Mostrando entradas con la etiqueta Guilin. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Guilin. Mostrar todas las entradas

China: Día 11 – Guilin: Cueva de la Flauta y Las Pagodas del Sol y la Luna


Tan decepcionada quedé de nuestra excursión por el río Li, que decidí no hacer la excursión a las terrazas de arroz de Longji, pensando que probablemente sería otro paisaje destrozado por el afán de sacarle los cuartos al turista. Y, para no ponerme de mala leche, pues lo dejé.

Tras pegarme otro buen desayuno en el hostal, cogí el autobús para visitar la Cueva de la Flauta de Caña. El paisaje de Guilin es kárstico, así que en la mayoría de las colinas hay cuevas y muchas de ellas han sido usadas (y aún lo son) por campesinos para guardar sus cosechas o para refugiarse.

El timo de la barca en la Cueva de la Flauta de Caña en Guilin

Justo en la entrada me encontré con un chino vestido con un traje “parecido” al de guía oficial (tan parecido, que no me di cuenta hasta después, de que no era un guía). El tío me enseñó un álbum de fotos de gente que se había montado en su barca. Le dije en inglés que no estaba interesada, pero me miró y me dijo en español que tenía cara de españoles. Me asombró tal perspicacia. Me dijo que él sabía algo de español y que había vivido en Barcelona unos meses y me volvió a enseñar su álbum afirmando que había fotos de españoles.

Me dio pena, porque me dejaba el viaje por 3 yuanes, una miseria. Me dijo que la entrada a la cueva estaba lejos y que tenía que subir muchos escalones y que con su barca llegábamos antes (falso).



Tras dejarme en el mismo sitio donde me había cogido, nos despedimos. Así que de atajo, nada, jajaja. Bueno, gané un paseíllo barato en barca auténtica de bambú y más bonita que las del río Li.


La Cueva de la Flauta de Caña es la más visitada por ser la más cercana. En los años 60 la iluminaron con un montón de luces, para destacar sus formas y hacerlas parecidas a los nombres que les ponen a las rocas (campo de sandías, león que saluda…). La visita dura una hora, pero los guías son en chino.







La iluminación hace que la cueva sea curiosa. El problema es que ya la mayoría de las cuevas chinas están iluminadas del mismo modo, así que vista una, vistas todas. Aun así, merece la pena ver una de ellas porque son muy bonitas.

Por la tarde me di una vuelta por Guilin y sus calles llenas de tiendas. Y me a ver las pagodas del Sol y la Luna.


De estructura parecida, se diferencian por su altura y porque una es plateada (luna) y la otra dorada (sol). Por la noche se ven mucho mejor porque están iluminadas con luces blancas y amarillas.



Era mi última noche en Guilin y la aproveché para pasear por última vez entre sus neones y marcha nocturna.





Nixon afirmó que tras haber visitado más de 80 países y más de 100 ciudades, no había encontrado lugar en la Tierra que fuera más bello que Guilin, una verdadera perla brillante de China.

"I have visited more than 80 countries and over 100 cities. I have found that no city can surpass the beauty of Guilin. Guilin is really a bright pearl in China."

Por su parte, Clinton dijo que ningún lugar de China evocaba más la belleza del país, como lo hacía Guilin.

"No place in China is more evocative of the beauty of your country than Guilin."

Bueno, no es lo que yo esperaba. Con tantas reseñas y tantas fotos y vídeos vistos había puesto muchas expectativas en este lugar. Es bonito, pero informaos bien para que no os pase lo que a mí y no os decepcionéis. Espero que no acaben con lo que queda de su belleza.

Yo me quedaré con frases tan bonitas como éstas y con el fondo de pantalla de Windows XP, que fue lo que realmente lanzó a la fama, en la historia reciente, a Guilin. 


China: Día 10 – Guilin: Bamboo Rafting – La gran pantomima


Tras haber mirado el día anterior varias agencias para negociar el precio de las excursiones, reservé una con CITS para hacer bambú rafting y disfrutar del paisaje natural de Guilin. No salió muy caro.

Había quedado en el hostal a las 10, pero eran las 10’30 y no venía nadie a buscarme. El recepcionista me hizo el favor de llamar a CITS para ver si habían tenido algún problema, lo solucionaron al instante y en poco tiempo estaba allí el autobús. Esta vez íbamos bastantes occidentales y la guía daba las explicaciones en chino y en inglés.

Durante todo el trayecto nos contaba lo que íbamos a hacer cuando llegáramos a la zona del río y que la excursión no era tan buena, porque íbamos a ir en una barca cuatro personas y no eran de bambú auténtico; pero que si contratábamos la de por la tarde (que nos hacían un precio especial) pues que podríamos disfrutar de un romántico paseo en parejas en una barca de bambú auténtico, podríamos ver la pesca con cormoranes y montarnos en búfalos de agua, water buffaloes. La estrategia era bastante buena, y casi todos picamos.


Cuando paró el autobús llegamos a un sitio chabolero, con un montón de chinos pidiendo. La guía insistió en que fuéramos a los aseos, pero ningún occidental se atrevió a entrar del olor tan nauseabundo que salía de ellos. Por todos lados escuchábamos hablar español y es que estábamos muchos…


Nos llevaron a la orilla del río y allí nos montaron en una barca. Tenía razón la guía: de bambú nada, de pwc cutres. El paisaje se lo están cargando con tanto turismo y con los motores de estas barcas. Nos recomendaron que no metiéramos los pies ni en esta zona, ni en Guilin, por la contaminación que tenía el agua. Una pena.



Tras más de una hora disfrutando del paisaje y del español (tuvimos la suerte de ir montados con unos malagueños) nos devolvieron al autobús. Y aquí nos separaron: quienes quisieran ir a Yangshuo en un bus y quienes hubieran pagado por la excursión de por la tarde, a otro, y se quedaban sin ver Yangshuo (de esto no nos había avisado nadie). Bueno, luego hablé con unos españoles que me dijeron cuánto les había decepcionado Yangshuo por lo turística y cara que se había puesto y que no merecía la pena; pero en su momento me cabreé bastante.

Siguiente oferta de la guía: si queréis comer, que sé que ya tenéis hambre por la hora, tened en cuenta que en la zona a la que vamos no hay ningún sitio para comer, pero yo os hago una oferta por tan sólo 10 yuanes. La tía se lo curraba, todo el autobús pagó.

Lo que no nos dijo era dónde era la comida. Nos metieron en otro poblado de chabolas auténticas, con más mierda imposible. Era la casa particular de una familia. Tuvimos que atravesar el salón, donde vendían bebidas y polos al lado de la cuna de un bebé y el parquecito de otro, y había niños semidesnudos rebozándose en la mierda del suelo. Después llegamos a la cocina, inimaginable la de mugre que podía haber, y nos sentaron en un patio que parecía un desván. Los occidentales nos mirábamos con unas caras… La comida era un plato de fideos de arroz hechos con la receta local (recordemos que el perro aquí es un manjar). No preguntamos qué llevaba. Nos comimos lo que pudimos porque estábamos desmayados y nos fuimos corriendo huyendo de las moscas. (Los fideos acabarían en el wáter del hotel, cuando llegué por la tarde, los poté todos del asco acumulado que llevaba).





Después de comer nos dieron un tour por las chabolas, que afirmaban que eran de un antiguo poblado de pescadores. Bueno, mierda a mansalva, y niñas meando y cagando en mitad de la calle. ¿No queríamos turismo rural? Pues toma.





Allí nos montaron en unas barcas de bambú auténtico, de dos en dos, con tu sombrilla y todo. Han montado un esperpento en mitad del río. Ni disfrutas del paisaje y la tranquilidad, ni nada. Y es que, en medio del río hay unas rampas a motor para que te tiren con la barquita y te hagan la fotito, como si fuera un parque temático, y luego tu barca se para (quieras o no) en la orilla donde hay televisiones para que las veas y te las impriman por 10 yuanes. Los motores de las rampas inundan todo de ruido, así que de tranquilidad, nada.






Tras las fotitos, la barca nos lleva a que veamos la pesca con cormoranes. Una engañifa total. En el pasado sería así, pero hoy consiste en un chino que le tira los peces al río a los pájaros para que se los traiga, así que ni pesca ni ná. Si los peces están muertos y son siempre los mismos…



Y, por último, nos llevan a ver los wáter buffaloes y nos dejan hacernos una foto con ellos. Más mansos, imposible.



Después de toda esta pantomima, nos devuelven al hotel.


Y tras potar los fideos, acabé dando una vuelta por el centro y viendo la marcha que había. Gente por todas partes, lucecitas, señoras mayores bailando con música a toda pastilla en la orilla del río… Bueno, no es lo que esperaba de Guilin, paraíso rural, pero, en fin…


9 sitios imprescindibles que ver en Guilin - China


Fundada en el 214 a.C., Guilin 桂林 es uno de los sitios más bellos de China, aunque la construcción está haciendo estragos y está destrozando el paisaje. Si tenéis pensado visitarlo, hacerlo rápido antes de que se lo carguen.

Durante siglos, la belleza de este paraje ha sido cantada por los poetas y existe un proverbio que afirma que “El paisaje de Guilin es el primero bajo el cielo”.

Pasead por las cercanías del río Li y los lagos Ronghu y Shanhu y visitad los monumentos más famosos, pues el resto de la ciudad no merece mucho la pena.

1. Boulevard de la Avenida Zhengyand:  Es la calle más pintoresca y más animada de Guilin. Una calle peatonal llena de tiendas, pubs, bares y restaurantes. Al ser tan turístico y estar últimamente tan de moda, los precios suelen ser más caros que en el resto de China.

Lo malo de Guilin es que hay que pagar por todo. Tiene muchas atracciones turísticas, pero si no tenemos un amplio bolsillo habrá que seleccionar. Las visitas más destacadas son:

2. Pagodas del Sol y la Luna:
30 yuanes. De 8’00 a 22’30.

3. Pico de la belleza solitaria: Solitary Beauty Peak and Jingjiang Prince City: 75 yuanes. De 8’30 a 18’30. Autobuses no.1, 22, 99 o 100 and con parade en Lequn Crossing Station in Zhongshan Middle Road Station. Autobuses no.2, 10, 11, 14 or 18, 21, 25, 28, 30, 203, 206 con parada en Jiefang Bridge Station in Jiefang East Road.

4. Tombs of Prince Jingjiang: 30 yuanes. De 8’00 a 16’30. Autobús 24.

5. Colina de la Trompa del Elefante (Elephan Trunk Hill – Xiangbishan): 75 yuanes. De 6’30 a 21’30. Autobuses 2, 16, 23, 57, 58. El monumento más destacado de la ciudad. No merece mucho la pena. Eso sí: si no pagáis no lo veis. Todo el paseo que hay en la orilla opuesta a la colina está tan bien tapado con vegetación y alambres de espino, que no hay manera de sacar una foto como no sea pagando.

6. Parque de las 7 estrellas: 75 yuanes con Exhibición de videos + 60 yuanes si queremos acceder a la cueva. De 6’00 a 19’00. Autobuses 9, 10,11,14, 18, 21, 24, 25, 28, 30,  52, 58 (52 y 58 son gratis pero pasan muy de vez en cuando) 97, 204, 206.

7. Cueva de la Flauta de Caña (Reed Flute Cave – Lu Di Yan): 90 yuanes. De 7’30 a 17’30. Autobuses 3 y 58.

8. Merry-Land Resort: Es un parque temático sobre las minorías étnicas de Guangxi. 110 yuanes. Está alejado de la ciudad.

9. Li River Folk Custum Center: 45 yuanes por la mañana y 60 por la noche. De 8’30 a 21’30. Autobuses 13, 14 y 58. Muestran exhibiciones, artesanía y música y bailes de las minorías étnicas de la zona.

Qué ver cerca de Guilin - Las excursiones más importantes
  • Cruceros por el río Li: tendréis que negociar el precio porque normalmente vienen incluidos en otras excursiones. En sí no merecen la pena, nunca lo recomienda, porque son 4 horas en un barco viendo el paisaje y ya está. Es mucho más divertido coger una barca de bambú para ver el paisaje.
  • Visita a Yangshuo.
  • Visita a las terrazas de arroz.
  • Visita a la colina de Fuboshan.
CUIDADO: entre la población local, el perro sigue siendo todo un manjar, así como el oso hormiguero.

El Transporte urbano en Guilin: cómo movernos y cuánto nos cuesta


Hay 8 autobuses turísticos que hacen 110 rutas gratuitas desde las 9’00 hasta las 17’00.
  • No.51 sale de Donghuan Parking Lot hasta Guilin Station
  • No.52 sale de Donghuan Parking Lot hasta Seven-Star Park
  • No.53 sale de Gongjiao Company hasta Beiji Square
  • No.54 sale de Guilin Southern Company via Chuanshan Park hasta Hi-tech Zone
  • No.55 sale de Pingshan hasta Cheguansuo
  • No.56 sale de Pingshan via Nanxi Park y vuelve a Pingshan
  • No.57 sale de Xifeng Road via Elephant Trunk Hill Park y vuelve a Xifeng Road
  • No.58 sale de Nanxi Park, Elephant Trunk Hill Park, Seven Star Park, Folk Customs Center, Fubo Hill Park, Diecai Hill Park, Yu Hill Park hacia Reed Flute Park
Otros autobuses urbanos también os llevarán, pero estos cuestan 1.2 yuanes sin aire acondicionado y 2 si lo tiene. Éstos comienzan a las 6’00 y acaban a las 21’30. El más útil es el 99, que cruza la ciudad de norte a sur.
Aquí tenéis algunos planos de Guilin y alrededores y algunos folletos de las actividades que podéis hacer allí. Los precios, como siempre en China: armaos de paciencia y a negociar. Y fui a la oficina de CITS y me hicieron muy buen precio.







China: Día 9 – Guilin: Opinión del Green Forest Hostel


Cogí el vuelo a de Hong Kong a Guilin a las 8’50 y en 1h25’ ya estábamos allí… con dolor de cabeza de los niños chinos maleducados que había en el asiento de detrás y cuyos padres pasaban de ellos o se reían. Tuvieron a todo el avión hasta los…

Reservé en la propia web de la compañía Dragonair, que también nos dio comida, a pesar de ser un vuelo de tan poca duración. Los dos billetes nos salieron por 3520 HK$.

Para llegar al centro, cogí el autobús del aeropuerto, que me dejó en el Edificio de la Aviación. Allí había multitud de chinos esperando timarte con los taxis. Después de mucho regatear conseguí uno barato que… me dejó en el quinto c… y mira que tenía la dirección escrita en chino.

Cuando me cuenta de los lejos que estábamos, me iba a dar algo, pasé por mitad de verdaderas chabolas, de barrios enteros sin asfaltar… eso sí: a todo al que pregunté nos ayudó.

Así, después de dos horas y media conseguí que una mujer muy amable llamara a mi hostal para que me guiaran y ella misma me llevó a la puerta.

El Green Forest Hostel fue el primer hostal que visité en China y el que con más cariño recordamos. La reserva la hice con Hosterworld.com y me costó 270 yuanes, habitación con cama de matrimonio y baño privado.

Los empleados son gente joven que habla perfecto inglés. El ambiente es muy hogareño, parece que estás en familia. Y todo está lleno de mochileros occidentales, y es que Guilin está de moda.

Nuestro futbolín del Barça-Madrid en Guilin

El hostal organiza visitas a los puntos más importantes de Guilin: como Yanshuo o las Terrazas de arroz. Pero si buscáis un poco podéis encontrarlas más baratas. Al final da igual, porque las visitas las realiza una empresa externa que aglomera a los clientes de todo Guilin, por lo que yo acabé yendo en un bus con gente de mi hostal pero pagando menos.

La limpieza es… pues china. No está tampoco mal y se nota que lo están renovando porque lo estaban pintando cuando llegué.

El baño sí que me dejó un poco impresionada, pues era la primera vez que veía una ducha que consistía en una alcachofa y un agujero en medio del cuarto de aseo. Pero luego me acostumbré al verla en más sitios.



Lo mejor de todo, además de su carácter hogareño, es su comida. Y unas pizzas excelentes. Echaba en falta ya algo occidental de vez en cuando.


Además, los empleados os ayudan en todo. Llaman a las excursiones, os hacen reservas para otros hoteles para que prosigáis vuestro viaje… lo único es que no gestionan reservas de tren. Pero esto lo hacen en muy pocos.

Tras llegar, descansar un poco y comer, paseé por la ciudad: una de las más bellas de China (hasta que la destrocen con tanta construcción – como vi – y con tanta empresa turística. 

CUIDADO:

Hay otro hostal en Guilin que en chino se pronuncia y se escribe casi igual que éste. Aseguraos de apuntar bien la dirección y de explicársela bien al taxista, porque si no acabaréis como nosotros. 

110-25, South Zhongshan road: 桂林市中山南路110-25号(南门桥旁)
Nombre del hostal en chino:  桂林瓦岗瓦舍(原小洋楼国际青年酒店)

Cómo llegar al Green Forest Hostel:

▪ Desde Guilin South Train Station: 12 minutos andando. camina hacia la izquierda unos 700m, pregunta por el hotel OSMANTHUS (丹桂大酒店), al lado hay un CITS, cruzar la calle por el paso de cebra pero no atraveséis el puente, dejad el puente a vuestra izquierda, allí os encontraréis unos árboles al lado del río y veréis una estatua blanca. detrás de la estatua hay gente jugando a las cartas y pescados en barreños en el suelo. Veréis unas escaleras por fuera y el cartel de Green Forest.

▪ Desde el aeropuerto: coged el autobús que hay a la entrada y que acaba en el edificio de la aviación. Allí coged un taxi hasta el hostal, o hasta la South Train Station.