Devi, que había sido una bailarina principal del espectáculo real, fue la encargada de promocionarlo. Para ello estudió en profundidad los miles de relieves que hay en los templos y, de este modo, pudo aprender más movimientos de la danza centenaria. Pero no fue hasta 1995, dieciséis años después de la caída de los Jemeres Rojos, cuando se pudo ver de nuevo una representación de Apsara. Para ello, eligieron como escenario el fabuloso Angkor Wat.


Hoy, gracias al turismo, ha resurgido con fuerza. Y eso que no es fácil: dominarla implica aprender sus más de 4500 movimientos y realizarlos mientras se mantiene un rostro sereno e inexpresivo.

En el año 2008 fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Bailes Apsara en Temple Club 

Yo fui al alma de Pub Street. Este lugar siempre está lleno de gente y el bullicio es enorme. Cuenta con dos plantas y es en la parte de arriba donde todas las noches ofrecen espectáculos de Apsara.

La entrada es gratuita. Tan sólo hay que consumir algo, aunque sea una cerveza. En la zona de arriba hay dos billares, mesas y sillones. Conviene llegar temprano para pillar un buen sitio.


En medio de la sala se encuentra el escenario y en sus extremos hay tres músicos de instrumentos tradicionales sentados en el suelo. Poco a poco van apareciendo unos cuantos chicos y chicas engalanados para la ocasión. Sus vestidos sus únicos y llaman mucho la atención. Aunque no seáis fans de este tipo de espectáculo, los trajes os impactarán y siempre es bueno conocer alguna representación artística del país para llevarse a casa una experiencia más plena.



Los precios de la comida y de la bebida son muy accesibles. La comida es abundante y no está mal. Tiene una gran selección de comida occidental, sobre todo. Su carta la podéis ver en su web.

Horario del espectáculo: de 19’30 a 21’30.   ¡Cuidado con los carteristas! Vigilad bien vuestras cosas.
Dirección: Street 8, Krong Siem Reap.


Otros lugares donde ver espectáculos de Apsara:
  • Apsara Theatre: todos los días hay una cena a las 19’30 y un baile a las 20’30. Suele costar unos 25$ y se realiza delante del Angkor Village Hotel. La entrada la podéis comprar en vuestro hotel o en cualquier agencia de viajes de la ciudad. www.angkorvillage.com 
  • La Noria Hotel: los miércoles y los domingos a las 19’30 niños de una ONG realizan las danzas. (River Road, north of Highway Nº 6). El precio es de 6$. www.lanoriaangkor.com
  • Grand d’Angkor (Raffles): el lugar más suntuoso de todos. Hay cena+espectáculo todos los días, pero hay que reservar antes. Se hace en el fabuloso hotel que hay en frente de los Jardines de la Independencia.
  • Angkor Mondial Restaurant: cuesta unos 48$ y con una cena buffet. (Pokambor Avenue, Intersection Samdech Tep Vong).
  • Alliance Café: espectáculo de 20’30 a 21’30. Se recomiendo reservar con antelación. www.allianceangkor.com
  • Crystal Angkor Restaurant: cada noche hay bailes desde las 19’00. www.crystalangkor.com
  • The Khmer Barbe Q: las cenas comienzan a las 19’30 y los bailes a las 20’00. www.restaurant-siemreap.com
  • Kullen II Restaurant: el baile va acompañado de un buffet que comienza a las 18’00. www.koulenrestaurant.com
  • Smile of Angkor: es un gran espectáculo acompañado de láseres en 3D. Hay que reservar y comienzan a las 19’15.

Los niños mendigos de Angkor


Hace unos años, cuando escuchábamos hablar de Angkor a alguien que ya había ido, era inevitable que nos hablaran de los mendigos. De que no te dejaban en paz, de que algunos eran incluso violentos, de que era una pena como estaba todo lleno de estas pobres gentes, de que no sabían cómo ayudarles…

Por suerte, la situación está cambiando bastante y ya no es tan usual encontrarse con niños mendigando en Angkor. Las autoridades y las ONGs, sobre todo éstas,  están trabajando a fondo para hacer que cada vez más niños vayan a las escuelas y no estén en la calle. Esto no quiere decir que no nos encontremos con casos que nos ponen los pelos de punta.

Los adultos (padres o cuidadores) emplean a niños, porque dan más pena, para pedir a los turistas. Piden dinero o comida. Hay que saber que nada de esto irá a parar a los niños. Todo será para el adulto que se esconde entre los árboles, al que se lo darán en cuanto nos demos la vuelta, para evitar represalias.

Las últimas medidas que están llevando a cabo los vigilantes de Angkor incluyen la idea de quitarles a estos niños todo lo que le hayan dado los turistas. Los tienen vigilados, saben dónde están y, en cuanto consiguen alguna limosna, llega el vigilante y se la quita.

Aunque parezca cruel, lo que quieren es que les llegue a los adultos el mensaje de que allí no van a conseguir nada con los chavales. De este modo, están consiguiendo que muchos no utilicen ya a menores para estos menesteres y sus posibilidades de asistir a clase, aunque bajas, empiezan a aumentar.

Todo esto hay que tenerlo en cuenta cuando visitemos los templos. Yo  sólo vi a dos de estas criaturas. Uno de ellos era un chico de unos 9 años, que hablaba un poco de inglés. Intentaba iniciar un poco de conversación con los turistas y, cuando ya había captado su atención, entonces les pedía limosna.

La segunda niña, daba una penita increíble. Una nena de unos 5 años, sola en medio de un camino. Allí se abrazaba a todo el que pillaba y lo miraba con cara de pena para que le dieran comida. Pero no dejaba de mirar más allá, hacia unos setos donde se escondería el que la vigilaba.


Fue horrendo ver cómo dos españoles (¡tenían que ser!) se pararon a hacerse fotos con ella, a abrazarla, y a darle chocolatinas ante los ojos atentos de uno de los guardias de Angkor. Pero, ¿no nos habían avisado por todas partes de que eso es malo? Están en las guías de viaje, está en cualquier página de Internet sobre Angkor, nos los dicen los guías, nos avisan los vigilantes, en los hoteles… pues nada. Me puse… uffff. 


12 Consejos para visitar los Templos de Angkor



1. Elegid bien la ropa que vais a llevar

La humedad es agobiante y se suda mucho pero, por otro lado, tenemos el problema de los bichos, por lo que es mejor evitar la manga corta y los pantalones cortos, sobre todo al amanecer y al atardecer. Es importante llevar una ropa que transpire bien.

Para entrar a algunos templos no podéis llevar faldas cortas (a veces tampoco dejan pantalones cortos), sombreros, camisetas de tirantes, ni escote. Llevad algo para taparos en la mochila y solucionado. No avisan de esto en ningún sitio y, después de llevar un buen rataco esperando en la cola, es una faena que os echen para atrás. De todos modos, fuera de los templos, en los mercadillos de las entradas hay todo tipo de kits para los templos, pues saben que hay mucho despistado y se aprovecha.

La llovizna puede arruinarnos el día. No olvidéis echar en la mochila un paraguas o un chubasquero y una funda impermeable para la cámara, por si acaso.

2. Decidid bien vuestro medio de transporte
  • No hay transporte público. Por nuestra cuenta debemos seguir la carretera del Museo de Angkor todo recto hasta llegar a las taquillas.
  • Tuk tuk: se pueden contratar en los hoteles o en cualquier calle. Se acuerda con el conductor qué quieres visitar (el recorrido corto o el largo) y, en función de eso, se regatea. En la calle los podéis encontrar más baratos que en los hoteles. Lo normal es que cobren unos 15$ por el recorrido corto y se pague al final del trayecto, para que no nos dejen tirados mientras visitamos un templo y nos esperen a la salida.
  • Bicicleta: es la manera ideal. Si hubiera tenido tiempo, lo hubiera hecho así. Hay que estar en buena forma, pero es bastante accesible. El recorrido corto tiene un trayecto de 25 km. El terreno es llano y la carretera está bastante bien conservada. Muchos hoteles ofrecen bicis gratis. De todos modos, alquilarlas sale bastante barato.
  • A pie: no se puede. Las distancias entre los templos son tan grandes, que es imposible hacerlo. Entre un templo y otro suele haber un mínimo de tres kilómetros, más 5 kilómetros de ida desde Siem Reap a las taquillas y otros tantos de vuelta, caminar entre los templos… es inviable.
  • Visitas organizadas: por los hoteles o por cualquier agencia de viajes que contratemos. Utilizan minivan, o coches privados (si pagas más). Pero, realmente, no merecen la pena. Se pierde el encanto de ver el paisaje en condiciones. Y, además, van como hormiguitas siguiendo al guía, rápido, rápido, sin poder detenerse mucho en ningún sitio.
  • Elefantes: darse una vuelta por las entradas de los templos en elefante sale barato. Pero no lo aconsejamos. Los pobres están en unas condiciones pésimas. Los tratan mal, están esclavizados y, cuando no sirven ya para llevar a turistas, los abandonan sin más en mitad del bosque. Están totalmente explotados. Si queréis montar en elefante, visitad otros sitios en los que os garanticen que están haciendo todo lo posible por su conservación, como Elephant Conservation Center, en Laos.
  • También se pueden contratar helicóperos (muuuy caros) y globos aerostáticos. En vuestro hotel os lo pueden gestionar.

3. Elegid el tipo de entrada que más os convenga

Depende del tiempo del que dispongáis, así podéis comprar los tickets para:
  • 1 día: 20$
  • 3 días: 40$
  • Una semana: 60$

4. No perderos

Hay mapas del complejo en todos los hoteles. Hay que tener en cuenta que, si vamos por nuestra cuenta las taquillas para comprar las entradas están siguiendo la carretera que parte del Museo de Angkor, en Siem Reap. Se encuentran a 3 km de la ciudad y a 2 km de los templos.

Si no vais por esta carretera, luego será mucho más difícil, porque os encontraréis en la entrada de los templos, pero no tendréis los tickets. Así que os obligarán a dar media vuelta en dirección a las taquillas.

5. Llevad bastante agua

Con tanta humedad, se pierde mucho líquido y será necesario hidratarse bien. Allí podremos comprar agua, pero a un precio muy superior al de Siem Reap.

6. Tened cuidado con los monos

Aunque parezcan encantadores, intentarán quitaros todo loque les llame la atención, incluidos los móviles y las cámaras. Su perdición es la comida y os pueden morder. Tened en cuenta que pueden trasmitir enfermedades como la rabia.


7. Id con calma

Si vais en tuk tuk, lo alquilaréis por recorrido, no por horas. Tenedlo en cuenta para no pegaros el atracón de templos, sin disfrutar de nada.

8. El antimosquitos es esencial

Aunque la zona esté mejorando en cuanto a malaria, es necesario ir cubiertos. Angkor está lleno de zonas húmedas, ideales para los mosquitos. Goibi Extreme me fue muy bien para evitar las picaduras.

9. Tened en cuenta los horarios

Los templos abren de 5’00 hasta las 17’30. El amanecer y el anochecer son preciosos de ver, pero están saturados de gente y, al final, es casi imposible hacer ninguna foto. Si no queréis amargaros con miles de turistas con sus trípodes, evitadlos.

10. Cuidado con los mercadillos

Es importante regatear y no dejarse timar por los vendedores. Lo intentarán por todos los medios.


11. No fomentéis la mendicidad

La mendicidad está siendo reducida a marchas forzadas en Angkor. Las imágenes de decenas de niños pidiendo en los templos ya no es tan usual. De todos modos, si veis a niños mendigando, no les deis nada. Ni caramelos, ni comida. Normalmente todo va a parar a manos del adulto que los espera detrás de cualquier árbol y les obliga a seguir pidiendo. De este modo, estos niños nunca irán a la escuela y seguirán siendo pobres.

12. Cuidado con el sol

Aunque pueda parecer que no hace sol  porque esté nublado, hay que llevarse una gorra y protección, porque te puedes quemar igualmente. 

Comprando en los Mercadillos de Angkor (timándonos)


En la entrada de los templos siempre hay puestecitos en los que encontrar los mismos souvenirs que en la ciudad, pero a un precio mayor. El regateo es indispensable y, si no les parece bien lo que ofreces, no te lo venden y te dan la espalda.

El problema principal es cómo llaman al público. Por ejemplo, en un puestecillo de pinturas una mujer sale a nuestro paso voceando “¡Pinturas a un dólar! ¡Pinturas a un dólar!” Al escuchar esto, el inocente viajero se interesa por el puesto y lo que vende. Allí hay pinturas preciosas que la mujer te intenta colocar. Cuando ya estás sacando el dinero, te dice el precio real: 10 dólares.


¿Cóoooomo? ¡¿No eran a un dólar…?!

Entonces la mujer dice que no, que esas son mejores (todas las que hay en el puesto) y que valen más, que la que vale un dólar es una pequeñita que tiene debajo del puesto, ni siquiera a la vista. Y así es cómo… no compré nada en Angkor. Me lo hicieron con las pinturas, con las figuritas y con los pañuelos. Después de tres veces, ya pasé.


Y lo mejor es que te ven las pintas y ya saben que eres español o italiano y te empiezan a hablar en español. 


¡Cuidado con los monos de Angkor!


Parecen encantadores, pero aprovechan el más mínimo descuido para robar lo que puedan. Cámaras, móviles, bolsas, mochilas, comida… Todo les sabe a poco. Aparecen de los techos de los templos, o corriendo entre la hierba y donde más los podemos encontrar es en la entrada del impresionante Angkor Wat.

La táctica que más me impresionó: dos monitas dando de mamar a sus crías mientras un montón de turistas nos agolpamos para sacarles fotos y grabarlas. Entretanto, un mono grande nos observa desde la distancia y…¡empieza a correr hacia nosotros!



Como todos estamos embelesados mirando a las monas, él aprovecha para agarrar lo que pilla y luego repartirlo con los demás. Estrategia que usan todos los días para coger comida. Sin palabras. 



Hay que tener cuidado con ellos y no empezar a forcejear. Su mordedura puede transmitir enfermedades como la rabia y arruinarnos nuestro viaje.











Dónde comprar souvenirs en Siem Reap


Dentro de la ciudad hay tres centros principales (en todos ellos hay que regatear):

1. Old Market (Psar Chaar): justo en el centro de Siem Reap. Las tiendas de fuera están abiertas hasta muy tarde, las de dentro cierran al atardecer. En su interior, además de tiendas de recuerdos, hay también puestos de fruta, verduras, carnes y pescados. Los pasillos son muy estrechos, como es tradicional en los mercados asiáticos, y el olor era insoportable en la zona de la comida mientras cortaban tripas y otras vísceras. Tuve que salir de allí a toda hostia.





2. Mercado nocturno de Angkor: se encuentra cruzando el río y está anunciado con unas luces de colores que ponen Art Center Night Market. . Está mucho mejor dispuesto que el Old Market, aunque también es algo más caro. También hay puestos de comida. Al estar más alejado de Pub Street, es mucho más relajado y no hay tanta gente.




3. Lucky Mall: el centro comercial más grande de Siem Reap (muy básico, pero hace el apaño). Tiene dos plantas y hay un supermercado (con una repostería excepcional), varias tiendas de regalos y unas cuantas hamburgueserías. Además, es una oportunidad de ir a los servicios públicos, limpios y gratuitos   :)



  • Además hay muchas tiendas, galerías y centros de arte por toda la ciudad. También hay repartidas por las calles céntricas muchas tiendas tipo combini, como 7-eleven. Allí también podemos comprar souvenirs y comida, aunque la mayoría de sus productos son caros y provienen de Corea. Muchos de ellos están en Japonshop.com


    ▪  11 Souvenirs típicos de Camboya (Siem Reap)