Un día en Córdoba (I): Museo Romero de Torres y Museo de Bellas Artes

Siempre me ha gustado visitar Córdoba, es un placer andar por sus calles, he ido muchas veces, pero por unas cosas o por otras, hacía mucho tiempo que  no volvía.


Como habíamos salido sin desayunar, cuando llevábamos media hora de camino, el estómago empezó a reclamar y no tuvimos más remedio que parar en Villa del Río, el pueblo de Matías Prats. Paramos en el  Hostal del Sol que está en las afueras del pueblo y se puede aparcar el coche perfectamente. Así lo hicimos, entramos y nos pedimos unos cafés con sus tostadas correspondientes con aceite de oliva y tomate que nos supieron a gloria y, además a un precio tirado. A las nueve y media de la mañana ya estábamos entrando en Córdoba.

Como dije antes al hacer tanto tiempo que no volvía, no me fié de meterme con el coche por el centro, pues me pasó eso en Granada, que al volver después de mucho tiempo, me tiré para el centro, como había hecho siempre, y me encontré con que habían instalado cámaras de control para controlar los vehículos que entraban ya que estaba prohibido el acceso al centro y multar al que se pasaba. Cuando me quise dar cuenta ya me había captado la cámara y entre unas cosas y otras tuve que pagar una multa de 300 euros que no es ninguna tontería. 

Así que para evitar éstas sorpresas desagradables dejé el coche a la entrada, junto al Centro Comercial El Arcángel, en un solar que hay pegando a él. Cómo no, ahí estaba el "gorrilla", en éste caso con la cabeza descubierta, que resultó que era árabe, y que me abordó pidiendo "la voluntad", en éste caso la voluntad fue de 1 euro. No quiero pensar lo que le hubiera pasado al vehículo si no hubiera tenido voluntad, así que le solté euro para tranquilidad de todos.


El centro de la ciudad estaba a unos 15 minutos de allí, un paseo y nunca mejor dicho, puesto que bordeamos el Paseo de la Ribera, que discurre junto al río Guadalquivir y, desde allí, nos dirigimos a nuestro primer destino: el Museo de Julio Romero de Torres. Está en la Plaza del Potro, una plaza recogida rodeada de bares con productos muy interesantes. 


Creado en 1931, un año después del fallecimiento del pintor, está completamente restaurado, consta de 6 salas agrupadas entre la planta baja y la planta superior. Al ser muy recogido, se tarda relativamente poco tiempo en recorrerlo, así que cuando terminamos nos dirigimos al de enfrente: el Museo de Bellas Artes que era gratis y que estaba justo enfrente. Allí  pudimos admirar obras de autores cordobeses, entre ellos el padre de Julio Romero y de él mismo así como esculturas de Mateo Inurria. También se tarda poco tiempo en visitar.

CÓMO LLEGAR AL MUSEO ROMERO DE TORRES DE CÓRDOBA

- Líneas de
 autobuses urbanos: 1, 3, 7 y 12.
- Estación de tren: Córdoba - Central.
- Aparcamiento público más cercano: Centro Comercial El Arcángel.
HORARIOS:

- De martes a viernes: 
8’30 – 20’45
- Sábados: 8’30 – 16’30
- Domingos y festivos: 8’30 – 14’30
PRECIOS:

- Gratis: 
De martes a viernes, de 8’30 a 10’30.
- Adultos: 4’5€
- Niños de 0 a 13 años: Gratis
- Estudiantes menores de 26 años: 2’25€

Existe una entrada combinada por 7'20€ para ver estos dos museos, el Alcázar de Córdoba y los Baños Árabes. 

Museo Julio Romero de Torres
Plaza del Potro 1-4
957 47 03 56


Compártelo

Entradas relacionadas