Mostrando entradas con la etiqueta Lagos y lagunas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lagos y lagunas. Mostrar todas las entradas

Día 4: Corea - Visitando Anapji Pond en Gyeongju



El estanque de Anapji fue, sin duda, mi sitio favorito de Gyeongju. Este majestuoso palacio (Donggung Palace) se construyó en el año 679 para usarlo en los festivales, banquetes y como residencia del príncipe. Envuelto en un impresionante paraje lleno de naturaleza cuidada hasta el extremo, el rey Munmu también mandó construir un lago artificial que midiera 190 metros en las cuatro direcciones (norte, sur, este y oeste): el lago Wolji, que durante la dinastía Joseon pasó a llamarse Anapji. 


A los reyes de la dinastía Silla les gustaba impresionar a sus visitantes llevándolos a este excepcional lugar, por ello fue durante mucho tiempo un gran centro para la diplomacia de su reino. Su pabellón Imhaejeon era capaz de albergar a más de mil personas. Para impresionar a los enviados chinos de la dinastía Tang, mandaron construir miniaturas de las doce montañas más queridas en china, dispuestas en forma de terrazas alrededor del estanque.

jasonteale.com

Cuando el reino de Silla cayó, el estanque se abandonó y se recontruyó en 1974 como parte de un proyecto de renovación de los lugares históricos de Gyeongju. 33.000 reliquias históricas fueron excavadas mientras duró el proyecto. Más de 700 se pueden ver hoy en el Museo Nacional de la Ciudad.



Su importancia histórica y su gran belleza, hicieron que Anapji fuera declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

Al otro lado del estanque Anapji, verás desde la calle un enorme jardín de loto al que se puede acceder de manera gratuita, a pesar de que en su entrada quedan los restos de una antigua taquilla. Te aconsejo que te pases al atardecer para disfrutar de los colores de la puesta de sol en este inmejorable entorno.


Autobuses: 11, 600, 601, 602, 603, 604, 605, 607, 609 y 700. 

Precio: 2.000 W.



14 lugares imprescindibles que ver en Gyeongju



Centro Histórico de Gyeongju

Esta área comprende desde Anapji Pond al este, hasta Gyodong al oeste, y desde Namcheon al sur, hasta Cheomseongno al norte. Al ser en su día un enclave central para la capital del reino de Silla, en él hay multitud de sitios históricos importantes. Algunos de los más famosos son:

1. Cheomseongdae Observatory: fue construido durante el reinado de la Reina Seondeok de Silla, en el siglo VII, siendo el observatorio astronómico más antiguo del este de Asia. Su forma de botella lo hacen muy característico. Se encuentra ubicado cerca de la entrada de un gran parque, que se puede recorrer en unos vehículos con forma de bichos y que alquilan allí mismo.  Autobuses 60 y 61. Gratis.


2. Tumba del Rey Naemul: las tumbas del periodo de Silla se encuentran dentro de unos grandes túmulos de tierra y hierba, que marcan su ubicación. Se pueden ver desde fuera estos montículos, pero no acceder a ellos. El Rey Naemul vivió en el siglo IV y fue el 17º rey de esta dinastía. Su fama fue legendaria por haberse enfrentado en numerosas ocasiones a los invasores japoneses. Precio: 1.000 W.


3. Gyerim Forest: según la leyenda, un hombre que paseaba por este bosque fue sorprendido por el sonido de un gallo. Fue en su busca, pero, en su lugar, encontró una canasta de oro que contenía un bebé. Este hecho llegó a oídos del rey Talhae, quien le puso el nombre de Gim Al-ji, que derivó en Gyerim. Autobuses: 60 y 61. Gratis.


4. Gyochon Hanok Village: ubicado donde se encontraba el palacio de la princesa Yoseok, hoy es un poblado ampliamente dedicado al turismo. Está lleno de casas tradicionales coreanas (hanok), restaurantes, cafeterías, talleres… Autobuses: 60 y 61. Gratis.


5. Restos de la Fortaleza de Wolseong: el lugar donde se alzaba el palacio real de la dinastía Silla es hoy un yacimiento arqueológico que sigue en excavación y estudio. Del palacio sólo quedan un nevero, partes de la muralla y un estanque (Haeja). Autobuses 11, 60, 61, 600, 601, 602, 603, 604, 605, 607, 609 y 700. Gratis.


6. Wild Flower Garden: siguiendo el camino que sale desde el Observatorio Astronómico, llegarás a un impresionante jardín lleno de flores. Se puede caminar entre ellas, disfrutar y hacerte todas las fotos que quieras. Gratis.


7. Wolkeonggyo Bridge: hecho en el año 760, esta construcción aparece aún como un monumental puente palaciego que une la montaña de Namsan con el Palacio Real, salvando el arroyo Namcheon. Autobuses: 60 y 61.


8. Anapji Pond: mi sitio favorito de Gyeongju. Este majestuoso palacio (Donggung Palace) se construyó en el año 679 para usarlo en los festivales, banquetes y como residencia del príncipe. Envuelto en un impresionante paraje lleno de naturaleza cuidada hasta el extremo, el rey Munmu también mandó construir un lago artificial que midiera 190 metros en las cuatro direcciones (norte, sur, este y oeste): el lago Wolji, que durante la dinastía Joseon pasó a llamarse Anapji.  Autobuses: 11, 600, 601, 602, 603, 604, 605, 607, 609 y 700. Precio: 2.000 W.


9. Jardín de loto: al otro lado del estanque Anapji, podrás ver desde la calle un enorme jardín al que se puede acceder de manera gratuita, a pesar de que en su entrada quedan los restos de una antigua taquilla. Te aconsejo pasarte al atardecer para disfrutar de los colores de la puesta de sol en este inmejorable entorno.


10. Tumbas Cheonmachong y Daereungwon: en este área hay 23 tumbas reales. Muchas de las reliquias incluidas en el catálogo de los Tesoros Nacionales Coreanos han salido de este territorio. Algunas de ellas y el interior de la Tumba de Chunmachong se pueden ver para conocer más los estilos y costumbres funerarias de la dinastía Silla. Autobuses: 60 y 61. Precio: 2.000 W.



Fuera del centro

11. Templo Bulguksa: uno de los templos más impresionantes del país y Patrimonio de la Humanidad. Se encuentra a unos 16 km al este de Gyeongju. En este templo se guardan siete tesoros nacionales de Corea, incluidas las pagodas de Dabotap y Seokgatap, el Cheongun-gyo (puente de la Nube Azul) y dos estatuas de buda en bronce bañado en oro. El templo es considerado como una obra maestra de la edad de oro del arte budista en el reino de Silla. Autobuses: 10, 11, 12 y 700. Precio: 5.000 W.


12. Gruta Seokguram: a unos 15 minutos de Bulguksa, a ella te llevará el autobús 12. Esta cueva artificial se excavó en el siglo VIII para albergar una monumental estatua de Buda y también está considerada Patrimonio de la Humanidad. El entorno es excepcional y muy místico. Sin embargo, muchos quedan decepcionados al no poder ver la imagen bien, pues aparece protegida por un cristal y se debe ver rápido. Tampoco dejan hacer fotos del interior de la cueva. Precio: 5.000 W.


13. Yangdong Folk Village: merece mucho la pena el viaje en autobús hasta este poblado tradicional coreano considerado Patrimonio de la Humanidad. El pueblo parece sacado de una postal, con sus casas de piedra con tejados de paja todas bien colocadas a lo largo de una especie de terrazas en la ladera y en la base de una pequeña colina. En el pueblo quedan en pie unas 180 de estas casas pertenecientes a los yangban, una clase social hereditaria fuertemente ligada al mundo académico y a las autoridades de la zona.  Autobuses: 200, 202, 203, 205, 206, 207, 208, 212, 252. A pesar de que hay una taquilla, el acceso es gratuito. Antiguamente se cobraba entrada, pero cuando yo fui, ya la habían quitado.


14. Bomun Lake: es un centro turístico en el que se encuentra los grandes hoteles de Gyeongju, a pesar de que está a 5 km al este y de que se tiene que ir en coche o en autobús. El complejo se estructura en torno a un gran lago artificial y en verano suelen hacer allí conciertos de música y danza tradicionales, además de contar con parques temáticos y museos.

En los puestos turísticos que hay cerca del Observatorio Astronómico, puedes coger un folleto en el que aparecen monumentos de Gyeongju y los huecos para coleccionar sus sellos. Que están normalmente a la entrada de éstos.


Precios de las entradas a los lugares turísticos de Gyeongju



Qué ver en Portomarín, la ciudad que casi quedó sumergida



Cruzando el enorme puente de más de 350 metros de largo acabamos la etapa del Camino de Santiago Sarria-Portomarín. La entrada a Portomarín se hace por uno de los arcos del puente romano-medieval. Subiendo la escalinata, llegamos al centro del pueblo. Allí, bajo los soportales, Portomarín aparece lleno de restaurantes, albergues y pensiones, que rodean la zona de la iglesia de San Nicolás. 

En 1962 se construyó el embalse de Belesar, en el río Miño, justo donde estaba ubicada la localidad de Portomarín, por lo que ésta se reubicó en el Monte do Cristo. En él se empezaron a reconstruir sus monumentos más destacados. Su iglesia fue trasladada piedra a piedra y muchos palacetes se colocaron en la nueva plaza principal. Cuando baja el nivel del pantano, aún se pueden ver los restos de los edificios originales.

El pueblo es famoso por su producción de aguardiente. Cada Domingo de Pascua se celebra la tradicional fiesta de este licor. 

Qué ver en Portomarín

1. La iglesia de San Nicolás: trasladada piedra a piedra a su enclave actual por los propios vecinos, su origen se remonta al siglo XIII, cuando perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén, y en su tímpano están representados los veinticuatro ancianos del Apocalípsis. Hoy todavía se puede ver la numeración de cada piedra.


2. La Escalinata y la Capilla de las Nieves: aprovechando el antiguo puente medieval que se encontraba originalmente al lado de la villa, han construido una escalera de granito que lleva a la Capilla de Nuestra Señora de las Nieves, protectora del paso del río.


El antiguo puente medieval fue destruido en 1126 por Doña Urraca para evitar el avance de las tropas enemigas, pero, más tarde, le encargó su reconstrucción a Pedro Peregrino. No hay muchas referencias históricas sobre este arquitecto de la época, aunque se rumoreó que pudo ser el padre del Maestro Mateo, creador del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago.

3. El Ayuntamiento: se ubica sobre un antiguo pazo.


4. El Pazo del Conde da Maza: construido en la época medieval.

5. La iglesia de San Pedro: construcción románica de los siglos X-XI.


6. La fachada del palacio del General Paredes: originaria del siglo XVI, detrás oculta el polideportivo.



Senderismo – Cómo es la Ruta circular del embalse de Navacerrada



Mientras se despejaba el Puerto de Navacerrada para poder aparcar, decidí pasar el tiempo en Navacerrada pueblo hasta después de comer para así ahorrarme los problemas del coche. Así que la mañana la dediqué a realizar esta ruta circular en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

El coche lo podéis dejar a la salida del pueblo, en los alrededores de la calle de Manzanares. Al final de ésta se encuentra el Camino de la Longuera, lugar donde comienza la ruta. Otro acceso posible es dejando el coche en el parking de la presa, y tomando un sendero que sale a la izquierda del muro.

El Camino de la Longuera es un breve paseo botánico donde todas las plantas y árboles están perfectamente cuidados y señalizados con paneles explicativos.



Siguiendo el camino pavimentado pronto llegaréis a una senda que os llevará hasta el embalse, justo al punto en el que desemboca en él el río Navacerrada.



Continuando por la misma senda, empezaréis a bordear el pantano pasando por un prado, un bosque caducifolio, sauces de ribera… hasta subir un poco y salir por una puerta que lleva por un tramo de carretera hasta el paseo del muro de la presa.


Una vez hecho este paseo, se vuelve al sendero por una puerta que hay a la izquierda. Continuando por él llegaréis a una zona más boscosa por la que atravesaréis el río por un puente y, al poco tiempo regresaréis al punto de inicio.


Es una ruta muy tranquila e interesante, que se puede hacer a pie o en bici. A lo largo del recorrido podréis disfrutar de aves como: patos azulones, gaviotas, cormoranes, somormujos, otras aves de paso…y de unas preciosas vistas a la sierra.


De vuelta al pueblo, daros un paseo para conocer su iglesia, sus plazas y sus bares. Pero, ¡ojo!, si queréis comer en alguno de sus restaurantes durante los fines de semana y, sobre todo en época de nieve, llamad la semana de antes para reservar porque todos se ponen abarrotados y no aceptan más clientes. He visto a un montón de gente quejarse de que se quedaban sin comer en este pueblo por no haberlo previsto antes.

- Cómo llegar en autobús desde Madrid a Navacerrada: Autobús 601 desde el intercambiador de Moncloa.
- Distancia: 5.86 km
- Dificultad: Baja
- Tiempo: 1h 30
- Ruta: Circular
- No hay fuentes en todo el camino.



Día 18: Rusia - Mi excursión a Kuril Lake con Vityaz Travel


Dos meses antes de irme de viaje, confirmé mi visita a Kuril Lake con la empresa Vityaz Travel a través de su página web. Hablan inglés perfectamente y la comunicación por email fue siempre buena. Contestaron a mis preguntas de manera muy rápida.

Si queréis contratar cualquier tipo de excursión en Kamchatka, una cosa tenéis que tener clara: el tiempo aquí cambia de un día para otro, o incluso en horas. Aunque la previsión del tiempo sea buena, puede cambiar de imprevisto en cualquier momento. Por eso, tenéis que elegir dos o tres días que tengáis disponibles en caso de que el día de vuestra preferencia sea muy lluvioso o haya demasiada niebla. En mi caso fue así. Me escribieron en el último momento diciéndome que lo más seguro era que no pudiera despegar por la mañana debido a la previsión de niebla. Pero, ya por la noche, me dijeron que la previsión había cambiado y que parecía que, al final, iba a tener suerte.

Quedé con ellos a las 12:30 en el aparcamiento del Hotel Avacha. Allí estuve esperando al resto de viajeros y nos vinieron a buscar en autobús. Este autobús no tenía nada que ver con los que estaba acostumbradaa coger en Rusia. Mucho más moderno y limpio.



Desde el hotel nos llevaron al helipuerto. Allí pagamos en efectivo nuestra excursión, (no aceptan tarjeta, ni pago online) y estuvimos esperando turno para volar. Fue una experiencia única. Nunca me había montado en un helicóptero tan grande, tan sólo en uno de cuatro plazas unos cuantos años atrás en Nueva Zelanda, y el vuelo es muy distinto. El helicóptero tenía una gran estabilidad y parecíamos ir en un pequeño avión.

Desde las alturas las vistas eran impresionantes:



Visita 1 - Los osos del Kuril Lake

El helicóptero nos dejó en el campamento de Kuril Lake, un sitio cercado con una valla electrificada y un montón de señales advirtiendo del peligro de los osos cercanos. Allí había unos aseos y las cabañas de los trabajadores.


Nosotros hicimos dos grupos: unos cuantos se quedaron descansando en el campamento y otros nos montamos en unas lanchas para acercarnos más a los osos. Tanto nos acercamos, que daba miedo por si eran ellos los que se acercaban. Los vimos pescar, bañarse y disfrutar del sol. ​Kuril Lake es un lago ubicado en el cráter de  una gran caldera. Su superficie es de 77 km² con una profundidad media de 176 m, y una profundidad máxima de 306 m. Es una de las mayores zonas de desove conocidas del salmón rojo en Eurasia, y a por estos salmones es a por lo que vienen cientos de osos.


Volvimos al campamento y allí el otro grupo se montó y nosotros descansamos, siempre acompañados de guardias con sus rifles. Imponían. Tuvimos la suerte de que, mientras descansábamos, aparecieron unos cuantos osos allí mismo, al otro lado de la valla. Nuestro guarda nos dijo que lo siguiéramos silenciosamente y fuimos con él a la parte de fuera. Allí lo único que nos protegía de los osos era él y su rifle. Estuvimos a escasos metros de una madre con sus oseznos, fue muy encantador.






Para terminar, nos escoltaron hasta un puente en el que estaba una familia de ositos pescando salmones. 



Visita 2 - Caldera de Ksudach

Después de otro pequeño vuelo en helicóptero (15 - 20 minutos), llegamos a la Caldera del Lago Ksudach. La erupción que destruyó el cono del volcán ocurrió en 1907 y sus cenizas se pueden encontrar a más de 200 km al norte.



Estuvimos una media hora allí haciendo fotos, tirando piedras a la orilla del lago y viendo cómo flotaban. El entorno era espectacular.

Visita 3 - Khodutkinskiye hot springs

Desde la caldera, nos montamos de nuevo en el helicóptero para llegar a las aguas termales de Khodutkinskiye. Las aguas están a 60 km de la bahía de Avacha, a los pies de los volcanes Hodukta y Priyomysh. Salen de un pequeño manantial y se juntan formando un río transparente y muy caliente, de 20 metros de ancho, 1'5 metros de profundidad y 1 kilómetro de largo. Después de este kilómetro, las aguas caen en el río Right Hodutka, con una temperatura de 40 grados

Delante de la zona de baño había una cabaña para ponerse el bañador. Nos bañamos durante poco rato, porque no es aconsejable que se pase en el agua más de 15 minutos y lo cumplen a rajatabla. La sensación fue genial, bañándonos en agua caliente, rodeados de volcanes con nieve y viendo algunas cenizas que flotaban a nuestro alrededor como prueba de la gran actividad volcánica que aún tiene la zona.


Nos cambiamos la ropa nuevamente en la cabaña y nos llamaron para comer. Ya eran casi las 5 de la tarde y no habíamos comido nada, pero nadie se había dado cuenta. ¡Cómo habíamos estado tan entretenidos!

La comida la hicimos en un campamento cerca de las aguas termales. Al aire libre, en un área de picnic techada. Consistió en unas bandejas con ensalada, arroz, fruta y salmón. Para beber, té. Nos supo a gloria. 

La guía nos metió prisa porque la vuelta iba a ser algo más complicada. Se estaba levantando una espesa niebla y teníamos que volver ya al helipuerto. Tantas horas, pero se nos había hecho cortísimo. 

40 minutos más tarde bordeando volcanes, aterrizamos. La guía, que se había portado divinamente durante todo el viaje, explicando todas las cosas en ruso y en inglés y contestando a todas nuestras preguntas con gran pasión, nos reunió a todos en la puerta. Hicimos un círculo y nos entregó estos diplomas de recuerdo de nuestro viaje. He de decir que todo el personal fue increíblemente bueno: las chicas del helipuerto, los conductores, los pilotos, los guardas... Me llevo una muy buena opinión de ellos, de su simpatía y profesionalidad. 


El autobús nos dejó en el Hotel Avacha y volví de noche a mi piso, por mitad de los descampados, calles hechas polvo, baches y demás. Ya sin miedo. En muy poco tiempo me había acostumbrado a la realidad de Petropavlovsk, teniendo siempre en la memoria las imágenes de los osos que me habían acompañado esa mañana.  

Si queréis ver mis vídeos de Kuril Lake, los tenéis en este enlace
  • Duración: 7 horas.
  • Precio: 36.000 rublos por persona. (Unos 600€ aproximadamente)
  • Comida incluida.
  • Viajes en helicóptero: 4
  • Grupos de pocas personas. 



С уважением,
Катерина
менеджер туристической компании "Витязь-Тревел"