El Teatro de Autómatas de Conde Duque, no sólo para niños


El Teatro de Autómatas es una de esas atracciones que llaman la atención nada más verla. Suele estar en el centro cultural de Conde Duque durante las Navidades y, aunque está dentro de las actividades del programa La Ciudad de los Niños, atrae a pequeños y adultos por igual. Y es que la atracción está más orientada, por su historia, a aquéllos que son capaces de descubrir entre sus engranajes las sátiras que hay escondidas sobre la sociedad de los años cuarenta del siglo pasado.

El teatro que hoy podemos ver es la antigua barraca Hollywood, creada por el valenciano Antonio Plá y hoy en día es el único que sigue en funcionamiento gracias a Gonzalo Cañas, quien lo adquirió en 1992 y lo restauró completamente.

El espectáculo ha recorrido muchas ciudades de España y del resto de Europa. Para su puesta en escena es necesario que se hagan continuas revisiones y restauraciones de los modelos y de los engranajes. Algo sorprendente es que todos los movimientos se realizan gracias a un solo motor y a través de múltiples poleas.

Dentro podemos ver 10 escenas sacadas de las costumbres y las nociones de la vida que tenían entonces, ocupando un espacio de 54m2. Todo con sátira, ironía, humor y picardía. Encima de cada escenario hay una coplilla graciosa que hace referencia al sentido que el autor le quiso dar a cada escena.

  1. Sevilla y olé: es una alusión a los fantoches que se ganaban la vida haciendo flamenco sin saber cantar, tocar, ni bailar; timando a la gente.  “La gangosa Maravillas y el tocaor del tupé “trabajan” por seguidillas para ganarse el parné”.
  2. Dulce hogar: dividida en dos partes. En la primera se pueden ver a varias mujeres fumando y hablando, mientras en la segunda aparece el marido cocinando y cuidando de un bebé. Una sátira a la concepción que se tenía de lo que iba a ser la futura modernidad, donde los hombres acabarían siendo amos de casa. "¡Esta es la modernidad que anda en boca de las gentes, ellas hablan de igualdad y el hombre de detergentes.”
  3. Merlín El Encantador: muestra el mundo de la magia y los espectáculos llenos de picardía que se habían entonces, con una mujer ligera de ropa como ayudante de un mago. “Ni la magia de un gran mago puede este mundo cambiar. Lo que es verdad, es mentira. Lo que es mentira, es verdad.”
  4. Kaly Musical: presenta el mundo mágico y la atracción por Oriente. En esta escena aparece una diosa hindú tocando un sitar. “Esta diosa de seis brazos vedette del gran Oriente, te da, si toca, la vida, y si no toca, la muerte.”
  5. La Romántica: continúa la crítica a la mujer moderna. En este caso, una señora recostada en su sofá, leyendo una novela romántica y suspirando por sus anhelos amorosos, mientras sus hijos lloran y están desatendidos en el salón. “La madama del sofá sueña amores sin decoro, olvidando que es mamá, ¡libertina!, grita el loro."
  6. El Molino Rojo: una escena típica del Moulin Rouge en la que se han incluido mujeres famosas de la época, como Marilyn Monroe. “Desde el cura de tapado al ligón del magistrado, con las chicas de revista todos tienen buena vista.”
  7. Peluquería Moderna: de nuevo está presente la sátira de la mujer moderna. Aquélla que va a la peluquería para arreglarse, para que los hombres la miren. En este caso el peluquero le mira el pecho, mientras el limpiabotas le mira las bragas. Y ella es consciente de ello y no hace nada por impedirlo. “Más que peinar le apetecen manzanas al peluquero, y el morenito enloquecen enaguas, medias y liguero.”
  8. Nuevos Ricos: esta escena critica a los indianos que se iban pobres de España y volvían ricos al hacer las Américas. Aquí se presenta un cuarto de baño con una criada negra cuidando de dos niños blancos. Pero el cuarto de baño ni siquiera tiene inodoro por la incultura y vulgaridad de los dueños que no saben ni usarlo. “Es un baño original sin lavabo ni retrete donde no usan ni orinal para dejar el “paquete”.”
  9. Circo Price: un recuerdo de las actuaciones del famoso circo de la época. “Tiene la mona el capricho de parecerse a la gente, sin saber que ella es un bicho mucho más inteligente.”
  10. La Solterona: esta escena final muestra otro estrato social de la época, aquel formado por las solteronas, que seguí estando mal visto. En ella aparece una mujer madura subida a una cama y gritando porque hay un ratón debajo de la cama. “Doña Socorro padece un tremendo sofocón, pues su príncipe encantado es un travieso ratón.”

Merece la pena agacharse y mirar debajo de cada una de las escenas para ver cómo se van moviendo las poleas, los cables y los engranajes que dan vida a la obra. También conviene detenerse a admirar las bellas pinturas que están encima de cada una de ellas y que ilustran bellos rincones de España, como La Sagrada Familia o La Giralda.

Un espectáculo original, histórico y divertido, que gusta a niños (por el espectáculo de muñecos) y a mayores por sus sátiras y su historia.

Dentro no se pueden hacer fotos, pero en su página web aparecen un montón, además hay un vídeo para conocer mejor la historia de esta atracción. www.teatrodeautomatas.com


Precio: 2€


Compártelo

Entradas relacionadas