Dos días en El Bierzo: El Mirador de Orellán


Sin duda, la mejor forma de tener una perspectiva del conjunto Patrimonio de la Humanidad de Las Médulas, es el Mirador de Orellán. Cuesta creer que 2000 años atrás, estas increíbles formaciones fueran montañas tan altas como las que las rodean.

Los romanos las transformaron para extraer el oro necesario para mantener el sistema monetario que había establecido Augusto y que se basaba en el aureus, moneda de oro, para pagar los gastos de la administración y del ejército y controlar el comercio. En su extracción trabajaron cientos de hombres libres que trabajaban para Roma, no hay ninguna prueba de que se tratara de esclavos.


La actividad minera siguió ejerciéndose hasta el siglo III, momento en el que este sistema monetario entró en crisis.

Es por esta transformación por la que ciertos países, como Alemania, se negaron rotundamente a conceder el título de Patrimonio de la Humanidad a este enclave alegando que era el resultado de la actividad destructora del ser humano. Y realmente, considero que así fue. Es una prueba de cómo la humanidad transformó el paisaje para su propio interés destruyendo las montañas que allí había. Pero también forman parte de nuestra historia y debemos hacer todo lo posible por conservarla. Gracias a estos vestigios conocemos las técnicas de extracción hidráulica romanas. Magníficas pruebas de la increíble arquitectura civil de la época. Afortunadamente, en 1997, la Unesco le otorgó este galardón.

Para llegar al mirador se puede ir andando desde laSenda de las Valiñas y la Senda Perimetral, que parten desde el pueblo de Las Médulas, o en coche. Si optamos por el coche, hay que llegar al pueblo de Orellán y seguir la indicación por una carretera bastante empinada. Tras unos cuantos minutos, veremos el parking a la izquierda. A día de hoy es gratuito.

Desde allí subimos andando una larga cuesta mientras vamos disfrutando del paisaje.


Antes de llegar al mirador, a mano izquierda, hay unas escaleras que llevan hasta la Galería de Orellán. Tras pagar la entrada de 3€ nos dan un casco para recorrer dos túneles subterráneos excavados para conducir el agua hasta la explotación central de Las Médulas.

El recorrido es de unos 100 metros hasta llegar a un balcón en mitad de la montaña. Este balcón, además de servir para hacer unas increíbles fotos, es un resto de los últimos derrumbes producidos en la mina.


Para finalizar, se caminan unos metros de una segunda galería en la que se pueden ver marcas de pico de los romanos. Increíble que estuvieran trabajando aquí los romanos durante más de 10 horas bajo la luz de una simple lucerna.


HORARIO DE LA GALERÍA DE ORELLÁN:
Mañanas: de 11’30 a 14’00.
Tardes: de 16’00 a 17’30.
Martes: cerrado.

PRECIOS DE LA GALERÍA DE ORELLÁN:
- Adultos: 3€
Niños, pensionistas y grupos: 2€.




Entradas relacionadas que también os pueden interesar:

Compártelo

Entradas relacionadas