Comiendo en Ávila

Ávila es una ciudad estupenda para ir de tapas, y esto no me lo esperaba yo en una ciudad tan turística. La comida inmejorable, el trato excelente y el precio regalado.

Por el centro os encontraréis con multitud de ofertas por todos sitios. Los cercanos a la muralla son algo más caros, pero conforme nos vamos alejando unos escasos metros la cosa cambia.

Uno de los sitios de los que mejor impresión me llevé fue el restaurante El buen yantar. Está a pocos metros de la Plaza Mayor. Vino con tapa por un euro. Estaba a reventar y las tapas se podían elegir entre todo lo que había en el mostrador y eran generosas.

Para comer la oferta suele ser igual en todos sitios. Los menús rondan los 15€. Al final nos descartamos por el Restaurante Medieval, en la calle Enrique Larreta. Muy cerquita de la catedral.  Tiene dos plantas y estaba hasta los topes. Los camareros, los pobres, no paraban de subir y bajar escaleras rapídisimo. La decoración es rústica y con muy buen gusto. Hay distintos menús, desde 15€ hasta uno degustación para dos personas por 40 euros. Lo mejor, las papas revolconas, que no podíamos irnos de Ávila sin probarlas. 


Y para acabar, pasaos por una de las muchas pastelerías que hay por el centro para probar todas las variedades de yemas que tienen: de cereza, de chocolate blanco...


Compártelo

Entradas relacionadas