Día 15 – Opinión del camping Rollingstone Beach Caravan Resort


Después de llegar del kayak por las Whitsundays, cogimos la campervan y, con la sal todavía a cuestas, hicimos de tripas corazón y a conducir hacia el norte. Por culpa del temporal habíamos tenido que modificar la fecha de nuestro itinerario y teníamos que llegar esa tarde a Rollingstone, sí o sí. Nos esperaban, mínimo, 4 horas en nuestra querida Bruce Highway. Nuestra idea era haber parado durante el día en Townsville pero, con lo mal que íbamos de tiempo, no pudo ser.

La única parada que hicimos por el camino para estirar las piernas fue en Bowen, un pueblo que es famoso por sus mangos. Como muestra su mascota gigante:


El camping que elegimos estaba a unos 8 km del centro de Rollingstone. Apartado de todo y rodeado de naturaleza. Pertenecía a la famosa cadena BIG4 y contaba con muchas instalaciones, aunque viniendo del camping de Airlie Beach, todo comparado con éste iba a ser poco.

En la recepción hay una pequeña tiendecilla donde venden productos básicos, pero… hay que encargarlos el día de antes. Así que nos quedamos sin poder comprar nada.

El camping que a primera vista nos había parecido excepcional tenía varios puntos que no nos gustaron para nada. Todo se organiza en torno a tres lagos centrales llenos de peces, incluso puedes ver cómo los alimentan a una hora determinada. Las zonas más baratas, como la nuestra, están justo al lado de ellos. Y miiiiles de mosquitos te acribillan a todas horas, sobre todo al anochecer. Fueron muy molestos y acabamos llenos de picaduras.


Tienen una camp kitchen, que estaba bastante sucia, y un espacio central para las mesas y sillas de la cocina. Pero, cuando fuimos, las habían quitado para ponérselas al bar de al lado. Es decir, que comimos de pie. No pudimos ni sentarnos.



Los residentes eran todos gente muy mayor, algunos estaban muy pasados de vino e iban como zombies  por las instalaciones, y con la copa en la mano. No fueron amables para nada. Parecía como si les incomodara nuestra presencia y, cuando cogimos una silla que se quedó libre y la llevamos a la cocina, casi nos matan con la mirada. Ha sido el sitio de Australia donde me he sentido más fuera de lugar de todos.

Los baños estaban muy limpios, eso sí. Y las villas parecían chalets de lujo. Pero el sitio para las tiendas de campaña y las campervan era una zona totalmente a oscuras, sin parcelar, tan sólo campo. Y… ¡también era la zona donde los ricos del camping llevaban a sus perros a hacer sus cositas! Vamos, que el cagaero de perros, era donde íbamos a dormir. Era el único sitio permitido para hacerlo. Lo ponía en el mapa. Genial.


Lo mejor que tiene este camping es que está justo en la playa. Bajas las escaleras y te encuentras con el bonito paisaje marino. Para los que tengan pasta y se alquilen una villa, es un sitio genial. Para los que vayan menos sobraos y acaben en el “camping ground”… mejor buscad otro sitio cercano.

Precio: 35$ en el camping ground.


   ROLLINGSTONE BEACH CARAVAN RESORT   
2 Hen Camp Creek Rd, Rollingstone QLD 4816, Australia  
Phone: (07) 4770 7277      Freecall: 1800 006 567     
Email: holiday@rollingstonebeach.com.au


Compártelo

Entradas relacionadas