Mostrando entradas con la etiqueta Málaga. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Málaga. Mostrar todas las entradas

Recorriendo El Caminito del Rey - Por fin


Conseguir las entradas para El Caminito del Rey - Una odisea

Por fin, después de más de 6 meses hacerme con una entrada al nuevo caminito, he conseguido visitarlo. No ha sido fácil. Día tras día, visitando todas las mañanas la web de reservas hasta que abrieran nuevos plazos para poder acceder. La web abre la gestión de reservas con tres meses de antelación y, a los pocos minutos, todo, sin excepción, está completo. ¿Casualidad?

A día de hoy las entradas son gratuitas, pero las agencias y demás negocios asociados al turismo, se hacen con todas ellas a la vez. Las adquieren nada más sacarlas y las venden en forma de paquete, o las “regalan”. Echadle un vistazo a este artículo, que no tiene desperdicio. 

Tan difícil no sería poner dos accesos: reservas para particulares y reservas para agencias. Pues no, aquí no se hace así. Si quieres visitarlo, o te armas de paciencia o contratas uno de estos paquetes, o “regalos”.

Un poco de historia

El famoso Caminito del Rey se empezó a construir en 1901 en pleno Desfiladero de los Gaitanes. El objetivo fue crear un acceso entre el Salto del Chorro y el Salto del Gaitanejo para facilitar el paso de los encargados de mantenimiento y otros trabajadores de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro.

En 1921, el camino quedó inaugurado por el Alfonso XIII, dicen que recorriéndolo él mismo, cuando se abrió la Presa del Conde de Guadalhorce. De ahí que el trayecto pasara a conocerse por las gentes del lugar como “Caminito del Rey”. Nombre que se ha ido extendiendo hasta la actualidad.

Con el paso del tiempo, el camino se fue deteriorando quedando abandonado. El acceso estaba totalmente prohibido, tal y como lo anunciaban los múltiples carteles que había a la entrada y que avisaban de peligro de muerte. Aun así, la gente seguía empecinada en saltarse todas las advertencias y empezar a caminar por un sendero que estaba sin barandilla, derrumbándose y por el que había que andar agarrándose sólo a las vigas en ciertos tramos. Como era de esperar, muchos de estos inconscientes perdieron su vida al intentar hacer esta locura. Ante tales resultados, la Junta de Andalucía incluso demolió el tramo inicial en el 2001 para intentar disuadir a los curiosos, pero no sirvió para nada.

Afortunadamente, en el 2014 comenzó su rehabilitación y en marzo del 2015 se abrió al público en general. Lonely Planet lo ha elegido como uno de los mejores sitios para visitar del 2015.

Cómo es la visita a El caminito del Rey

El recorrido es de 7’7 km en total, 2’9 km se hacen caminando sobre unas imponentes pasarelas. Dado que el trayecto es lineal y no circular, el camino tiene dos accesos: por Ardales o por Álora. En la propia web de reservas nos indicarán por dónde debemos iniciarlo al adquirir nuestra ansiada entrada. Aunque, por ahora, sólo se está permitiendo hacerlo por el primero.

La visita comienza en Ardales. Tras dejar el coche, por 2€, en uno de los parkings de la entrada (también lo puedes dejar en la carretera gratis), seguí las indicaciones hasta llegar a un túnel bastante largo, que no estaba iluminado. Fue un poco tedioso andar tantos metros sin nada de luz.

Desde el túnel hay que andar unos 20 minutos hasta llegar a la Central Hidroeléctrica, que es donde se entregan las entradas y el personal da los reglamentarios cascos. Cuando yo fui no fueron nada puntuales, y había bastante cola.


A unos 10 minutos andando desde el punto de acceso, ya empiezan las imponentes pasarelas. El paisaje es impresionante. El cañón, excavado por el Guadalhorce, llega a tener en algunos puntos una anchura de tan sólo 10 metros, con una profundidad de 700.

Incluso, si tenemos suerte, podemos ver pasar un tren en el otro extremo de las pasarelas. Y es que, hasta el AVE, el desfiladero era el único acceso ferroviario a Málaga capital desde el interior de Andalucía.






Después de las pasarelas iniciales hay un tramo bastante largo que discurre por el Valle del Hoyo que se realiza por un sendero paralelo al río. Pero, pronto, llegamos a las pasarelas finales. 






Unos 15 minutos en los que poder hacer las fotos más impresionantes de todo el Caminito. Aquí es donde se encuentra un trocito de camino sobre un cristal, para poder ver el fondo (muy pequeñito, y anexo. Si nos da miedo, no es necesario pasar por encima), un fósil acristalado en la pared y el puente colgante a 105 metros de altura por el que pasamos con los oídos atronados por el viento.











Una vez pasado el puente, bajamos las escaleras hasta el punto de acceso de Álora (El Chorro) y tardamos otros 15 minutos hasta la estación donde se dejan los cascos y, por fin, hay unos servicios. Y es que en todo el Caminito no los hay, por ahora.

- ¿Es difícil?    No, para nada. Si no tienes vértigo, es muy asequible. No requiere una alta preparación física.

- ¿Merece la pena?   Totalmente. Nada más que por ver el impresionante paisaje desde las pasarelas, bien merece una visita.

- ¿Cuánto se tarda en hacerlo?   Los medios oficiales dicen que entre 3 y 4 horas. Nosotros lo hicimos en menos tiempo y no fuimos deprisa. Nos paramos un montón a hacer fotos de todo.

- ¿Cómo se vuelve al punto de partida?   Hay autobuses que conectan ambos puntos normalmente cada media hora. El precio es de 1’50.

Otra información:
  • No hay servicios aún en todo el camino.
  • No hay ninguna tienda, ni en el camino, ni en sus puntos de acceso.
  • No se permiten mascotas.
  • No se permite la entrada a menores de 8 años.
  • No se permite el acceso con chanclas.
  • No se permiten palos selfies, ni trípodes.
  • Hay que llevar el DNI y la entrada impresa.
  • Sólo hay cobertura Vodafone.
  • Hay un punto Wifi y de carga USB justo a la salida por El Chorro.

Precio: Todavía es gratis.

Coordenadas de El Caminito del Rey:
36°54’0″ N and 4°43’60” W
36.9 y -4.73333 (en decimales). 
Posición UTM: UF 48
Joint Operation Graphics: NJ30-10.

¿Y si nunca hay entradas para El Caminito del Rey? ¿Cómo las consigo?

Bueno, os queda la opción de que injustamente os la gestione una de las agencias que se hace con un buen puñado de ellas para luego vender un servicio que a día de hoy es gratuito, pero cobrándote por un paquete para que no sea tan descarado.
Tour River y Álora Tour las consiguen por 10€.

Visitas cercanas:

Los pueblos de Ardales y Álora ofrecen multitud de atractivos turísticos. Ambos, por sí solos, ya son una bonita estampa. Pero, además, se puede disfrutar visitando sus cuevas prehistóricas, antiguos yacimientos y castillos. 

Si queréis ver más fotos del Caminito del Rey, podéis encontrarlas en nuestro tablero de Pinteresthttps://www.pinterest.com/conmimochila/el-caminito-del-rey-m%C3%A1laga/ 

   CAMINITO DEL REY   

29550 Ardales, Málaga



Un fin de semana en Antequera


En mi última visita a Antequera, pueblo que presume de ser el centro de Andalucía (con su km 0 y todo) estuve alojada en el Hotel Finca Eslava, de 4 estrellas bien merecidas. Un cortijo del x. XVIII a las afueras de la ciudad. El patio interior es precioso, con una fuente y la habitación muy amplia, cómoda y limpia. Todos los detalles muy cuidados.

El hotel está rodeado de jardines  y en un edificio anexo se encuentra el gimnasio y el spa, que entra dentro de la reserva siempre. Un gran detalle. El desayuno fue bastante bueno:  los molletes, riquísimos.



Por la mañana visité el Torcal, a 20 km, el acceso es fácil y está señalizado. Una maravilla de la naturaleza.  El centro de visitantes está hecho polvo y la mayoría de las pantallas ni funcionaban. El restaurante no está mal y es barato, hay que esperarse a que llegue la hora de comer porque sacan una pizarra a la calle que pone cosas más baratas que las que aparecen en la carta.


Hay dos rutas para hacer señaladas a la entrada: ruta verde y ruta amarilla. Por equivocación (yo y mis despistes), seguimos la amarilla, la más larga, de 3km. Y tardé más de 2 horas en hacerla. Había llovido durante toda la semana y estaba todo embarrado, las señales se perdían y eran muy difíciles de encontrar, y no me encontraba a nadie por el camino… El paisaje, muy bonito, pero cuando empezó a llover y seguía perdida… pufff. 


Cuando por fin llegué a la entrada, comí en la cafetería porque era ya muy tarde. Volví al hotel para quitarme todo el barro de encima y me fui a visitar el pueblo, presidido por la Peña de los Enamorados, que se puede ver desde los miradores de Antequera. Esta montaña dicen que se parece a la cabeza de un hombre que mira al cielo, yo no le vi semejanza, pero bueno. La leyenda dice que un joven cristiano fue hecho prisionero llevado como esclavo a una rica familia mora. El joven se enamoró de la hija de su dueño y se escaparon juntos, perseguidos por todo el séquito del padre, que los acorraló en la peña, por donde se tiraron desesperados.







Subí en coche hasta la Real Colegiata y lo dejé a la entrada. El precio es de 6 euros y entra la visita a la Colegiata y a la Alcazaba con audioguía. Merece la pena pagarlos, porque está muy bien restaurada y las vistas desde allí son inmejorables. La visita dura una hora si se va haciendo caso a la audioguía. La plaza de la Colegiata es preciosa, marcada con el Arco de los Gigantes.

Al día siguiente visité los dólmenes. Es de acceso libre y no hay nadie para vigilarlos. Hay dos edificios enormes a la entrada que parecen nuevos y vacíos. El único personal que había era una mujer limpiando el camino, vamos, limpiando el campo. No entendí mucho su función con la escoba allí.




La visita es obligada, ya que datan de antes del 2000 a. C. El dolmen de Menga es el más importante y el más antiguo, consta de una cámara de 25m de largo y 7 de ancho. Tiene unas inscripciones con formas humanas en una de las losas y está considerado como uno de los más importantes de Europa, y está orientado hacia la Peña de los Enamorados, en vez de hacia la salida del sol.

El dolmen de Viera es un sepulcro de galería cubierta, con un corredor de acceso y una cámara cuadrada.  Y el del Romeral, un poco más alejado, tiene una base circular al final de la cámara, en él se han encontrado restos humanos.

Desde allí fui a LoboPark, a 16 km de Antequera, en la carretera que va hacia Álora. La entrada me costó 11€ y la visita es un poco simple. Nada más pagar me dijeron que, como la mayoría de visitantes era extranjeros, la visita la iban a dar en inglés. Les dije que ni de coña, que no habíamos pagado la entrada igual que ellos para que nos dieran una visita en inglés entera estando en España. Me pusieron mala cara y la guía decidió darlo en los dos idiomas (no creo yo que costara tanto hacer eso…). De todos modos, daba más información en inglés…




La visita comienza yendo a la zona de granja donde hay cerdos, caballos, perros, zorros… y, después se comienza a andar por la finca para ver los diferentes lobos. Después del mal gesto del idioma, no disfruté del parque con los mismos ojos.

Después de los lobos terminé mi visita a Antequera yendo a la Laguna de Fuente de Piedra. La última vez que la vi era muy pequeña y apenas había agua. Pero ahora estaba a rebosar. La única pega es que hay vallas por todos sitios y para ver bien las aves necesitas prismáticos.