Día 9 – Opinión del camping Gateway Lifestyle Grafton Holiday Park


El peor viaje en carretera que he hecho por Australia ha sido desde Harrington hasta Grafton. Me pilló un gran temporal que iba a tirarnos del coche. No se veía la carretera, era de noche y tuve un miedo enorme. Cuando el temporal fue más fuerte, no pudimos salirnos de la carretera y parar porque íbamos en medio de la autovía.

El coche que iba detrás nuestra se atrevió a adelantarnos. Cuando se incorporó a su carril, lo único que vi fueron sus luces traseras girando y dando vueltas. Había acabado girando sobre sí mismo para acabar boca abajo en la cuneta. Se había chocado contra una rama que había en la carretera y que, si no nos hubiera adelantado, hubiera ido dirigida a nosotros. ¡Dios!

Nos paramos como pudimos a socorrerlos, con mucho miedo porque cualquier coche podía venir por la autovía y arrasarnos, ya que no se veía nada por la lluvia y el viento. Llamé a Emergencias (000) y nos dijeron que nos quedáramos allí hasta que fueran ellos. Por suerte, no les pasó nada a los dos chicos que salieron de debajo del coche. Solo heridas superficiales. Cuando la policía llegó, nos tomó nuestros datos y seguimos nuestro camino hacia Grafton.


Opinión del camping


No nos han tratado tan mal en ningún sitio de Australia. El temporal seguía duro cuando llegamos. Encontramos nuestro sobre con los datos de nuestra parcela y las llaves del baño en la caja fuerte que nos habían dicho por email y dejamos la campervan en su sitio.

Chorreando fuimos al bloque donde estaban las instalaciones del camping y cuál fue nuestra sorpresa cuando nos encontramos todo cerrado a cal y canto. Lo único que no tenía llave era la sala de lavadoras. Llamamos a la dueña al número que había en la puerta de recepción para preguntarle que cuál era la clave para entrar a las salas. Y nos dijo que no podíamos acceder porque no éramos clientes fijos.

Le dijimos que estaba diluviando, estábamos chorreando y lo único que queríamos era poder tener un sitio tranquilo para hacernos la comida y nos mandó a una camp kitchen común. ¡Me quedé a cuadros! Estaba al aire libre, tan sólo tenía techo y una pared. El resto estaba abierto y la zona de barbacoas (donde tan amablemente también nos mandó la señora) estaba igual, bueno, ésta no tenía ni paredes. Las ráfagas de viento eran tan fuertes que casi volábamos, todo esto acompañado de lluvia. Imaginaos. Como para ponerse a hacer la comida allí.

Zona de barbacoas. Foto de la web del camping http://glhp.com.au/parks/grafton/ 

Volví a llamarla diciéndole que era imposible estar allí por el temporal y que precisamente habíamos elegido ese camping por las instalaciones tan hermosas que aparecían en su web. Y, es cierto, por los ventanales de la zona a la que no podíamos acceder se veían una cocina y un salón bastante apetecibles en las condiciones en las que estábamos.

Su respuesta fue tajante. Que le daba igual cómo estuviera el tiempo. Que hubiéramos pagado más y nos hubiéramos alojado en una cabaña. El sentido de empatía de esta mujer me dejó llorando. ¡Qué modos y qué aires! No había sido tratada así en todo el país. Lo mejor de todo es que la tía vivía allí y sabía cómo estábamos porque nos estaba viendo por la ventana de su casa.

Al día siguiente nos fuimos cuando la recepción no estaba abierta aún. Al dejar las llaves en la caja fuerte le dejé una nota mostrándole mi asombro y mi descontento. Más tarde, esa misma mañana, recibí una llamada suya muy airada. Acabé colgándole. Le tuvo que saber a poco y por la tarde recibí un email. Me decía que le había sorprendido mucho que estuviéramos descontentos y que no lo entendía. Que tenía cientos de visitantes al año y no solía recibir quejas. Que seguramente sería porque no habíamos estado más días en el camping y que si volvíamos nos hacía un 15% de descuento. Pero que, volvía a insistir, no entendía nuestras quejas con lo buen camping que era y todos los clientes que tenía. Vamos… que se la sudaba mucho.

Por lo tanto, no puedo opinar sobre sus instalaciones porque sólo pisé la sala de las lavadoras. Fue el único camping que tuve baño privado, con una ensuite cabin, no muy limpia, con la toalla rasgada y echa un higo sobre la percha (que no quise ni usar) y con un frío de aúpa.



   GATEWAY LIFESTYLE GRAFTON HOLIDAY PARK   
598 Summerland Way, Grafton
New South Wales 2460
Phone: (02) 6642 4225     Free call: 1800 012 019
Email:grafton.reception@gatewaylifestyle.com.au

http://glhp.com.au/parks/gateway-lifestyle-grafton/

Compártelo

Entradas relacionadas