Mostrando entradas con la etiqueta Etapa 2. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Etapa 2. Mostrar todas las entradas

4 lugares imprescindibles que ver en Samos



En la zona central de la provincia de Lugo, a escasos kilómetros de Sarria, es paso obligado para los peregrinos que van a Santiago y eligen este itinerario, en vez del que pasa por San Xil.

Su nombre proviene de Sámanos, que en gótico o suevo se refiere a un lugar habitado por religiosos. Sus inicios se encuentran en la época visigoda, en tiempos de San Martín de Dumio (s. VI).

En el 714, los musulmanes llegaron a Lugo y el monasterio se abandonó hasta unos cuantos años después, cuando el abad Argerico y su hermana Sarra, con unos cuantos monjes se instalaron en la zona para practicar la vida monástica.

Durante la Reconquista, la vida en Sámanos siguió la tradición visigótica, con las reglas autóctonas de San Isidoro y San Fructuoso. Sin embargo, la vida monástica vivió unos siglos de ingobernabilidad en los que no se cumplieron los preceptos religiosos, por lo que los Reyes Católicos intervinieron realizando un saneamiento económico y dándole formación monacal a los nuevos monjes que lo poblaron.

En el s. XVI el monasterio alcanzó su máxima importancia. En él vivieron personajes como el rey Alfonso II, el Casto, bajo cuyo reinado se encontraron los restos del apóstol Santiago; Doña Urraca o el padre Feijoo.

Hoy es uno de los monumentos más visitados de esta zona de Lugo y uno de los centros religiosos más importantes de Galicia.

Qué ver en Samos

1. El Monasterio de Samos: está dedicado a San Julián y a Santa Basilisa, mártires de Antioquía. Hoy se puede visitar su iglesia abacial, barroca, su claustro grande (que es el más grande de España) y su claustro pequeño (con una gran fuente barroca de las Nereidas).

En la entrada os recibirá el Padre Portero, que también regenta la tienda del Monasterio, en la que venden productos elaborados por los monjes, libros, medallas, cedenciales…

Las visitas son guiadas y duran 45 minutos.


⭐ Horario de las visitas al Monasterio de Samos:
- De lunes a sábado: 9.30, 10.30, 11.30. 12.30, 16.30, 17.30, 18.30 
- Domingos: 12.45, 16.30, 17.30, 18.30
- Todos los días a las 19.30 se celebra la Eucaristía en la iglesia abacial. Los domingos y fiestas de guardar también a las 12.

⭐ Precio de la entrada al Monasterio de Samos: 5€

En la parte de atrás hay un albergue en el que colaboran unos simpáticos voluntarios del Camino. Saludan al peregrino y le dejan utilizar sus baños, refrescarse y beber agua fresquita. Ellos os indicarán muy amablemente, dónde se encuentra el otro monumento famoso de Samos.

2. La capilla de San Salvador: justo en frente del monasterio por su entrada trasera (donde está el albergue), salen unas escalerillas que os llevarán a esta pequeña capilla mozárabe, de finales del siglo IX.


3. El ciprés milenario: al lado de la capilla del Salvador se encuentra este increíble ciprés de 25 metros de alto y que está considerado como uno de los 50 árboles más notables de España. En este paraje se cuenta que el abad Virila se quedó pasmado 300 años, cuando se cuestionaba la eternidad, escuchando el cantar de un pájaro. 


4. El paseo fluvial a Pontenova: a la salida de Samos nos encontramos con un bonito paseo que discurre justo al lado del río Oribio y que va en dirección a Pontenova. En su ribera podemos ver un monumento al peregrino, que saluda al visitante.



¿Por qué cada vez hace más gente la etapa Triacastela – Sarria por Samos?

✿ Samos tiene unos 1300 habitantes y cuenta con numerosos bares, restaurantes y servicios para el peregrino.



✿ Por razones paisajísticas, esta variante del Camino ofrece unas vistas majestuosas. Por Samos, añadimos 7'2 km más a la etapa, pero ésta va por la ribera del Oribio, atravesando impresionantes bosques de robles y castaños.

✿ Por razones culturales, mucha gente no quiere perder la oportunidad de visitar el Monasterio de Samos, donde vivió el primer peregrino. Durante el reinado de Alfonso II, el Casto, se descubrieron los restos del apóstol Santiago. En Oviedo le informaron de ello y no dudó en emprender el camino hasta Galicia para verlo con sus propios ojos. Así, inició lo que sería el Camino Primitivo.

12 lugares imprescindibles que ver en Sarria



Con sus 7.323 habitantes, Sarria es el principal núcleo urbano entre Ponferrada y Santiago de Compostela, está llena de servicios. Aquí comienzan los 100 km mínimos para obtener la Compostelana y cuenta con una estación de tren y otra de autobuses. La zona nueva está situada en el valle y el casco antiguo se eleva sobre una pequeña colina que antiguamente estaba dominada por un gran castillo. Bares, restaurantes, supermercados, hoteles... La ciudad está totalmente preparada para los peregrinos que la frecuentan durante todo el año, a pesar de que su nombre no aparezca mencionado en el Códice Calixtino.

El peregrino llega a ella por el Barrio de Vigo de Sarria, atraviesa la Rúa do Peregrino, cruza el puente sobre el río Sarria y sube por la Escaleira da Fonte hasta el casco antiguo. Allí se encuentran la mayoría de los monumentos de la villa, así que como multitud de bares y albergues.

Qué ver en Sarria

1. La Iglesia de Santa Mariña: se encuentra junto a la plaza del mercado. Es de 1885 y cuenta con una torre con aguja piramidal y reloj. Dentro están las imágenes de Santa Mariña y San Xoan, patronos de Sarria.


2. La Rúa Maior: la antigua calle principal de Sarria hoy es el centro del casco histórico. Está llena de casas blasonadas del siglo XVIII y del siglo XIX. En ella hay muchos bares, restaurantes y albergues y pensiones para los peregrinos.

3. El Hospital de San Antón: fundado en 1589  por el hijo bastardo del Marqués de Sarria para acoger a los peregrinos que volvía de Santiago, ha tenido otras muchas funciones a lo largo de la historia (Escuela de Gramática, sede del Regimiento de la Villa, Cárcel, Ayuntamiento…), hoy sigue usándose como antaño: sirviendo de albergue.

4. La Iglesia de San Salvador: iglesia del siglo XIII ubicada al principio de la Rúa Maior. Tiene una representación del gótico primitivo que se puede ver en su Pantrocrátor, en las puertas y en los arcos.


5. La antigua fortaleza: construida en el XIII, los Reyes Católicos se la cedieron a los Condes de Lemos y en ella durmieron otros reyes como Carlos I y Felipe III. En su interior tenía casas, cuatro torres, fosos y contrafosos. En 1860 el duque de Alba vendió sus terrenos por mitades y varias familias de Sarria compraron las piedras de las murallas y de las torres. Hoy sólo queda una torre de 15 metros de altura y una escalera. Está casi abandonada y no se puede entrar en ella.

6. La antigua prisión: sirvió de cárcel desde 1930 hasta 1950 y hoy sirve de centro cultural.


7. La capilla de San Lázaro: es lo único que queda del hospital de San Lázaro, que atendió a los leprosos hasta el año 1700. Cerca de ella se encuentra la Rúa dos Anticuarios, en la que hay varias tiendas dedicadas aún a este oficio.

8. La Villa Andrea: el primer sitio del pueblo donde se pudo ver la tele (1958) hoy se mantiene como un bonito edificio del siglo XIX en la plaza de la Villa. Se la conoce como la Casa del Marqués y en su interior guarda la capilla del Perpetuo Socorro.

9. La Casa do Concello: también llamada Casa Vaamonde en honor al arquitecto que la diseñó (Daniel García Vaamonde). Es de finales del XIX y alberga el Ayuntamiento del pueblo desde 1920. Hoy también tiene un servicio de información al peregrino.  Hasta los años 70 se daba un bocadillo a todos los peregrinos que pasaran por allí, aunque esta costumbre se rompió en 1993, cuando la afluencia de peregrinos comenzó a ser enorme.

En frente hay una escultura de Alfonso IX, quien falleció en Vilanova de Sarria en 1230.


10. El Miradoiro do Cárcere: al lado de la cárcel, cuenta con un crucero de Manuel Mallo y con el escudo de Sarria. Desde él hay unas bonitas vistas a la sierra de la Illoá, al monte de la Meda, a la sierra del Iribio, al monte de Santa Cristina y a la Cha de Santa Marta.


11. El albergue monasterio de La Magdalena: el actual albergue de peregrinos, se fundó en el siglo XIII por los frailes italianos Laudantes Deum para acoger a los peregrinos que iban a Santiago. Actualmente es el edificio más representativo de Sarria y en su interior se pueden ver ejemplos románicos, góticos, platerescos y barrocos.


12. A Escaleira da Fonte: datan de mediados del XIX y a través de ellas se accede al centro histórico de la villa.


Opinión del Albergue Don Álvaro - Sarria


El albergue se encuentra en pleno centro histórico de Sarria, muy cerca de los principales monumentos. La zona nueva está situada en el valle y el casco antiguo se eleva sobre una pequeña colina que antiguamente estaba dominada por un gran castillo. Por ello, tendremos que subir unas cuantas escaleras y cuestas cargados con la mochila, queriendo ya acabar con la etapa Triacastela-Sarria. Es una mala noticia al llegar, pero es buena al salir, ya que desde lo alto de esta colina parte el camino hacia la etapa siguiente. En la misma calle hay multitud de bares de tapas y restaurantes a precios muy asequibles.

                                            ➽  Precio de la cama en litera: 11€
                                            ➽  Incluye: sábanas, mantas y almohada.
                                            ➽  Hay wifi gratis.
                                            ➽  WC unisex
                                            ➽  Comedor y cocina compartida
                                            ➽  Sala de estar con chimenea
                                            ➽  Lavadoras y secadoras (3€)

El edificio del albergue es una antigua casona señorial del siglo XVI de piedra, que perteneció antiguamente al médico de la comarca: Don Álvaro. Este médico ya aparece en unas pinturas del Monasterio de Samos. Y la puerta de su fachada fue un regalo que le hicieron sus monjes por el buen trato recibido por parte de Don Álvaro.

Su interior ha sido renovado y convertido en albergue. Hoy cuenta con cuatro habitaciones. Yo estuve en una donde había cuatro literas. Estaban demasiado pegadas las unas a las otras, pero eran cómodas.




Lo mejor del edificio es su gran patio interior, que gira en torno a una bonita fuente. En él hay parras centenarias y rosales. 

El albergue tiene una zona de comedor con televisión y una sala de estar con una lareira tradicional. Esta chimenea de leña se enciende todas las noches para las veladas. Y es que Monica, la dueña, invita a todos los peregrinos alojados a unirse alrededor de la chimenea para conocerse y para contar experiencias, mientras les ofrece unos chupitos de licores de la zona.


De hecho, aquí fue, gracias a esta velada, donde comencé a conocer a los que serían mis compañeros de peregrinaje y con los que compartí todos los buenos momentos con los que El Camino nos regala.


   ALBERGUE DON ALVARO   
C/ Mayor, 10 Sarria (Lugo)
Teléfonos: 982 531 592 / 686 468 803
info@alberguedonalvaro.com
www.alberguedonalvaro.com


Camino de Santiago - Etapa 2: de Triacastela a Sarria por Samos (21.3 km)


Muchos peregrinos que se enfrentan a esta etapa tienen el mismo dilema: hacerlo por San Xil o hacerlo por Samos. Por San Xil el camino discurre por un bonito valle, aunque hay bastantes cuestas rompepiernas. Por Samos, son 7'2 km más largo, pero va por la ribera del Oribio, atravesando impresionantes bosques de robles y castaños, además de tener la oportunidad de visitar el famoso Monasterio. El camino comienza dejando a nuestras espaldas el Ayuntamiento de Triacastela y cogiendo la LU-633, hacia Samos.

1. San Cristovo do Real: 591 m (41 habitantes) ➨  Es una de las aldeas con mejor arquitectura popular de esta parte del camino, aunque poco conservada. Junto al cementerio, parte un camino encajado (llamado Congostra en Galicia) del río Oribio , entre castaños y carballos. Una pequeña subida lleva a Renche. 

2. Renche:  600 m (37 habitantes) ➨ El camino bordea la iglesia y su cementerio, y sube hasta la LU-633, pero la dejamos atrás unos 50 metros más adelante, tomando la pista que hay a la derecha y que baja a Lastres. 



3. Lastres: 581 m (14 habitantes) ➨ A partir de esta aldea sin servicios, el camino se vuelve muy cambiante, con tierra y piedras sueltas, a grava y tierra, con subidas y bajadas. A la altura de Arxús sale una pintoresca senda entre árboles que lleva a Freituxe.



4. Freituxe: 572 m (25 habitantes) ➨ Una pequeña subida lleva a la aceña de Fidalgo. Allí había un puente de piedra que fue derrumbado por la riada del año 2000 y que ha sido sustituido por uno nuevo de cemento. Aquí hay una pequeña capilla y un merendero. Tras continuar por un descenso pronunciado, lleno de piedras sueltas, se llega a San Martiño. 




5. San Martiño do Real: 582 m (34 habitantes)  En este núcleo hay un templo románico de finales del XII. Siguiendo una serie de casas dispuestas en hilera y en cuesta, llegamos al túnel que salva la carretera de Sarria. Atravesando también la que va al valle de Lóuzara, acabamos en un camino bordeado por un muro de piedra desde el que se ve a lo lejos el Monasterio de Samos y en el que todo el mundo se para a sacarse una foto. Este muro de piedra era conocido como A Cerca. Hoy son los restos de la antigua muralla que rodeaba todo lo que pertenecía al monasterio y datan del siglo XVII. 



6. Samos: 531 m (182 habitantes)  Su famosísimo monasterio, su capilla mozárabe del Salvador y su ciprés milenario, son visitas obligadas al parar en este enclave. Hay multitud de bares y restaurantes donde poder hacer un alto en el camino para coger fuerzas y seguir hasta Sarria.


7. Teiguín: 516 m (14 habitantes)  Saliendo de Samos por la LU-633 y con el río acompañándonos a la izquierda, dejamos atrás el monumento al peregrino para llegar a Teiguín, donde hay un área recreativa para comer al aire libre.


8. Pascais: 558 m (10 habitantes)  Cruzamos la carretera sin paso de peatones, y la dejamos atrás. En el cruce de Pascais continuamos por el cementerio hasta ver a la derecha una camino que baja hasta un puente de cemento. La senda desemboca en un bonito paraje de ribera, con un antiguo molino, chopos y un meandro entre los prados. 


9. Gorolfe: 558 m (3 habitantes)  Dejamos el camino atrás para continuar por una pista hasta una vía asfaltada que atraviesa un valle más ancho. Desde Pascais hasta Sarria nos encontramos con uno de los tramos más hermosos de la jornada, alternando el suelo de asfalto con el de tierra. 

10. Veiga de Reiriz: (2 habitantes)  Aquí cruzamos el río y lo seguimos por su margen derecha caminando por un tramo asfaltado. Lo más representativo de este lugar es su Peto de Ánimas. Los petos son como las capillas de los caminos asturianos, pero en Galicia. Sus objetivo es ofrecer limosna a las Ánimas del Purgatorio. 







11. Sivil:  (8 habitantes)  La cuesta, a la salida de Sivil, lleva a Perros, el primer municipio perteneciente a Sarria.


12. Perros: 472 m (21 habitantes)  Una cuesta sube hacia la derecha hasta Aguiada, donde se enlaza, pasando bajo un túnel, con el Camino de la variante de San Xil (Triacastela - Sarria, sin pasar por Samos).


13. Sarria: 453 m (7.323 habitantes) Principal núcleo urbano entre Ponferrada y Santiago de Compostela, está llena de servicios. Aquí comienzan los 100 km mínimos para obtener la Compostelana y cuenta con una estación de tren y otra de autobuses. La zona nueva está situada en el valle y el casco antiguo se eleva sobre una pequeña colina que antiguamente estaba dominada por un gran castillo. Bares, restaurantes, supermercados, hoteles... La ciudad está totalmente preparada para los peregrinos que la frecuentan durante todo el año. 

8 lugares imprescindibles que ver en Triacastela



La segunda etapa del Camino de Santiago francés a su paso por Galicia, parte de Triacastela. Su nombre podría provenir de “Tres castros”: Triacastela, Lagares y San Adrián, aunque también podría deberse a los tres castillos que se dice había en la zona y de los que hoy no se conservan nada.

Rodeada de valles y vegas, este Concejo está compuesto de ocho parroquias, con sus correspondientes núcleos poblacionales y aldeas.

Ya con Alfonso IX la localidad muestra su importancia al serle concedidas diversas dispensas consolidándose como núcleo importante del Camino de Santiago, mencionándose incluso en el Codice Calixtino. Fernando III el Santo reunió en Triacastela a los concejos de Galicia y también se tiene constancia de la visita de los Reyes Católicos y de Felipe II a tan importante villa.

Hoy Triacastela está llena de albergues y pensiones, hay varios bares y restaurantes (sobre todo en la Rúa Peregrino y su prolongación) y dos supermercados en los que comprar mini-tartas de Santiago. Su albergue público, muy bien integrado en el paisaje, ha recibido varios premios de arquitectura.

8 cosas que ver en Triacastela

1. El castaño centenario de Ramil: justo antes de llegar a Triacasela, encontraréis la pedanía de Ramil. Allí saluda a los peregrinos un gran castaño de más de ochocientos años.




2. La Iglesia de Santiago de Triacastela: de origen románico y de estilo barroco, con un curioso cementerio a la entrada.



3. El Mesón del Peregrino: cercano a la iglesia, data del siglo XVI y se le conoce como Casa de Aira.

4. La Casa da Ponte: antigua herrería de la localidad. Se encuentra al lado de la carretera, siguiendo el camino por San Xil.


5. La Casa Pedreira: un antiguo hospital del que ya se tenía noticia en la época de Alfonso IX.

6. La Antigua Cárcel: de la que quedan dos habitaciones.

7. La Casa del Concello: tiene una inscripción en la puerta de 1528.


8. El Monumento al Peregrino: se encuentra al lado del albergue público y despide al peregrino a su salida del pueblo.