Mostrando entradas con la etiqueta Aeropuertos Laos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aeropuertos Laos. Mostrar todas las entradas

¿Da tiempo a ir de la terminal internacional a la doméstica en el Aeropuerto de Vientiane?


Aeropuerto de Vientiane - Wattaway Airport (VTE)

El Aeropuerto Internacional de Vientiane está a tan sólo 3 km de la ciudad. Consiste en un único edificio en el que se encuentran las dos terminales. La internacional es la más grande de las dos y la más moderna.


¿Da tiempo a ir de la terminal internacional a la doméstica en el Aeropuerto de Vientiane?

La terminal doméstica está separada por un único pasillo. En teoría da tiempo de sobra a pasar de una a otra. Es un aeropuerto muy  pequeño y muy tranquilo. Hay muy pocos vuelos, por lo que no hay colas en casi ningún sitio. El único problema es que tengáis poco tiempo disponible y tengáis que esperar a que saquen el equipaje en las cintas (como me pasó a mí). Si lo hacen rápido, podéis ir sin prisas. Pero, si tardan, tendréis que correr. 

De todos modos, con un tiempo de escala normal, tenéis tiempo de sobra para pasear tranquilamente y hacer los controles de equipaje y los de inmigración. 


Día 9 – De Luang Prabang a Hanoi volando con Lao Airlines


Llegué al aeropuerto de Luang Prabang en el tuk tuk que había reservado en el hotel. El vuelo salía a las 13’00. Lo había reservado a través de la web de Travelgenio y me había costado 124€ para dos personas.

Aquí también me la volvió a jugar Travelgenio. En mi vuelo de Siem Reap a Luang Prabang tuve problemas con la supuesta “escala técnica”, que era una escala encubierta en toda regla. Y en el viaje desde Luang Prabang a Hanoi me dieron una escala breve pero adecuada. Tenía el tiempo justo para pasar de la terminal doméstica a la internacional en el aeropuerto de Vientiane.

Pero unos días antes me avisan por email de que mi vuelo va a salir con retraso. Así que ya no me da casi tiempo a poder pasar de una terminal a otra. Intenté contactar con Travelgenio, pero no hubo manera. Sólo aparecía un número de teléfono, porque no atendían vía email. En el otro lado del mundo no se puede depender sólo de un número de teléfono, ¿cuánto dinero me iba a costar intentar hablar con ellos?

Por eso lo intenté por otra vía. En el aeropuerto avisé a la compañía (Lao Airlines) de lo que nos pasaba. Las azafatas hablaban perfecto inglés, pero me dijeron que no pasaba nada, que daba tiempo de sobra porque el aeropuerto de Vientiane era muy pequeño. Aun así les pregunté  que, si había algún problema por su culpa y no podía coger el vuelo de enlace que qué pasaba. Me respondieron que eso era muy raro, pero que intentarían reubicarme  en el de por la noche a Hanoi, pero… lo tendría que pagar íntegro yo.

Yo no me lo podía creer. Si es culpa suya por retrasar el viaje… pues, nada, que no hubo manera. Ellas estaban empecinadas en que daba tiempo de sobra.

Efectivamente, el vuelo salió retrasado. Llegué a Vientiane con tan sólo media hora para poder embarcar bien. Claro, tiempo de sobre si… sólo llevas el equipaje de mano. En cuanto tuve que esperar a que llegara mi equipaje, pues no me dio tiempo.

Cuando llegué al mostrador de Lao Airlines se lo expliqué a la azafata de allí. Ella ni se inmutó, dijo que estaba ya todo cerrado. Menos mal que a un señor mayor que estaba con ella le di mucha pena y me hizo el favor. Llamó por teléfono a los de los controles y me fue pasando colándome delante de todo el mundo. No tuve ni que facturar, porque ya no les dejaba el programa. Cogieron mi equipaje y lo metieron en cabina. Todo corriendo a toda hostia.

Menos mal que al final pude llegar justo cuando estaban cerrándolo todo. Ahogada, pero llegué.

En ambos vuelos nos dieron una botella de agua y un aperitivo, que es de agradecer. 

Día 5 – Llegada al aeropuerto de Luang Prabang volando con Lao Airlines


En el hotel de Siem Reap contraté un tuk tuk para que me llevara al aeropuerto. Mi vuelo salía a las 14’00 y en un aeropuerto tan pequeño no había mucho que hacer. Por lo menos había wifi gratis y decente.

El vuelo lo contraté a través de Travelgenio.com y me costó 115€. Aquí me timaron, pues en el billete ponía que el vuelo tardaba 1 hora en llegar al destino y que hacía una parada técnica. Para nada. Volamos durante 40 minutos, llegamos al aeropuerto de Pakse con una parada técnica encubierta (pues se bajaron y se montaron nuevos pasajeros) y otra vez volamos durante 40 minutos para ir, por fin, a Luang Prabang.

Se supone que la diferencia entre una parada técnica y una escala está en que en la primera no se suben nuevos pasajeros. El avión para para hacer una revisión, echar combustible, dejar correo… Al hacer una escala encubierta, nos cobran más por el billete porque es un vuelo en el que no vas a perder el tiempo con escalas, pero lo pierdes igualmente.

En el aeropuerto de Pakse nos dejaron en una sala con una tienda minúscula y un servicio cutre. Pequeñísimo todo. Parecía más una estación de autobuses.

Mi vuelo lo hice con Lao Airlines, en un avión pequeñísimo, de hélices. Nunca había montado en un avión así. Impresiona la velocidad con la que despega y aterriza. El personal muy amable y me dieron un pequeño aperitivo con sándwich en los dos tramos. Las vistas, increíbles. Parecía todo selva virgen.


Al final, con las tonterías, llegué  a Luang Prabang más tarde de las 18’00. Ya casi de noche y con llovizna. Saqué el visado, pagando en dólares, y fui a cambiar dinero. Imposible. Ya estaba todo cerrado. Me dijeron que me cambiaban en el puesto de taxis, pero el cambio era orientativo. Vamos, que se pensó un rato a cuánto ponía el cambio el tío del mostrador. Me lo escribió en la calculadora como diciendo “Esto es. Por ejemplo.” Como se lo había inventado y en los carteles de las casas de cambio que había cerradas ponía otro, pasé del tema.

Cogimos una minivan allí mismo, que pagué al mismo tío del puesto. Me metió en el coche con otro extranjero y nos llevó al hotel, aunque se equivocó dos veces de camino. Empezamos con buen pie la noche. 

Cómo llegar del aeropuerto al centro de Luang Prabang


El aeropuerto de Luang Prabang

El Aeropuerto Internacional de Luang Prabang (LPQ) está a 4 km de la ciudad. Es súper pequeño. Sólo tiene una terminal: la misma para vuelos domésticos e internacionales.

Los retrasos son muy usuales. Tenedlo en cuenta si tenéis que hacer enlaces. Yo casi pierdo mi escala en Vientián.

Dentro hay unas cuantas tiendas de recuerdos, muy básicas. Un ATM, y algunas casas de cambio. Es mucho mejor esperarse a llegar ala ciudad para cambiar dinero, saldrá más rentable.

Si llegáis tarde y las casas de cambio están cerradas, siempre podréis cambiar en el puesto de reserva de taxis. Pero a un cambio nada bueno, se aprovechan de nuestra desesperación.

Dentro del aeropuerto hay carteles escritos a mano que avisan por todos lados de que no hay WIFI, para que la gente deje de preguntar, supongo.

Los servicios, mejor ni pisarlos. Aunque en la planta de arriba están pasables. 

El visado se obtiene nada más bajar del avión, y sólo se puede pagar en dólares.

Cómo llegar al centro de Luang Prabang 

No hay autobús, ni metro, ni tren. En el puesto que hay a la salida reservan taxis y minivan. Allí se paga y ellos te paran el taxi. Se puede ir en:
  • Taxis y minivan: 50.000 kip (tarifa plana). Puede que lleve a más turistas aprovechando el viaje y cobrándoles otros 50.000 kip.
  • Tuk tuk: estos carromatos cuestan 40.000 kip. Está justo cuando salimos del aeropuerto, esperando en la entrada, pero no hay mucho. Lo más habitual son las minivan. No se suele negociar su precio.
  • Andando: aunque parezca cachondeo, tanto a la ida, como a la venida, vi a varios viajeros con sus mochilas, que hacían los 4 km andando por la carretera. El paisaje es impresionante. Todo virgen.