Mostrando entradas con la etiqueta Información útil Irlanda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Información útil Irlanda. Mostrar todas las entradas

Qué comer en Dublín - Platos típicos de Irlanda


Aunque Irlanda no es un país que destaque por su gastronomía, merece la pena probar algunos de sus platos cuando viajéis por estas tierras. Sus platos suelen ser bastante contundentes, llenan mucho y no son muy variados, básicamente muchos de ellos son combinaciones de carnes con patatas o repollo. Aquí os dejo un listado de los más representativos:

Pescados y mariscos

1. Fish and chips: las típicas frituras británicas aquí se hacen normalmente con bacalao.

2. Fresh Oysters: ostras servidas sobre hielo.

3. Lobster salad: ensalada fresca de langosta.

4. Salmón ahumado: es un plato muy típico en la zona de Howth.

5. Seafood Chowder: una sopa espesa de marisco y pescado que se suele encontrar en la zona costera del país. A veces también puede llevar bacon entre sus ingredientes.

Carnes y embutidos

1. Blaa: son unos panecillos blancos (blaa proviene del francés blanc) típicos del condado de Waterford City. Son muy tiernos y se sirven a veces para desayunar.

2. Black pudding: morcilla negra irlandesa, ¡muy típica para desayunar!

3. Boxty: pastel de patata proveniente de la zona de Connacht. Consiste en rallar patatas y mezclarlas con otros ingredientes para después freírlos todos juntos. El resultado es similar a una tortilla o crepe.

4. Champ: puré de patatas con leche, mantequilla y cebolla.

5. Coddle: salchichas recubiertas con bacon, patatas y cebolla.

6. Colcannon: puré de patatas con col, mantequilla, sal y pimienta. A veces también le pueden añadir otros ingredientes, como leche, cebolla, ajo, bacon o puerro.

7. Cottage pie: pastel hecho de ternera picada y cubierto con puré de patatas.

8. Fried potato farls: pan que, en vez de utilizar harina de trigo, está hecho con patata.

9. Guinness Stew: estofado de carne cocido lentamente con cerveza Guinness.

10. Irish Stew: estofado de cordero con zanahoria, patata, caldo y cebolla al que se le pueden agregar más ingredientes, como guisantes, laurel…

11. Pan de soda: pan hecho con harina, sal, bicarbonato y suero de leche o leche agria. A veces pueden llevar pasar y frutos secos.

12. Salchichas con puré: salchichas de cerdo pequeñas sobre puré de patatas y con salsa por encima.

¿Cuánto cuesta más o menos comer en Dublín?

La comida en Irlanda es cara. Normalmente tenéis la opción de comer en los restaurantes o en los pubs, que sirven comida hasta más tarde. Las sopas y cremas rondan los 6€ y los platos principales están entre 9 y 15€.

La cerveza en los pubs cuesta unos 6€ y la Guinness será de las mas baratas. En los restaurantes sale mucho más cara la bebida. En ambos sitios, los precios de los vinos son prohibitivos.

Para que os hagáis una idea, la última vez que fui a Dublín cené en un restaurante normalito por 32.90€: dos Guinness Stew y dos Coca-Colas.  Y un café irlandés en un pub en Temple Bar me costó 7€.

Salid de las zonas turísticas siempre que podáis. Por ejemplo, en Dublín, desviándoos un poco por el barrio donde se encuentra la Guinness Storehouse os sorprenderéis de los precios de los pubs en comparación con los del centro.

Aquí tenéis más precios actualizados: https://preciosmundi.com/irlanda/precio-restaurantes



Hasta aquí mi selección de platos típicos de Irlanda. Si conocéis alguno más, no dudéis en comentarlo y lo añado a la lista. ¡Gracias de antemano!  ;)

Cómo se hace un auténtico Café Irlandés - ¡Nada de nata montada!



En un duro invierno de los años cuarenta, un avión de la compañía aérea Pan American, debido a un gran temporal, aterrizó en el aeropuerto de Foynes, ubicado en el oeste de Irlanda.  Los pasajeros estadounidenses desembarcaron sabiendo que no podrían continuar hacia su destino hasta que no mejorara el tiempo.

Joe Sheridan, un cocinero del restaurante del aeropuerto, decidió atenderlos ayudarles a soportar el frío de la noche. Para ello, mezcló un café caliente con un poco de whiskey. Se dice que uno de los pasajeros le preguntó si era café brasileño, a lo que el respondió que se trataba de un café irlandés.

Cuando el aeropuerto de Foynes se cerró en 1945, Sheridan trasladó su bebida al Aeropuerto Internacional de Shannon, lugar en el que trabajó hasta 1952. Hoy hay puesta allí una placa en su honor.

Durante la década de los cincuenta, el escritor de la columna de viajes del San Francisco Chronicle, Stanton Delaplane, intentó convencer al dueño del San Francisco Buena Vista Bar, George Freeber, de que le preparara la bebida que había probado en Sheridan: un café irlandés. Sin embargo, todos sus intentos fueron fallidos. Por ello, Freeber se puso en contacto con su creador, Joe Sheridan, al que ofreció un puesto de trabajo en su restaurante y cuya tumba se encuentra hoy en California. En ella aparece escrito:

Aquí yace Joe Sheridan, el inventor de la bebida más famosa del mundo: el café irlandés.

Otra leyenda se lo atribuye a Joe Jackson, trabajador del Hotel Ulster, en el Condado de Donegal. Hay un artículo de una revista escocesa que habla de esta especialidad, remarcando que se hace con crema de nata. El artículo es de 1950, un año antes de que Sheridan publicara la suya.

La polémica está servida, pero lo cierto es que el café irlandés está presente en todos los pubs del país. Tomarse uno en la mítica zona de Temple Bar de Dublín, mientras se disfruta de la música en directo y de la alegría de sus gentes, nos saldrá por unos 6 - 7€.

Cómo se hace un auténtico café irlandés

Ingredientes:
  • 2 tazas de café fuerte
  • 4 cucharadas de azúcar moreno
  • 200 mil de crema de leche para hacer nata batida.
  • Una copa alargada para servirlo.
  • 50 ml de whiskey irlandés (yo siempre uso Tullamore Dew). Es importante que sea irlandés, porque su sabor es más dulzón. Con otro tipo de whisky, como el escocés, el sabor variará muchísimo.

Paso 1: Preparamos la crema de leche

Primero se prepara la crema de leche. Hay que batirla hasta que empiece a engordar, pero sin que se convierta en nata montada.

Paso 2: Hacemos la mezcla de whiskey y azúcar

Después, en un cazo, mezclamos el azúcar moreno con el whiskey y lo ponemos al fuego hasta que casi hierva.

Paso 3: Preparamos las copas.

A continuación, tenemos que calentar las copas. Para ello, las llenamos con agua caliente y luego las vaciamos.

Servimos primero la mezcla de whiskey y azúcar hasta un tercio de la taza.

Paso 4: Hacemos el café

Hacemos en la cafetera dos tazas de café bien cargado y se lo echamos a la copa encima del whiskey, hasta casi el borde.

Paso 5: Llenamos las copas con la nata

Es muy importante que no se mezcle la nata con el resto del líquido. Para evitarlo, echamos la nata sobre el dorso de una cucharilla, lentamente, para que se quede flotando sobre el café.

Paso 6: Nos lo bebemos

Los irlandeses dicen que no se debe mezclar con la cucharilla, sino que hay que beberse el café a través de la nata, dando pequeños sorbos.


Ya sabéis, si vais a una cafetería, pedís un café irlandés y os plantan un copazo coronado con nata montada cobrándoos a precio de oro por la hazaña… ya podéis decir que eso no es ni irlandés, ni ná.





10 souvenirs típicos de Dublín - Qué comprar de recuerdo



En el centro de Dublín hay tiendas de souvenirs por todas partes. 
La mayoría tienen las mismas cosas y los precios varían muy poco. 
La más famosa y la que más locales tiene es Carrolls

1. Cristal irlandés: en Waterford se encuentra una de las mayores exposiciones de cristal irlandés, muy reputado en todo el mundo por ser el primer cristal fino de la historia (1715).


2. Guinness: es una de las marcas de cerveza más famosas del mundo. Las tiendas están llenas de todo tipo de merchandising (ropa, vasos, bombones, patatas fritas, té…) pero, si queréis exclusividad, en la Guinness Storehouse venden productos oficiales que sólo están disponibles allí. Y, recordad, sólo se puede entrar a la tienda si lleváis la entrada al museo. Si no, no os van a dejar, aunque acabéis de salir de él y se os haya olvidado comprar cualquier cosa…


3. Jersey Arán: el jersey tradicional irlandés, que protegía de los fríos atlánticos, es de color blanco, el color de la lana sin teñir. Se hacen con lana de las ovejas de Connemoara.

www.clanarans.com

4. Lucky Leprechaun: este duendecillo vestido de verde es muy famoso en Irlanda. La leyenda cuenta que se dedica hacer zapatos y que, si lo atrapas, está obligado a decir donde está su tesoro: una gran olla llena de monedas de oro. Peluches, tazas, sombreros, disfraces, libros, figuritas, pendientes… de todo podemos comprar con motivos de Lucky Leprechaun.

5. Ovejas: la oveja irlandesa está presente en todas las tiendas en forma de bolis, tazas, peluches, cuadernos…

6. Ropa con motivos de Dublín: las típicas sudaderas verdes con “Dublín” o “Temple Bar” escritas en el centro están por todos lados.



7. Té irlandés: Barry’s es el principal productor nacional de té irlandés. Su empresa se formo en 1901 y es originario de Cork.


8. Tréboles: la leyenda cuenta que San Patricio estaba intentando explicar la Santísima Trinidad a un grupo de celtas irlandeses y que éstos no se enteraban. De repente miró al suelo y se encontró con un trébol de tres hojas, lo arrancó y así logró explicárselo y que se enteraran. Por eso el trébol es el símbolo de Irlanda. Con este motivo hay collares, amuletos, semillas…

9. Tweed: es un tejido de lana, originario de Donegal, usado para hacer trajes y sombreros.

www.murphyofireland.com

10. Whiskey: Jameson, Tullamore Dew, Connemara Peated Malt, Bushmills, Millars… son tan sólo una muestra de la cantidad de marcas de whisky irlandés que podemos encontrar, sin olvidarnos de la crema de whisky (Bailey’s). Si no se produce en Irlanda y sus granos no son cultivados allí, no se puede indicar que es whiskey, con ey. Éste fue el primer whiskey en ser destilado y fue elaborado por los monjes en el siglo XII. Tiene una destilación triple y en su producción se usa una mezcla de cebada malteada y no malteada. Su sabor es más afrutado y dulce que otros whiskies.



En las tiendas de souvenirs podréis comprar una gran variedad de productos relacionados con el whiskey: bombones, galletas, té, vasos, caramelos…



Qué es el desayuno irlandés y cuánto cuesta



El Irish breakfast es una bomba calórica para desayunar. Se sirve en algunos pubs como desayuno tardío o almuerzo temprano. Consiste en un gran plato con:
  • Salchichas.
  • Bacon irlandés.
  • Huevos fritos.
  • Rodajas de tomate.
  • Alubias con salsa de tomate.
  • Una rodaja de pudding blanco (morcilla blanca).
  • Una rodaja de pudding negro (morcilla negra).
  • Queso.
  • Pan de soda o tostada.
  • A veces también se le añaden champiñones fritos.
  • Té negro, leche o zumo. A veces también lo sustituyen por café.

¿Cuánto cuesta un desayuno irlandés?

El horario para desayunar suele ser entre las 7’00 y las 10’00, pero existen lugares de all-day breakfast, pubs donde os lo servirán durante todo el día y la noche, hasta que cierren.  

Su precio en los pubs ronda los 9 -10€.

El transporte en Dublín – Cómo moverse y cuánto nos cuesta



Actualmente Dublín cuenta con más de cien líneas de autobuses, autobuses nocturnos los fines de semana, dos líneas de tranvía y una flota de más de 16.000 taxis. Pronto se pretende extender la red de tranvías y crear dos líneas de metro.

1. Los autobuses de Dublín

En Dublín hay más de cien líneas distintas, divididas en autobuses urbanos, express y nocturnos. Para todos ellos hace falta pagar en efectivo al conductor y con el importe exacto. Los conductores no devuelven el cambio. Para recuperarlo tendréis que ir a Upper O’connell Street 59, donde está la central de autobuses, presentar el ticket y el recibo con el cambio que os deben. Un engorro.

Precios de los autobuses de Dublín:
  • De 1 a 3 paradas: 2,10€.
  • De 4 a 13 paradas: 2,85€.
  • Más de 13 paradas: 3,30€.

Los autobuses express (Xpresso, sus líneas terminan todas en X), cuestan 3’65€ por trayecto.

Existen abonos diarios (Rambler), válidos para todos los tipos de autobuses (incluidos los Airlink Airport) que sirven para cinco días y cuestan 32’10€. Y otro válido para 10 trayectos por 25€. Estos abonos los podéis comprar en el mismo aeropuerto.

También existe la tarifa City Centre Fare, que cuesta un euro, y que está operativa sólo en alguna de las líneas que recorren el centro.

Los autobuses nocturnos (Nitelink) funcionan los viernes y los sábados entre las 00’00 y las 04’00. El trayecto cuesta 6’60€.

En su página web podéis calcular las rutas y cuánto os costará.

2. Los tranvías de Dublín

Dublín tiene dos líneas de tranvías que funcionan de lunes a viernes, de 05’30 a 00’30; los sábados, de 06’30 a 00’30 y los domingos y festivos, de 07’00 a 23’30. Los tickets se compran en las máquinas de las estaciones de tranvías (Luas). En ellas marcáis vuestro destino y os dirá cuánto tenéis que pagar (en efectivo). Los precios son:

Existe un abono de un día para todas las zonas, el 1 Day Flexi Ticket, que cuesta 7’20€ y un abono de siete días, cuyo precio varía en función de las zonas (desde 16’30€ hasta 27€).



3. Los taxis de Dublín

La ciudad de Dublín, con poco más de medio millón de habitantes, cuenta con una flota de más de 16.000 taxis, por lo que encontrar uno para moverse por la ciudad no va a ser un problema.

Precio de los taxis en Dublín

De lunes a sábado de 8:00 a 20:00 horas
Bajada de bandera: 4,10€ (incluye el primer kilómetro o 170 segundos de espera).
Precio por kilómetro: 1,03€.
Precio por minuto de espera: 0,36€.
A partir de los 15 kilómetros o de los 40 minutos de trayecto las tarifas se incrementan en un 30%.

Resto de horarios, domingos y festivos
Bajada de bandera: 4,45€ (incluye el primer kilómetro o 170 segundos de espera).
Precio por kilómetro: 1,35€.
Precio por minuto de espera: 0,48€.

A partir de los 15 kilómetros o de los 40 minutos de trayecto las tarifas se incrementan en un 30%.

Suplementos
Reserva telefónica: 2€.
Pasajero adicional a partir del primero: 1€.
Propina: Los taxistas esperan una propina de entorno al 10%.

Viajar a Dublín: Enchufes




En Irlanda el voltaje es de 230 V y la frecuencia de 50 Hz. Los enchufes que utilicemos necesitan tener una clavija tipo G.

El tipo de voltaje es igual que el que hay en España (entre 220V y 240V), por lo que nuestros aparatos funcionarán bien, pero necesitarán un adaptador de clavija.


Los enchufes se componen de tres clavijas de forma rectangular; dos alineadas (fase y neutro) y una tercer clavija en el centro de ambos (parte superior o inferior) que sería la toma de tierra, para evitar posibles descargas al usuario.