Mi experiencia del Safari por el desierto de Abu Dhabi


Para aprovechar nuestra escala en Abu Dhabi contratamos a través de la web Getyourguide.es una excursión por el desierto. No las teníamos mucho con nosotros porque nunca habíamos contratado con ellos, pero mereció la pena. Cuando llegamos al hotel la recepcionista nos dio un mensaje de la empresa diciéndonos que habían llamado y que vendrían a buscarnos a las 16’30.

Puntual, nuestro guía nos recogió en un todoterreno muy limpio y bien mantenido. Dentro iban ya dos viajeros y fuimos al EmiratesPalace a recoger a otra pareja más. Un lujazo de hotel.


Ya completos, nuestro guía nos llevó directamente al desierto tras una media hora de coche. Nos dijo que íbamos a hacer una parada para hacer fotos del desierto. Allí había otros coches de la misma compañía que estaban haciendo exactamente lo mismo. Nos unimos a ellos y comenzamos nuestro safari.




Empezamos a subir y bajar dunas, a quedarnos sobre dos ruedas, que parecía que nos íbamos a caer, y a correr. Si os mareáis con facilidad, tomad antes alguna pastilla para el mareo porque se sufre un poco. El estómago queda totalmente revuelto y varios de los demás coches acabaron vomitando.

Capots abiertos para que no se quemen


Al poco rato paramos para ver unos camellos que había en un cercado en mitad del desierto. Nos hicimos fotos con ellos, pero no pudimos montarnos. Nos dijeron que, para montar teníamos que esperar a llegar al poblado.



Nos subimos de nuevo en el coche y continuamos con las dunas. Pero, esta vez, mucho más rápido y con más emoción. Acabé mareada, pero me gustó la experiencia. Me llamó la atención que hubiera zonas llenas de basura en el desierto. Me pregunto cómo será esto más allá de todo lo que tienen montado para los turistas… ¡Qué pena que tuviera tan poco tiempo!



Después de nuestro último tramo haciendo filigranas por la arena, llegamos al “poblado” árabe tradicional. Lo llamo poblado entre comillas, porque realmente era como un chill out en mitad de la arena. Fuera había camellos en los que podías montarte por unos minutos y una zona para hacer snowboard en la arena. Yo lo dejé pasar, iba ya llena de arena y no tenía más ganas de embadurnarme. Si hubiera estado más tiempo en los Emiratos, lo hubiera intentado, seguro. Los que no quisimos, subimos una duna para ver la puesta de sol. 


Dentro del poblado empezaron a organizarse los chiringuitos. En uno de ellos había té y dátiles, en otro podías probarte trajes tradicionales de Abu Dhabi para hombres y mujeres y hacerte una foto, en otro había tatuajes de henna y los últimos era tiendas de souvenirs.




En el centro estaba el escenario y, alrededor, estaban las mesas y los cojines para sentarse. En frente de nosotros se encontraba la barra libre. Podías pedir todas las bebidas sin alcohol que quisieras, las alcohólicas se pagaban aparte. Me llamó la atención.

Los servicios estaban impecables. Increíble para estar en una zona llena de arena.  

Cuando estuvo todo listo, llamaron para el buffet. Gran cantidad de comida muy bien preparada y para todos los gustos: arroz, falafel, hummus casero, ensaladas, pinchos, chuletas a la barbacoa, pan árabe… muchísimas cosas, podías repetir tanto como quisieras. De postre había dulces árabes y fruta.

Después de comer, nos fuimos a otra zona donde estaban preparando sishas con carbón natural. Había de varios sabores y estaban buenísimas. Además, uno de los camareros venía de vez a cuando a comprobar el carbón y que tiraba bien.

Cuando todo el mundo se había hartado ya de comer, empezó el espectáculo de danza del vientre. La bailarina fue muy buena y el baile fue excepcional. Me encantó.



Para acabar, cortaron la música y las luces. Todo se quedó en silencio y nos recostamos sobre los cojines para contemplar la noche estrellada del desierto. Estuvimos así unos minutos, hasta que encendieron las luces de nuevo y nuestro guía vino a buscarnos. El camino de vuelta al hotel, llenos de arena, ya fue por la carretera normal y mucho más tranquilo.

Llegamos al hotel alrededor de las 21’30. Todo nuestro planning se había cumplido. Nos duchamos, descansamos un poco y cogimos el taxi al aeropuerto. Se acababa nuestro viaje. ¿Con ganas de llegar a casa? Noooo. ¡Con ganas de empezar a planear otro!

Precio: a través de Getyourguide.es nos costó 53€ por persona (todo incluido). El operador local que organizó la visita fue Best Value Tourism LLC (+971 555810948  reservations@bestvalue-tours.com).

Hay multitud de precios en internet para hacer esta actividad. incluso en su misma página web. En los hoteles de Abu Dhabi también hay muchos folletos. Nuestra experiencia es que al final acabas en un sitio parecido y haciendo lo mismo, la diferencia está en el precio que pagas por ello. A los que lo contrataron en el Emirates Palace les costó huevo e hicieron lo mismo que nosotros, viajando a nuestro lado. Por lo que mirad ofertas y esperad a que salga una buena. En muchos casos es como en China, así te veo, así te cobro. Pero, en este caso es: Miro donde te alojas y así te aplico un precio u otro.

En cualquier caso, nuestra experiencia fue muy buena. A pesar de ser una “turistada en toda regla”, disfrutamos mucho. 

Amaneciendo en el último avión de vuelta a casa.

Compártelo

Entradas relacionadas