Madrid por tierra, mar y aire

Este fin de semana me di cuenta de que ya tenía completo el folleto que me dieron hace dos años en la oficina de turismo de Madrid. Ya pensaba que no servía para nada, pero aun así, volví a la oficina a preguntar.


Este folleto formó parte de una campaña que promocionó el Patronato de Turismo en colaboración con cinco museos madrileños que describían la evolución del transporte a lo largo del tiempo:


En cada museo hay que pedir que te pongan el sello en su casilla correspondiente, hasta completar los cinco. Una vez completado, se lleva a la oficina de turismo de la Plaza Mayor para recoger un regalo. Y no tiene fecha de caducidad, porque en el folleto no pone nada.


En la oficina me atendieron muy bien y me hicieron firmar un papel como que había recogido el regalo:

  • Una pulsera de silicona.

  • Un colgante de móvil.
  • Una bolsa de tela del Museo del Ferrocarril.

  • Una bolsa de papel del Museo del Metro.

  • Una maqueta de papel de un barco de guerra.
  • Un chubasquero.
A ver, el regalo, un poco cutre es, hay que reconocerlo. Pero, bueno, al menos tienen un detalle y puedes pasar la tarde entretenido haciendo el barco, jajaja.


Lo malo: que se quedan con el folleto y no te puedes quedar con los sellos de regalo. A los japoneses les daría algo, con la obsesión que tienen por coleccionar sellos.

Compártelo

Entradas relacionadas