Mostrando entradas con la etiqueta Westport. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Westport. Mostrar todas las entradas

Nueva Zelanda: Día 9 – Visitando Punakaiki: Pancake Rocks


Con más lluvia que ninguna otra región del país, el paisaje de Westcoast consiste en una primitiva y exuberante selva tropical bordeada de verdes pastos. Costa, los Alpes del Sur y los glaciares, son los principales atractivos de la zona.

Empecé el día saliendo de Westport tras haber echado gasolina allí: la más barata de toda la que me encontré en la isla sur. Después de hacer algunas paradas para ver las playas cercanas a Westport, partí hacia Punakaiki.

Es impresionante. A la izquierda de la carretera hay un parking gratuito, un i-site, una cafetería, una tienda de recuerdos y aseos gratuitos. La visita se hace sin guía y también es gratis.


La entrada a las Pancake Rocks está justo en frente del parking. Y el camino se hace muy ligero y bonito. Gracias a la erosión, la piedra caliza del Dolomite Point ha creado unas formas en la playa parecidas a miles de crepes amontonadas unas encima de otras. A ciertas horas el mar entra por las grutas que hay entre las crepes y suben chorros de agua enormes, el blowhole. La visita es más que recomendada.



Estas formaciones se crearon hace más de 30 millones de años. El lecho marino subió por encima del nivel del mar debido a los terremotos que ayudaron a formar la costa y los acantilados. El Mar de Tasmania, la lluvia y el viento han azotado desde entonces la piedra caliza para formar las crepes que podemos ver hoy, compuestas de capas duras (restos de animales marinos) y blandas (restos de plantas) alternadas.



Punakaiki se encuentra casi en el centro de la “Coast Road”, una de las carreteras más espectaculares del mundo.  

El camino para disfrutar de las rocas es muy accesible y tan sólo se tardan 30 minutos en recorrerlo. Además, si lleváis prismáticos, podréis tener suerte y ver delfines. 



Nueva Zelanda: Día 8 – Opinión del Westport Holiday Park and Motels


Después de mi odisea con la avería de la furgoneta, por fin, pude llegar a Westport, junto a la desembocadura del Río Buller. Con un pasado minero, el pueblo tiene más de 4800 habitantes. No tiene mucho interés turístico, tan sólo ver la desembocadura del río y sus playas. Hay una colonia de focas en la bahía de Tauranga, a 16 km, pero dicen que es de difícil acceso. Si tenéis interés lo mejor es ir al i-site.


Carter's Beach

Opinión del Westport Holiday Park and Motels 

Como ya dije, los campings de la isla sur son, por lo general, mucho más cutres. Éste no iba a ser una excepción. El problema principal que tiene es que parece que hay mucha gente que vive de manera permanente allí. Entonces, da la impresión de que eres un intruso y de que los estás molestando.

La zona de caravanas está totalmente embarrada, no hay casi asfalto y el mantenimiento deja mucho que desear. En su momento, tuvo que ser un sitio bastante bonito, pero esos días ya pasaron.


Cuenta con una sala de estar muy pequeña y siempre llena de los residentes, una cocina equipada, pero sólo con una mesa. Tuve que hacer la comida y comérmela en el coche porque unos franceses, que parecía que vivían allí desde hacía muchos años, no se fueron de la mesa aunque ya habían terminado de comer. Sabían que molestaban, pero pasaban. Lo mismo pasó al día siguiente con el desayuno. Se acoplaron y no había manera de que se fueran.






También hay lavandería y aseos bastante decentes, aunque dejados. A la entrada hay un minigolf, muy bonito y grande, con un montón de equipamiento y atracciones. Pero estaba abandonado, con la pintura destartalada, sucio… Una pena.

Al lado del minigolf hay unas jaulas donde se pueden ver algunos pájaros de la región.


El camping cuenta con zona de caravanas, otra de acampada y casitas, muy bonitas por fuera, pero destartaladas por dentro.

  • Precio por un powered site dos adultos, una noche: 36$

Westport Holiday Park and Motels
37, Domett Street, Westport.
Teléfono: 03-789-7043
Fax: 03-789-7199


Nueva Zelanda: Día 8 – Qué ver en Murchinson


Murchinson, con una población que no llega a los 800 habitantes, parece un pueblo fantasma del oeste. Unas cuantas casas y muy destartalado, pero con unos cafés enormes a buen precio justo en frente del taller. Su localización es privilegiada: está en una planicie rodeado de los Alpes neozelandeses. Está a 125km de Nelson y a 95km de Westport. El paisaje y la rasca imponentes.


Hay dos aseos gratuitos en el pueblo, una biblioteca con wifi gratis cuando está abierta y un museo de antigüedades. Aunque estaba ya cerrado pude entrar a ver algunas dependencias porque parecían abandonadas o dejadas. Ya no sabía si las telarañas y la mugre eran parte de la escenografía del museo…








También hay algunos hoteles, una lechería, un supermercado 4square bastante caro y una carnicería.

No está mal para hacer una paradita y respirar un poco en el camino que va de Picton a Wesport.


Nueva Zelanda: Día 8 – Qué hacer si se te avería de caravana de alquiler


Cuando salí del puente colgante de Buller Gorge vi que salía un líquido verde de mi furgoneta. Me dio un susto impresionante. Eso me rompía todos los planes, pues tenía que llegar al camping de Westport, estaba  perdida en mitad de las montañas y no sabía si la avería la iba a tener que pagar yo (teniendo en cuenta que no había contratado un seguro para el coche, imaginaos cómo estaba).

Volví corriendo a la cabaña de Buller Gorge y le expliqué mi situación al dueño. El señor fue muy amable y me lo gestionó todo. Incluso llamó él a Asistencia en carretera y a Jucy Rentals para decirle nuestro problema.

Estuve esperando fuera con los nervios tres cuartos de hora hasta que vino uno del taller de Murchinson, que era lo más cercano. Lo vio y dijo que no sabía cómo había hecho tantos kilómetros con esa avería. Se volvió a Murchinson para coger la grúa y dijo que volvería en 15 minutos.


Después de una hora esperando, volvió el señor con la grúa. Me contó que de camino al pueblo se había encontrado con un accidente de un remolque que había volcado y por eso no había podido venir antes. Nos montamos en la grúa y nos fuimos al taller.

Allí me atendieron con mucha calma. Me dijeron que no me preocupara y que me diera diera una vuelta por el pueblo y volviera dentro de hora y media. A las 5 de la tarde, ya anocheciendo. Pero no me explicaron ni qué le pasaba, ni si tenía que pagar yo, ni nada. Sólo que no me preocupara.

Pasos a seguir si la caravana de alquiler  se avería 

Al final no tuve que pagar nada de la avería porque el taller puso que no había tenido la culpa de que se rompiera el tubo del líquido anticongelante. Ni me dieron la factura, ni nada. Tan sólo me dijeron que estaba todo arreglado y que ellos ya habían llamado a Jucy. Pero tenéis que tener en cuenta varias cosas cuando os veáis en una situación así:
  • Lo primero es llamar a la compañía para informar de vuestro accidente o avería. Ellos os dirán dónde tenéis que llevar el coche para que lo arreglen o si os pueden mandar un coche de sustitución.
  • Después debéis llamar a Asistencia en Carretera. Todos los números los tenéis en los papeles del coche. Ellos se encargarán de mandar a alguien para que os ayuden.
  • Si no habéis tenido la culpa, haced todo lo posible para que el taller especifique no la habéis tenido. De lo contrario, tendréis que pagar un montón.
  • Nunca pagar nada al taller. En caso de que os pidan dinero, llamad a la compañía para decírselo y os lo autoricen. Si no, será dinero perdido.
  • Si os saltáis cualquiera de estos pasos, tendréis que pagar una burrada. 

-  Nueva Zelanda: Día 8 – Qué ver en Murchinson