Visitando el original Castillo de Peracense.

Una visita que me ha impresionado mucho. Uno de los castillos más desconocidos de Aragón, tiene un encanto singular. La originalidad de su ubicación lo hace único.

¿DÓNDE ESTÁ ESTE CASTILLO?

Peracense es un pueblo de Teruel de tan sólo 73 habitantes. Perdido en la comarca de Calamocha, los turistas van y vienen para visitar su castillo. Para llegar a él hay que atravesar el pueblo y seguir las indicaciones. Está muy bien señalizado. Por una carretera que atraviesa la montaña, llegamos al castillo. Allí hay una zona de aparcamiento y varios miradores.


Para su construcción, aprovecharon la escarpada roca de rodeno, que pertenece a la terminación sur de Sierra Menera.

UN POCO DE HISTORIA

La zona en la que se asienta el castillo ha estado habitada desde la Edad de Bronce, atraídos por la riqueza minera de la zona. Posteriormente, se sabe que también estuvo ocupado en la época musulmana y el Reino de Aragón lo conquistó en el siglo XII.

Es en la Edad Media cuando la zona adquiere renombre, debido a su posición estratégica como límite entre los reinos de Castilla y Aragón y los señoríos de Albarracín, Molina y Daroca.

A lo largo del siglo XIV pasa a ser propiedad de la Comunidad de Aldeas de Daroca y se reforma, convirtiéndose cárcel.  En su interior se alojaban una gran guarnición y tropas de caballería.

Sin embargo, cuando Castilla y Aragón se unen en un solo reino, su función defensiva ya no tiene sentido y se acaba abandonando. Nuevamente adquiere importancia durante las guerras carlistas (1830-1833) y es ocupado por un destacamento militar liberal.

Acabadas éstas, el castillo se abandona y acaba convertido en un almacén de material para las construcciones próximas. Estará en este estado hasta 1987, cuando comienza su restauración, se realizan investigaciones arqueológicas y comienza el proyecto de su apertura turística al público.

LA VISITA

La entrada al castillo es maravillosa. Se hace por un caminito desde el que podemos ver el paisaje increíble de la sierra. Rodeado por unas formaciones rocosas muy originales, el recinto se divide en tres partes amuralladas que ocupan una superficie de más de 10.000 metros cuadrados. En la entrada se compran los tickets, nos dan un plano y una breve explicación de lo que vamos a ver, haciendo mucho hincapié en que nunca tuvo fines de albergar a ningún señor, ni rey, sino que su función fue meramente defensiva y estratégica.

La visita comienza por el recinto exterior: la albacara. Allí hay una gran explanada en la que se muestra diversas máquinas de asedio con sus explicaciones en paneles. En las antiguas caballerizas, donde aún se pueden ver los pesebres, hay ahora una tienda y unos aseos.





Por unas escaleras, podemos subir a la muralla y disfrutar del inmejorable paisaje.


Volviendo a la zona de los tickets, atravesamos el arco que nos lleva al recinto intermedio, el de la zona de armas. Esta área es muy curiosa, pues el castillo se funde con la roca resultando en una original imagen.


En este recinto podemos visitar dos torres vigía, acceder a un pequeño museo con datos del castillo y ver lo que queda de una antigua cocina. También, si seguimos hacia el barranco, vemos los restos del aljibe principal y, abajo del todo, los de una pequeña capilla con un minúsculo cementerio.



Dejando atrás la plaza de armas, subimos las escaleras hacia la zona más bonita: el recinto superior, que contiene un original sistema de recogida de agua desde el tejado y distribuirla mediante varios aljibes.



Esta era la parte más inaccesible del castillo. Solo se podía subir mediante un puente levadizo y unas escaleras. Dentro podemos visitar una torre defensiva, el antiguo polvorín, tres aljibes, un horno, y varias estancias, incluidas las del alcaide y su familia, que estarían en la zona más resguardada.

De vuelta al parking por el mismo caminito, nos fijamos en que el castillo también tenía un gran foso, por el que discurre hoy la actual carretera de acceso.

En frente del parking hay una señal que indica el camino hacia un magnífico mirador. Se tardan unos 5 – 10 minutos en ir andando y merece la pena para poder sacar fotos con la figura del castillo y la sierra de fondo.


CUÁNTO CUESTA LA ENTRADA AL CASTILLO DE PERACENSE:
Precio:  Adultos: 3€      Niños: 2€

HORARIOS: 
http://www.peracense.es/InternetRural/peracense/home.nsf/documento/horarios_y_tarifas   Llamad, por si acaso. Nosotros fuimos cuando se supone que estaba cerrado y tuvimos la suerte de que tenían otro horario distinto.

CÓMO LLEGAR AL CASTILLO DE PERACENSE

Coordenadas: 40°38′13″N 1°28′50″O


   CASTILLO DE PERACENSE   

Carretera Peracense – Rodenas
44369 Peracense (Teruel)
Teléfono: 620 863 077

Compártelo

Entradas relacionadas