Atravesando la Puerta Baja y la Puerta Alta de Daroca

Daroca es un pequeño pueblo de Zaragoza  rodeado por unas grandes murallas que se han conservado desde su construcción, entre los siglos XIII y XVI. Dos de sus espectaculares puertas dan la bienvenida al visitante: la Puerta Alta, transformada en el siglo XVII,  y la majestuosa Puerta Baja, remodelada en el siglo XVI y que cuenta con dos torreones cuadrangulares.


Cualquiera de estas dos puertas da acceso a la calle Mayor, llena de bares, restaurantes, antiguos palacetes y tiendas de productos típicos, entre ellos, un sinfín de especialidades de panes y de repostería.

Hacia la mitad del camino nos encontramos con la Plaza de Santiago y su monumento a Mariano Navarro Rubio (Ministro de Hacienda durante la época franquista), donde podemos descansar un rato sentados en sus bancos tranquilamente.


La Puerta Baja de Daroca es una entrada grandiosa que se empezó a construir en el siglo XIII como un simple arco defendido por una torre. Durante el siglo siguiente se cambió por una torre con vanos ojivales y, durante el siglo XV, se levantaron las dos impresionantes torres a ambos lados. En el siglo XVI se acabó la obra actual rematándola con el escudo de Carlos V.



Luce imponente a la entrada de Daroca, recordando el pasado medieval de la ciudad por la que atravesaba el Camino Real que enlazaba Castilla con Cataluña. En su camino de Madrid a Zaragoza, muchos han sido los reyes que han parado en este lugar: los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II, Felipe III y Felipe V. Justo enfrente, podemos detenernos ante la Fuente de los Veinte Caños.


En el otro extremo del camino, tenemos la Puerta Alta, mucho más austera que la anterior, pero que también tiene su encanto. Construida en piedra en el siglo XVI, ha mantenido hasta el siglo XX una puerta de madera que hoy ya no existe pues es la principal vía de acceso al centro de peatones y vehículos. En la parte superior podemos ver el escudo de la ciudad. Y, justo al lado, el Colegio de los Escolapios, de estilo barroco.



Si tenéis más tiempo para visitar Daroca, os recomiendo la ruta de las murallas, detenerse un poco más para contemplar las fachadas de los antiguos palacetes que llenan la ciudad y llegar hasta los restos de su antiguo castillo. Para ver mapas de todos estos caminos, podéis acceder a la página web del municipio, en la que aparecen todos los caminos marcados. 

Buenas tierras, las aragonesas.

   OFICINA DE TURISMO DE DAROCA   
C/ Mayor, 44 - Zaragoza
Teléfono: 976 800 129


Compártelo

Entradas relacionadas