Día 6: Rusia – Moscú: Paseando por la calle peatonal Arbat

Después de un buen desayuno en nuestro hotel de estilo soviético, nos dedicamos a perdernos tranquilamente por las calles de Moscú. Comenzamos viendo lo más cercano que teníamos: el estadio y la Gran Mezquita, que estaban justo al lado del hotel. El edificio de en frente era el Teatro de Animales pero, entre que no nos gusta eso, y el olor hediondo que salía del edificio, mejor ni acercarse.



La calle Arbat de Moscú

Después de perdernos por calles y metros, acabamos en Arbat. Ubicada en el centro histórico de la ciudad, es una de las calles más famosas y concurridas de Moscú. Su nombre proviene de la palabra árabe “arbad” (suburbio). Mide más de un kilómetro de largo y es peatonal.

Aunque su origen está en el siglo XV, cuando estaba llena de mercaderes y maestros, la mayoría de los edificios que vemos ahora son del siglo XIX, cuando Arbat se tuvo que reconstruir tras el paso de Napoléon por Moscú.

En esta prestigiosa calle se encuentra la Iglesia de San Simeón, el teatro Vajtagov, la casa rentable de Fijatova, la casa-museo Pushkin y la estatua de la princesa Turandot.



Músicos callejeros, luces, puestos de comida y de souvenirs, restaurantes caros y baratos, tiendas de moda… y gente arriba y abajo. Todo eso es Arbat. Nosotros nos entretuvimos con los espectáculos de hacer helados:



Cómo llegar a la calle Arbat – Moscú: línea 3 de metro (azul), estación Arbatskaya. Cruzando la calle, se ve ya el tramo peatonal.

Por la tarde nos arreglamos un poco para poder cenar en el café Pushkin. Reservamos con muchísima antelación, para poder hacerlo en el salón de la Biblioteca y fue una experiencia maravillosa. Nuestra cena fue muy temprano para así poder llegar al Bolshoi a tiempo.




Compártelo

Entradas relacionadas