Supermercados y precios en Nueva Zelanda

Los supermercados que más os encontraréis en Nueva Zelanda son los siguientes:

New World: Es la cadena más cara que vimos, aunque tampoco era para llevarse las manos a la cabeza.


Count Down: Cuenta con muchas ofertas atractivas, sobre todo en los productos de su marca blanca, Homebrand. Fue donde más compramos porque los productos eran baratos y buenos.


Pak’n Save: Es el más barato de todos. Son muy parecidos a los Dia, pero con muchísimo más personal y en naves enormes.



Four Square: Es el supermercado más usual en los pueblos pequeños. Son más caros porque se aprovechan de estar en sitios donde no hay más competencia.


Supermercados chinos: Suelen tener el símbolo de dólar en su puerta. Sus productos son normalmente asiáticos, no sólo chinos, y sus precios son muy competitivos.

Convenience Stores: Si podéis, evitarlas. Son sumamente caras, aunque están por todas partes.

Farmer Markets: Son mercadillos que ponen en algunas ciudades un día a la semana. Los granjeros venden directamente sus productos en los tenderetes. En ellos puedes encontrar carne, pescado, fruta, verduras, miel… y también tenderetes para comer allí: pizzas, pan, pasteles, vinos, refrescos, cafeterías, churros… Algunos precios son más baratos que en el supermercado, otros no. Hay que ir con cuidado. Pero merece la pena pasarse por ellos para echarles un vistazo.




PRECIOS:

Algunos productos son prohibitivos, aunque siempre os podéis encontrar sorpresas:
  • Leche: 1 litro suele rondar los 3$
  • Pan: durante nuestro viaje estaba la guerra del pan de molde. Había ofertas a 1$. Si te sales de la oferta, su precio normal ronda los 3$
  • Queso: 250g desde 4’50$
  • Docena de huevos: 4$
  • Papel higiénico: 12 rollos 4’50$
  • Mantequilla: 5$

En la página de Countdown podéis mirar los precios actuales para poder haceros una idea.  http://shop.countdown.co.nz/Shop/Page/Favourites#url=/Shop/Browse/bakery

Los restaurantes al principio pueden resultar algo caros, pero cuando veáis la comida sabréis que está totalmente justificado. Los platos suelen ser enormes. Además, los supermercados tienen gran variedad de comida preparada en la zona de charcutería, lista para calentar en el microondas del hotel o del camping. También tienen una variedad de comida precocinada mucho más amplia que la nuestra. Para un día en ruta, es una manera muy barata de salir del paso. 

Compártelo

Entradas relacionadas